podcast la climática

Ideas para reducir nuestra huella de carbono digital en casa y en el trabajo

Dejar de escuchar música en Youtube o borrar el correo spam ayudan a ahorrar energía, en su mayoría proveniente de los combustibles fósiles que impulsan el cambio climático.
La nube puede parecer invisible, pero su impacto en el planeta no lo es. Foto: Pixabay.

Revisar el correo electrónico, escuchar música o enviar una foto por WhatsApp son acciones que gran parte de la población hace a diario. Todas ellas implican dispositivos con los que creamos y consumimos datos, redes que transportan esta información y centros de datos que los almacenan. Y todo esto conlleva una huella de carbono digital. Como explica Juan F. Samaniego en un reportaje reciente, la nube no es etérea. Consume energía que, la mayor parte de las veces, proviene de combustibles fósiles.

podcast la climática

Las empresas tecnológicas deben adoptar medidas para reducir su consumo de energía, que esta deje de provenir de combustibles fósiles, y que el impacto de estas empresas sea menor. No obstante, si eres de los que siente ecoansiedad por esta problemática y –mientras llega ese gran cambio que se necesita– quieres hacer algo al respecto, aquí van algunos consejos para consumir menos energía y reducir reducir así tu impacto sobre el clima:

  • No escuches música en Youtube si no te interesa ver el vídeo. Es preferible utilizar aplicaciones como Spotify.
  • Googlea menos. Guarda en los marcadores de tu navegador aquellas páginas que más visitas en lugar de buscarlas cada vez. Al hacerlo se cargan miles de resultados.
  • Conéctate a Internet por cable cuando estés en casa o la oficina. Consume menos energía que si utilizas la conexión wifi.
  • Si estás fuera de casa, consumirás hasta 15 veces menos energía si pides acceso a la red wifi que si utilizas el 3G o 4G. El 5G consume aún más energía.
  • Descarga contenidos en lugar de verlos por streaming.
  • Evita las videollamadas. Quizás puedas evitar activar la cámara y dejar solo el audio activado en las reuniones virtuales.
  • Limpia la bandeja de entrada de tu correo electrónico. Es una ardua tarea, pero puedes empezar por borrar los mensajes con archivos adjuntos, el servidor te permite filtrar estos correos y son los que más espacio ocupan.
  • Desuscríbete de aquellas newsletters que ya no te interesen.
  • Si recibes correos comerciales que no te interesan, en la parte inferior deberías encontrar la opción de darte de baja de estas comunicaciones. Ahorrarás espacio en el correo y tiempo en borrarlos.
  • Cuando responsas a un correo, puedes borrar la cadena de mensajes anteriores si no son relevantes.
  • Desactiva la reproducción automática de vídeos en tu navegador o en la configuración de tus redes sociales.
  • Guarda tus archivos en local y no en la nube cuando sea posible. También puedes utilizar un disco externo de memoria, aunque es cierto que hay más riesgo a perderlos.

Ya para nota, si tienes una página web o eres creador de contenido:

  • Optimiza las imágenes antes de subirlas. Cuanto menos pesen, menos datos consumen. Utiliza imágenes en formato jpg y evita las png.
  • Comprime los archivos pdf antes de subirlos o enviarlos, esto ahorrará mucho espacio y energía.
  • Sube vídeos cuando aporten valor a tu contenido, con responsabilidad y de manera eficiente.
  • Utiliza una red de distribución de contenidos o CDN (content delivery network) para que tus datos viajen menos.
  • Compra un hosting desarrollado con energías renovables.

Quien tenga curiosidad por conocer la huella de un sitio web, puede utilizar recursos como Website Carbon Calculator o Ecograder.

Estos y otros consejos se pueden encontrar explicados con más detalle en la conferencia How to reduce your digital carbon footprint de Hannah Smith, experta en sostenibilidad digital que forma parte de la Green Web Foundation. Smith también recomienda dos libros para profundizar en el tema: World Wide Waste, de Gery MacGovern, y Designing for Designing for Sustainability de Tim Frick.

Todas estas recomendaciones no son soluciones mágicas y no conducen a panacea, pero nos pueden ayudar a minimizar el impacto en el planeta de nuestra actividad en internet. Otras acción que cada persona puede hacer es plantear sus preocupaciones y quejas a las empresas tecnológicas, así como instar a las administraciones públicas que implementan regulaciones encaminadas a mitigar las emisiones y, en consecuencia, la crisis climática.

En un mundo cada vez más líquido pero de recursos limitados, también es imperioso aprovechar al máximo la vida útil de dispositivos como un teléfono móvil o un ordenador. Aunque las empresas saquen un nuevo modelo al mercado cada poco tiempo, lo más ecológico es resistirse a las campañas de marketing.

Por último, en la medida de lo posible, es importante intentar no hacer nada. Sí, descansar, pasear o disfrutar de la familia o amigos. El dolce non far niente que dicen los italianos. Solemos alimentar la nube cuando trabajamos o consumimos. Si transferimos menos datos, consumiremos menos energía y reduciremos las emisiones. La desconexión es buena para el planeta y, seguramente, para tú salud física y emocional.

Gracias a la colaboración de nuestra
comunidad podemos publicar. Ayúdanos a seguir.

COMENTARIOS

  1. Nos hemos ido alejando de la sabiduría de la vida natural que es la gran maestra, se trata de vivir con sencillez, de saber simplificar para encontrar tiempo para el autoconocimento y la reflexión. Con la temeridad de la inconsciencia hemos cogido el camino opuesto en el que nos hemos perdido como seres humanos. Los amos del mundo se frotan las manos.
    Es la adicción del mundo actual. Sería de lo más necesario a nivel personal y social que reaccionáramos a tiempo que nos curáramos de ella.

    Digitalización y contaminación electromagnética.
    Nuevos consejos proteccionistas de uso de la telefonía móvil de la Sociedad Española de Protección Radiológica (SEPR), para minimizar la exposición a emisiones electromagnéticas.
    Según la SEPR, la mayoría de voces expertas recomiendan mantener una actitud prudente en el uso de los teléfonos móviles, principalmente, pero no solo, por parte de los menores y de personas potencialmente vulnerables.
    La organización ecologista solicita a las administraciones sanitarias y educativas difundir estos consejos que coinciden y se complementan con los dados por otras sociedades científicas de radioprotección, agencias sanitarias gubernamentales de diferentes países y colegios médicos europeos.
    La SEPR, sección española de la IRPA (Asociación Internacional de Protección Radiológica), señala en sus consejos que los móviles “podrían tener efectos no deseados en algunas personas debido a la exposición a la radiación electromagnética”. Reconoce que los límites normativos de exposición actuales no atienden a los indicios de efectos nocivos potenciales en personas sensibles o vulnerables, en “exposición prolongada o repetida a intensidades subtérmicas”.
    Para llegar a esas conclusiones, la SERP alude a la reciente revisión ampliada y actualizada de la evidencia científica, de los riesgos cancerígenos, reproductivos y del desarrollo, del Servicio de Investigación del Parlamento Europeo (EPRS). Dicha revisión concluye que esas radiaciones “son probablemente cancerígenas para humanos […] afectan claramente a la fertilidad masculina y posiblemente afectan a la fertilidad femenina”, así como “pueden tener posibles efectos adversos en el desarrollo de embriones, fetos y recién nacidos”….

  2. Caminar es el medio de trasporte más lento y expuesto. También el más silencioso y ecológico. Un ritmo de vida diferente, tranquilo, alejado del stress y las prisas de los tiempos modernos. Caminar es un acto de rebeldía y sensatez en esta época de ostentación y derroche, de consumismo desatado. Un ejercicio de desprendimiento, ligereza y sencillez, ya que tan sólo llevas las cosas que puedes trasportar con tu cuerpo. Eso hace que cada elemento de tu exiguo equipaje sea valioso. Las necesidades básicas se vuelven grandes prioridades: encontrar comida, un lugar para dormir, protegerse de la lluvia y el sol. Ciegos y sordos paradójicamente en la era de la comunicación, nunca hubo tantas luces y sin embargo nunca antes estuvimos tan perdidos, caminar es un retorno a las raíces, a la conciencia, al momento, al aquí y ahora. La mejor manera de estar en el lugar y el momento presentes, de conocer las regiones que atraviesas, sumergirte en las culturas y constatar el estado medioambiental de los ecosistemas que recorres.
    (Nacho Dean, – dió la vuelta al mundo a pié-)
    http://nachodean.com/2018/01/08/el-estado-del-planeta/

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.