podcast la climática

Científicos internacionales arremeten contra la destrucción de Doñana

«Estamos viendo en tiempo real la caída de un punto muy clave en la red de migración entre Europa y el oeste de África», denuncia Wouter Vansteelant, uno de los impulsores de la carta abierta. Piden retirar la ley de regadíos de PP y VOX, y que la Unesco incluya el Parque Nacional en la lista de Patrimonio Mundial en peligro.
Aves en una marisma casi seca del Parque Nacional de Doñana. Foto: REUTERS/Marcelo del Pozo

«Doñana está perdiendo rápidamente sus ecosistemas característicos y, con ello, su biodiversidad», denuncian varios científicos internacionales especialistas en migración de aves. Lo han hecho a través de una carta abierta publicada coincidiendo con el Día Mundial de las Aves Migratorias, que se celebra cada 13 de mayo. El escrito está respaldado por las organizaciones BirdLife y WWF España, decenas de asociaciones e instituciones relacionadas con la conservación y estudio de las aves, y destacados investigadores.

podcast la climática

Conscientes de que la delicada situación de Doñana se debe a múltiples factores, los autores de la carta ponen el foco en la sobreexplotación de aguas subterráneas. En este sentido, muestran su «profunda preocupación» por la propuesta de ley impulsada por el PP con el apoyo de VOX en el Parlamento de Andalucía. «Como expertos internacionales en el estudio de la migración y la conservación de las aves, apoyamos plenamente las reivindicaciones […] para retirar la nueva Propuesta de Ley», señalan.

Los científicos recuerdan el estudio publicado el pasado abril que constataba cómo, en los últimos 30 años, la sobreexplotación de aguas subterráneas ha provocado una reducción en los niveles del acuífero de hasta 20 metros, causando la pérdida del 60% de las lagunas de Doñana. «Este proceso culminó en 2022 con la desecación incluso de las lagunas permanentes de mayor tamaño, ocasionando un daño irreparable a la extraordinaria flora y fauna dulceacuícola de Doñana», lamentan los autores.

Los especialistas internacionales tampoco se olvidan de la falta de precipitaciones que afecta a España y el Mediterráneo, «cada vez más frecuentes de acuerdo con los modelos de cambio climático». Además, con su carta buscan ampliar el foco más allá de Doñana: «El papel internacional que cumple la cuenca del Guadalquivir como área sustento para las poblaciones de aves migratorias también está en peligro», avisan. En este sentido, señalan que «mantener estos valores naturales y crear un espacio operativo seguro para Doñana requerirá que se lleven a cabo acciones ambiciosas e intersectoriales en la cuenca del Guadalquivir».

Otro punto en el que quieren poner la atención son los campos de arroz y los criaderos de peces. Explican que la falta de agua en Doñana es responsable también de «la fuerte dependencia que cada vez más aves migratorias muestran por humedales artificiales fuera del Parque Nacional, como arrozales y piscifactorías».

Sobre esto último insiste mucho Wouter Vansteelant, ecólogo de la Universidad de Groninga (Países Bajos) y uno de los impulsores de la carta. Detalla a Climática que hace unos años escribió un plan de investigación donde preveía que «en dos o tres años» se darían cuenta de que no habría agua para cultivar «tanto arroz». «Tuve razón, pero lo que pasó es que ha pasado en dos, tres meses, y no en dos o tres años», lamenta.

«En Europa creen que Doñana es todavía un paraíso. Hay muchas empresas de aviturismo y ecoturismo que llevan a gente para ver pájaros en el entorno de Doñana, pero realmente están viendo pájaros en zonas situadas fuera del Parque Nacional y del Parque Natural», añade.

El investigador de origen belga conoce bien el ecosistema andaluz y todo lo que lo rodea. Trabajó tres años dentro de la Estación Biológica de Doñana, aunque sus investigaciones se centraban en otros sistemas naturales: «Doñana parece una estepa más que una marisma», cuenta mientras recuerda que durante su estancia en Sevilla nunca vio las marismas inundadas.

Doñana, paso clave para aves de todo el mundo

La importancia de Doñana desde el punto de la biodiversidad y sus ecosistemas fue fundamental para que el Parque Nacional fuera declarado Patrimonio Mundial por la Unesco en 1994. Ahora, ese reconocimiento puede estar en duda. Como contamos en Climática hace unas semanas, el Comité del Patrimonio Mundial valorará en septiembre «la posibilidad de inscribir el sitio en la lista del Patrimonio Mundial en peligro». Esta medida está respaldada por los científicos internacionales autores de la la carta abierta.

¿Pero por qué es tan importante Doñana? Según Vansteelant, «es el último sitio en que las aves pueden alimentarse antes de cruzar el Sáhara hacia el oeste de África. Y viceversa: es el primer punto en Europa donde se pueden alimentar después de cruzar el Sáhara en primavera». Por ello, argumenta, «perder un punto tan clave para muchas especies tendrá un efecto directo en su supervivencia».

El ecólogo belga insiste en que «estamos viendo en tiempo real la caída de un punto muy clave en la red de migración entre Europa y el oeste de África». Para evitarlo, espera que haya alguna intervención «antes de que se pierda todo». Al respecto, se muestra optimista: «Incluso con mantener solo unos cientos de hectáreas de campos inundados se puede hacer muchísimo para esas poblaciones». Sin embargo, se queja de que «hasta ahora esto no pasa, ya que estamos discutiendo un plan absurdo de la derecha sobre legalizar regadíos».

El investigador tiene claro que «hay que eliminar esos campos ilegales», aunque deja claro que luego tocará hablar de «problemas todavía más complicados». «No sé si realmente es sostenible mantener tanta superficie de regadío en un futuro donde cada año es más seco», sentencia.

Piden colaboración y acción por parte de todas las instituciones

El escrito, además de por Vansteelant, ha sido impulsado por Jocelyn Champagnon, del instituto de investigación francés Tour du Valat; Jose A. Alves, de la Universidad de Aveiro (Portugal) y la Universidad de Islandia; y Juan Navedo, de la Universidad Austral de Chile. Además, contó desde el principio con el apoyo del reputado ornitólogo neerlandés Theunis Piersma. Y entre los firmantes está Han Dolman, director del Instituto Real de los Países Bajos para la Investigación del Mar, y Bart Nolet, profesor del Instituto Holandés de Ecología (NIOO-KNAW) con una cátedra especial en la Universidad de Ámsterdam.

Tras señalar los problemas que afectan a Doñana y sus consecuencias, los especialistas piden al Gobierno andaluz y al de España «que reconozcan la necesidad de estructuras de gobernanza eficaces y adaptables para garantizar un espacio operativo seguro en el que podamos preservar los valores naturales de Doñana e implementar un modelo de agricultura más compatible con el clima de la cuenca del Guadalquivir». Y vuelven a insistir en que «la actual propuesta para expandir los terrenos de regadío alrededor del Espacio Natural de Doñana solo distrae del diseño y ejecución de los planes necesarios» para ello.

Finalmente, piden a la Comisión Europea que «utilice todos los medios a su disposición para hacer cumplir las leyes europeas sobre naturaleza y agua, y ayudar a las regiones y países afectados, como la cuenca del Guadalquivir, a llevar a cabo la transición hacia un futuro resistente al clima».

Gracias a la colaboración de nuestra
comunidad podemos publicar. Ayúdanos a seguir.

COMENTARIOS

  1. #EnDefensaDeDoñana.
    Salvemos Doñana, de la que forman parte 43 entidades, está al servicio de la ciudadanía para ayudar a canalizar la participación que la Junta de Andalucía ha ignorado al pretender aprobar la ley de regadíos en Doñana por la vía rápida. Las organizaciones denuncian que, “mientras el presidente de la Junta de Andalucía repite el mantra de su revolución verde, la política andaluza no solo dista de ser verde o revolucionaria, sino que, además, ni siquiera se enmarca en los Objetivos de Desarrollo Sostenible de la Agenda 2030”.
    Los portavoces de la campaña han declarado: “Reclamaremos otra forma de hacer las cosas, con participación, debate y consenso, con una visión de trabajo integradora para Doñana y que la actividad económica agrícola de buenas prácticas tenga cabida con las demás actividades, para proveer de un futuro a sus habitantes sin mermar la fuente de recursos finitos que constituye este espacio natural protegido tan altamente valioso, singular y vulnerable”.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.