suscribete a climatica

Los Pequeños Estados Insulares piden fondos para mitigación y adaptación

Esta semana, en la Blue Zone de la COP26, ha tenido lugar uno de los diálogos más interesantes y contundentes, protagonizado por Milagros De Camps, ministra de Medio Ambiente de República Dominicana, y Laurence Tubiana, arquitecta del Acuerdo de París.
Puerto De Sans Souci, en Santo Domingo Este (República Dominicana). Foto: HANIEL ESPINAL/UNSPLASH

“Los líderes llegaron y se fueron, pero los retos continúan ahí. Para nuestra supervivencia, es imperativo que los mercados se comprometan de manera firme a la reducción de emisiones”, exigía Milagros De Camps el pasado lunes en la COP26. La ministra de Medio Ambiente de República Dominicana hacía referencia a los peligros y retos que tienen que enfrentar los Pequeños Estados Insulares, muy susceptibles al cambio climático y los primeros que están notándolo de manera explícita de varias formas: la subida del nivel del mar o el recrudecimiento de fenómenos meteorológicos extremos. “También hay que hablar de los planes de adaptación y mitigación, porque lo que se está haciendo no es suficiente. Estamos hablando de la vida de personas”.

De Camps reconoció que la Alianza de Pequeños Estados Insulares (AOSIS, por sus siglas en inglés) está preocupada por la falta de transparencia y por falta de tiempo para discutir sobre la problemática de las islas en las negociaciones que se están llevando a cabo esta semana. “No se está progresando suficiente en los temas de mitigación y adaptación. Hay un número significante de declaraciones, pero no hay una ambición real”, apuntó. A lo largo de su intervención, la ministra dominicana insistió en la necesidad de doblar los fondos para la adaptación y la mitigación: “Necesitamos compensaciones por la subida del nivel del mar”.

Respecto a este tema, criticó a los estados del Norte global: “La financiación climática se ha reducido en 600 millones de dólares de 2019 a 2020, y no se han conseguido los 100.000 millones de dólares anuales que se habían prometido. Las finanzas tienen que ser accesibles. Hemos pedido dinero para pérdidas y daños, pero no como algo puntual: no queremos pedir ayuda cada vez que experimentemos un evento catastrófico, queremos apoyo constante”, remarcó. Asimismo, destacó que en el Caribe los eventos extremos relacionados con el clima cada vez son más frecuentes e impredecibles: “Tenemos que tener estos mecanismos [de ayuda y financiación] preparados”.

La Unión Europea continúa mostrándose reacia a otorgar dinero para pérdidas y daños, pero según Milagros De Camps se trata de un tema de transparencia, rendición de cuentas y, al final, de supervivencia de este tipo de enclaves. También la CEO de la European Climate Foundation y arquitecta del Acuerdo de París, Laurence Tubiana, que acompañaba a De Camps, insistió en esta necesidad: “[El secretario general de las Naciones Unidas] Guterres se comprometió a este respecto. Tenemos que ser consistentes con el Acuerdo de París y poner en marcha mecanismos de ayuda transparente y rendición de cuentas”.

Gracias a la colaboración de nuestra
comunidad podemos publicar. Ayúdanos a seguir.

COMENTARIOS

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.