oxfam

[ENTREVISTA] Arlene Birt, diseñadora de la visualización climática más compartida

El último informe del IPCC incluye una imagen que muestra el calentamiento global a través de varias generaciones. La narradora visual Arlene Birt se encargó de llevarla a cabo: "Utiliza técnicas visuales de impacto emocional y humaniza los datos".
Foto: La visualización realizada por Arlene Birt junto a los autores del IPCC. En ella se muestra el nivel de calentamiento a través de varias generaciones.
ecooo

Han pasado varias semanas desde que el IPCC presentó el informe en el que sintetiza ocho años de trabajo y hay una imagen que, desde su publicación, no para de compartirse en redes y presentaciones. Seguro que quien lee esto sabe cuál es o se ha topado con ella. Se trata de una visualización que muestra el calentamiento global a través de varias generaciones, una potente imagen de ejemplifica la gravedad y velocidad del cambio climático actual.

La responsable de esa gráfica que ha dado la vuelta al mundo es la narradora visual Arlene Birt (Nebraska, 1980). También es profesora y dirige su propia consultoría. Sus primeras prácticas laborales fueron con ONU Medio Ambiente y en el último año y medio ha tenido la responsabilidad enorme de traducir miles de datos y páginas científicas del IPCC en imágenes que puedan ser entendidas por el público general. Charlamos con ella para conocer en profundidad cómo ha sido el proceso de trabajo y la importancia de las imágenes como elemento de educación ambiental y motor de acción.

¿Cómo se llega a colaborar con el IPCC?

Se me presentó la oportunidad a través de especialistas en investigación sobre comunicación climática con los que me relacioné al estudiar un doctorado centrado en la intersección de la visualización de la información, la comunicación climática y el cambio de comportamiento.

Las visualizaciones tienen el enorme poder de sintetizar muchísima información de forma más amena y sencilla. ¿Cómo es el proceso a la hora de crear una nueva narración visual, como por ejemplo las que ha hecho para el IPCC?

Específicamente, trabajé con la Unidad de Apoyo Técnico al Informe de Síntesis del IPCC, un equipo que sirve de soporte a los autores y al proceso. Mi trabajo en este informe fue un diseño surgido de la colaboración intensiva con más de 60 autores, además de 195 gobiernos que aportaron información y aprobaron las 24 ilustraciones que desarrollamos para el informe. 

Debido a que el contenido de cada uno de los gráficos del informe debe ser totalmente rastreable en la información y en los datos contenidos en los otros seis informes del Sexto Ciclo de Evaluación del IPCC, empecé a partir de la información que ya estaba disponible y lo que los autores consideraron que sería más importante incluir.

Me incorporé al Informe de Síntesis del IPCC en septiembre de 2021, poco antes de que se enviara el primer borrador del informe para su revisión por parte de gobiernos y especialistas. Después de eso, tuvimos otros dos hitos importantes de aportaciones gubernamentales. Cada revisión gubernamental dio lugar a miles de comentarios sobre las gráficas que los autores y yo tuvimos que tener en cuenta. Muchas de las visualizaciones fueron evolucionando a lo largo del proceso y pasaron por entre 20 y 30 versiones diferentes para aclarar más y más los mensajes, estructurar la información y garantizar la exactitud científica.  

¿En cuántos gráficos del IPCC ha trabajado?

En total, he gestionado 24 gráficos en todo el Informe de Síntesis. Otro diseñador, Meeyoung Ha, se incorporó hace unos ocho meses para ayudar a terminar el proceso. 

Como decía antes, toda la información tiene que estar en sintonía con el resto de informes del ciclo, por lo que algunas de las ilustraciones en las que trabajé se basaban en gráficas que se habían desarrollado en otros informes de este mismo ciclo. Además de sintetizar conceptos, intenté aportar claridad al contenido de los esquemas, diseñarlos de forma que contaran una narrativa a través del conjunto de gráficos del informe de síntesis y ayudar a los no especialistas a comprenderlos. 

Una de las visualizaciones más compartidas, ya no solo de este último informe sino de toda la historia del IPCC, ha sido la que muestra los niveles de calentamiento a través de distintas generaciones.

¡Desde luego! De todas las infografías del Informe de Síntesis, la que más me satisface es la de las generaciones climáticas. Es la que más se ajusta a mi objetivo de comunicar a los no especialistas, sobre todo porque utiliza técnicas visuales de impacto emocional y humaniza los datos. Se basa en las increíbles franjas climáticas de Ed Hawkins y, por supuesto, a los esfuerzos de divulgación científica de muchos otros autores.

La idea de alinear generaciones surgió de un proyecto todavía en marcha que arrancó en 2019 –antes de que empezara a trabajar con el IPCC– y que se proponía comparar la esperanza de vida humana con los gráficos científicos sobre el clima (incluidos los del quinto informe de evaluación del IPCC). El objetivo es ayudarnos a los no expertos a comprender que estas proyecciones futuras aparentemente abstractas guardan una relación directa con nosotros y con nuestras familias. En mi caso, experimento una reacción emocional cuando veo que mi madre, mi hija y yo misma habitamos mundos muy distintos a lo largo de nuestras respectivas vidas.

El informe se aprobó en Suiza tras una semana de negociación entre autores y gobiernos. ¿Estuvo también presente?

Sí, estuve toda la semana. Fue una sesión muy intensa: muchos días y muy largos. Incluso pasé noches en vela, ya que la negociación se alargó más de lo previsto.

Es sabido que los informes sufren modificaciones fruto de las negociaciones con los países. ¿Ocurre lo mismo con los gráficos?

Las visualizaciones no cambiaron significativamente durante el proceso de aprobación. En una minoría de gráficos se hicieron algunas pequeñas modificaciones, pero únicamente para clarificarlas.

Arlene Birt. Foto: Minneapolis College of Art and Design.

¿Alguna vez le han censurado o cambiado partes de las visualizaciones con las que no estaba de acuerdo?

A lo largo del último año y medio, el equipo de redacción ha tomado decisiones para destacar aspectos específicos del contenido del informe. Debido a esto, algunos gráficos que estaban en desarrollo fueron descartados para centrar los esfuerzos en la información más crítica que debíamos transmitir a través de ellos. Pero esto es, por supuesto, muy diferente a la censura. 

Dado que los procesos del IPCC están totalmente ligados a la ciencia, se trata de una colaboración muy estrecha entre los autores-científicos y yo como diseñadora. Hubo ideas que tuve al principio del proceso que no pudieron integrarse debido a la forma en que están estructurados los datos científicos.  

Me habría encantado que algunas de las ilustraciones fueran un poco menos complejas de cara a la gente no especialista. Hacer las visualizaciones más claras puede ser un proyecto que emprenda de forma independiente en el futuro.

Pero aparte de la accesibilidad de la comunicación, no se censuró ni se cambió nada relacionado con el contenido con lo que no estuviera de acuerdo.

¿Cuántos narradores visuales han trabajado en este sexto ciclo?

Han sido unos dos diseñadores por informe. Angela Morelli, de InfoDesignLab, es una talentosa e inspiradora diseñadora de información en este ámbito. Y, bueno, no estoy segura de cuántos de los otros diseñadores se consideran a sí mismos como tal “narradores visuales”.

En el Informe de Síntesis, además de Meeyoung Ha, ha habido muchos que han participado para imágenes concretas, como Ed Hawkins con sus franjas climáticas o Kaj-Ivar van der Wijst en la generación de gráficos base a partir de modelos climáticos. Es un verdadero esfuerzo de colaboración.

Los informes del IPCC suelen contener un lenguaje complejo que puede alejar al público no experto. Una de sus metas es derribar esa barrera. ¿Cómo lo hace?

Efectivamente, los informes del IPCC están destinados a los responsables políticos, y como los informes son aprobados por los expertos en clima de los gobiernos, al final los informes tienden a centrarse en un nivel experto de comprensión de la ciencia climática.

He intentado ayudar al público menos experto a navegar por los gráficos mediante anotaciones y flechas hechas a mano. También he incorporado iconos en los ejes de los gráficos más comunes para ayudar a que se entienda de un vistazo lo que se está midiendo. Los títulos y etiquetas de todas las visualizaciones se negociaron cuidadosamente entre los científicos-autores y yo. Aunque intentamos utilizar un lenguaje no técnico en la medida de lo posible, en algunas ilustraciones es más fácil que en otras.

Las visualizaciones, en principio, siempre son en inglés. ¿Han pensado en adaptarlos a otros idiomas?

Todas las gráficas estarán traducidas a los seis idiomas oficiales de la ONU en el informe final, lo que pasa es que es un proceso que puede llevar varias semanas. Los países miembros del IPCC suelen facilitar traducciones a otros idiomas.

En la era de la tecnología y los dispositivos móviles, las infografías son un valioso recurso de educación ambiental. ¿Ha notado un mayor interés por esta disciplina en los últimos años?

Definitivamente, se está apreciando más el valor de la creatividad a la hora de comunicar temas complejos y técnicos. En cuanto a las infografías, aunque son populares desde hace tiempo, la disciplina está madurando. Cada vez se presta más atención a la forma en que los elementos visuales pueden hacerse interactivos para el público, a la forma en que la narrativa puede incorporarse a los elementos visuales y a la forma en que los datos pueden ponerse en contexto para comunicar realmente –e incluso motivar– al público.  

Arlene Birt (tercera por la izquierda, con mascarilla) durante la sesión de aprobación del informe de síntesis en Suiza.

¿Siempre le ha interesado la narrativa visual centrada en temas medioambientales?

Sí. Aunque fue una evolución gradual durante mis estudios universitarios, la intersección de la narración visual con la comunicación social y medioambiental me apasiona desde hace muchos años. Hay mucho que seguir explorando sobre este tema. Entre otras cosas, cómo lo visual puede relacionarse con el cambio de comportamiento.  

Aunque hablamos mucho del IPCC, también tiene otros muchos proyectos.

Soy profesora en el Minneapolis College of Art and Design y estoy deseando volver a la clase que imparto de emprendimiento creativo, en la que ayudo a los estudiantes a entender cómo utilizar sus poderes creativos para ser agentes de cambio.

También dirijo una consultoría llamada Background Stories. Estamos ocupados con un montón de proyectos de infodiseño para comunicar temas sociales y medioambientales complejos a públicos no especializados de Estados Unidos, Europa y el Reino Unido. Algunos de los proyectos actuales que tenemos son el Departamento de Sanidad de Minnesota, una organización humanitaria internacional, una organización sin ánimo de lucro dedicada a la política energética sostenible, una fundación internacional dedicada a la sostenibilidad de los productos del mar, organizaciones de agricultura sostenible, una empresa de construcción sostenible, un banco verde, etc.

Por último, ¿qué otros infógrafos/narradores visuales sobre cambio climático y biodiversidad recomendaría seguir y por qué? 

Angela Morelli, de InfoDesignLab, que desempeñó un papel decisivo en algunos de los primeros informes de este ciclo AR6.

Gracias a la colaboración de nuestra
comunidad podemos publicar. Ayúdanos a seguir.

ARTÍCULOS RELACIONADOS

COMENTARIOS

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.