oxfam

Asesinada una familia defensora del medio ambiente en la Amazonia

Se trata de una mujer, un hombre y una menor de edad. Llevaban más de 20 años en la región de São Félix do Xingu y se dedicaban a repoblar las aguas con tortugas. En 2020 fueron asesinados 227 defensores de la naturaleza.
José Gomes, apodado Zé do Lago, el ambientalista asesinado en Brasil junto a su familia. Foto: Captura de vídeo DOL CARAJÁS
ecooo

Nuevo crimen contra personas que defienden el medio ambiente. En esta ocasión ha ocurrido en la región de São Félix do Xingu, en el estado de Pará, en la Amazonia. Una familia, conocida por la liberación de tortugas y por las actividades en defensa de la tierra y los ecosistemas en la zona donde residían, ha sido asesinada a tiros por personas aún sin identificar.

Se trataba de José Gomes, apodado Zé do Lago, de su esposa Márcia y de la hija de ambos, Joene, menor de edad. Sus cuerpos fueron localizados este pasado fin de semana por el hijo de la pareja. Según medios locales, llevaban en la zona más de 20 años y se dedicaban a repoblar las aguas con tortugas.

Este caso no es un hecho aislado. Defender la biodiversidad y el entorno se ha convertido en una actividad de riesgo para muchas personas, sobre todo en América Latina. Salvo uno, todos los asesinatos registrados en 2020 tuvieron lugar fuera de América del Norte, Europa y Oceanía.

Ese año –último recuento disponible–, al menos 227 personas fueron asesinadas por defender sus hogares, la tierra y los ecosistemas vitales para la biodiversidad y el clima, según el informe anual de la ONG Global Witness.

En Brasil, el número de personas asesinadas por motivos medioambientales en 2020 fue de 20, lo que lo convierte en el cuarto país con más crímenes de este tipo. En primer lugar está Colombia, con 65 personas asesinadas. Le siguen México y Filipinas, con 30 y 29 asesinatos, respectivamente. En el caso de Brasil y Perú, recoge la investigación, casi tres cuartas partes de los ataques registrados tuvieron lugar en la región amazónica.

Las cifras se repiten año tras año sin que nada cambie. En 2019, 24 personas defensoras de la tierra y el medio ambiente fueron asesinadas en Brasil. Además, como resalta en sus investigaciones la organización que recopila estos datos, los ataques mortales son solo la punta del iceberg. Detrás hay muchas otras acciones violentas: intimidación, vigilancia, violencia sexual o criminalización.

Desde Amnistía Internacional se han hecho eco del suceso y han querido recordar que “las amenazas, agresiones y asesinatos de defensores y defensoras del derecho al medioambiente, íntimamente relacionado a las luchas por justicia ambiental y climática y a la resistencia de los pueblos del campo, los bosques y el agua, no constituyen casos aislados en Brasil”.

Gracias a la colaboración de nuestra
comunidad podemos publicar. Ayúdanos a seguir.

COMENTARIOS

  1. “Los mismos pueblos indígenas cuidan de sus tierras, saben hacerlo mejor que nadie”
    “Para ellos no es un trabajo, es su modo de ser, porque dependen de su selva para sus casas, su comida, su medicina y absolutamente todo. Si realmente los países y gobiernos tienen el interés de luchar contra la crisis climática, la forma más eficaz y barata de hacerlo sería respetando los derechos indígenas.
    Una comunidad indígena no contactada y su territorio es atacada por la deforestación de la industria minera, ganadera y maderera en Brasil.
    El pueblo piripkura es una comunidad indígena no contactada. Es decir, no tiene interés en tener relación con la sociedad occidental y busca permanecer en su territorio ejerciendo sus prácticas de vida. Se halla en el estado de Mato Grosso, en el oeste de la Amazonia brasileña.
    Empero, su territorio actualmente es el más amenazado por la deforestación que se da por la industria minera, ganadera y maderera en Brasil.
    Brasil es el hogar del mayor número de pueblos indígenas no contactados de todo el planeta. Ahora se estima que más de cien de estos grupos viven en la Amazonia.
    El pueblo piripkura ha sufrido ataques violentos, asesinatos y secuestros. La única persona de sus integrantes que mantiene contacto con el exterior se llama Rita, quien recuerda que en su infancia asesinaron a nueve de sus familiares. Además, Rita fue capturada para trabajar en una hacienda durante los años 1970.
    Actualmente, la amenaza al pueblo piripkura está en su apogeo. De acuerdo con Survival International, asociación dedicada a defender a pueblos indígenas de todo el mundo, su territorio es afectado por la deforestación para la cría de ganado. Ello significa una afrenta a la Ordenanza de Protección Territorial, que demarca la prohibición de entrar en el territorio piripkura.
    Además, el contacto forzado generalmente se da a través de la violencia.
    Muchas veces ese contacto está hecho por los invasores de la tierra, madereros, mineros ilegales que se quieren aprovechar de los recursos naturales en las tierras indígenas. Ellos son los que destruyen la selva y usan violencia, ya que muchas veces están fuertemente armados. Y también gozan de la impunidad porque suelen ser amigos o aliados de los políticos locales”
    Survival ha declarado en varias ocasiones que la depredación tan sistemática y masiva en los últimos años se ha dado por la protección del bolsonarismo a las empresas privadas para que entren en tierras indígenas y deforesten la selva amazónica.
    Brasil tiene unos 214 millones de reses, más que cualquier otro país del mundo. Su industria de carne vacuno representa alrededor del 8 por ciento de su PIB. Este país es el mayor exportador de carne, sus principales compradores son China, Hong Kong, Egipto, Chile, Emiratos Árabes Unidos, Rusia y la Unión Europea.
    Un informe publicado en 2019 por Amnistía Internacional, “Fence off and bring cattle: Illegal cattle farming in Brazil’s Amazon”, documenta cómo la actividad ganadera es la principal culpable de la deforestación ilegal de la selva amazónica. La deforestación de la amazonia se disparó un 22 por ciento entre julio de 2020 y agosto de 2021, frente al mismo periodo de 2020. Con etas cifras alcanzó el ritmo más elevado en 15 años.
    El presidente de Brasil, Jair Bolsonaro, desde su campaña para la magistratura declaró que la política ambiental brasileña afecta la economía del país y prometió abrir las reservas de la selva amazónica para la actividad comercial. Incluso intentó desaparecer el Ministerio de Medioambiente, y aunque eso no sucedió, lo debilitó al quitarle parte de su presupuesto.
    La lógica de argumentación de Bolsonaro es que otros países esconden en intenciones ecológicas sus pretensiones de vulnerar la soberanía de Brasil y detener su desarrollo económico. “Brasil es como una virgen cotizada que todos los pervertidos extranjeros desean”, afirmó en 2019.

  2. ….si seguía denunciando y publicando en redes sociales vídeos sobre corrupción acabaría colgado de una encina.
    En tres días matan a dos ovejas en la finca de un ganadero de Colmenar Viejo que lleva años denunciando presuntas tramas de corrupción en la Dirección General de Agricultura de la Comunidad de Madrid y en el municipio.
    Inmediatamente llamó a la Guardia Civil para que se persona en la finca a comprobar los hechos. Pero los agentes se negaron a ir y le pidieron que él se trasladase a la comisaría. A día de hoy ningún agente de la autoridad se ha personado a comprobar los hechos y la oveja ahorcada sigue colgada de la encina.
    Antonio Sinis, lleva años denunciando presuntas tramas de corrupción relacionadas con explotaciones ganaderas del municipio y con la Dirección General de Agricultura, Ganadería de la Comunidad de Madrid: subvenciones a explotaciones ganaderas que no cumplen las condiciones de bienestar animal ni higiene, ocultación de irregularidades por parte de veterinarios e inspectores de la administración, autorización de movimiento de ganado positivo a tuberculosis cuando no está permitido, autorización de pastos en terrenos contaminados del vertedero de Colmenar Viejo, no estando permitido y otro sin fin de cuestiones. De hecho la Oficina Europea de lucha contra el fraude (Olaf) tiene abierta una investigación con motivo de una de las denuncias.
    Ecologistas en Acción denunció los hechos el años pasado ante la Dirección General de Agricultura, Ganadería y Alimentación, pero hasta la fecha no se tiene constancia de que se haya tramitado nada. Al contrario, según la administración las actas de inspección demuestran que todo está en perfectas condiciones. Sin embargo, cuando se han pedido esas actas y los informes correspondientes, nunca se han remitido.
    El mismo resultado se ha obtenido cuando se han denunciado los hechos ante el Consejo Regulador de la Indicación Geográfica Protegida «Carne de la Sierra de Guadarrama”, denominación con la que cuenta las explotaciones denunciadas. Se ha justificado lo injustificable.
    Según las organización ecologista los hechos sucedidos “son gravísimos, hay que abortarlos de forma inmediata y tomar medidas contra las personas responsables”. Pero lo peor de esta situación es que las administraciones, con su desidia y la ocultación de las infracciones denunciadas han favorecido la impunidad de los responsables que ven en Antonio Sinis un obstáculo para conseguir su fines. Por ello, la organización ha pedido protección para el ganadero y sus animales ante la Delegación del Gobierno en Madrid.
    https://www.ecologistasenaccion.org/187477/ahorcan-a-una-oveja-y-matan-a-una-segunda-en-la-finca-de-un-ganadero-que-denuncia-corrupcion/

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.