podcast la climática

Frenar la deforestación para 2030: primera gran promesa de la COP26

12 países se comprometen a destinar unos 10.300 millones de euros para proteger los bosques, en un anuncio -sin éxito- similar al hecho en 2014. La ayuda se complementa con 6.200 millones de inversión privada.
El primer ministro británico Boris Johnson durante la COP 26 en Glasgow. Foto: PAUL ELLIS/POOL via REUTERS

Como era de esperar, la COP26 arranca con un gran compromiso. Más de 100 líderes mundiales, que representan más del 85% de los bosques del mundo, “acuerdan” detener y revertir la deforestación y la degradación de la tierra para 2030. El objetivo es apoyar económicamente a los países en desarrollo y a las comunidades indígenas.

podcast la climática

Esta promesa no es ninguna novedad. Ya se hizo una similar en 2014 en la declaración de Nueva York sobre los bosques. La diferencia, ahora, es que han pasado siete años, la situación es peor y se establecerá, por primera vez, un paquete de medidas para ayudar a cumplir el compromiso.

El anuncio, promovido por el Gobierno de Reino Unido, anfitrión de esta cumbre del clima, incluye unos 10.300 millones de euros en fondos públicos de 12 países entre 2021 y 2025 para proteger y restaurar los bosques, junto con 6.200 millones de euros de inversión privada.

Las naciones que destinarán este dinero son Reino Unido, Bélgica, Canadá, Dinamarca, Francia, Alemania, Japón, Países Bajos, Noruega, Corea del Sur, Estados Unidos y la Comisión Europea en nombre de la Unión Europea.

Jeff Bezos, presente

A su vez, 11 países donantes y la Bezos Earth Fund –propiedad del fundador de Amazon, Jeff Bezos– lanzarán una declaración conjunta sobre el apoyo a los bosques de la cuenca del Congo, que incluye una promesa inicial de al menos 1.500 millones de dólares (unos 1.300 millones de euros) para proteger esta región, que alberga la segunda selva tropical más grande del mundo.

Además de estos compromisos, directores generales de más de 30 instituciones financieras con más de 8,7 billones de dólares de activos mundiales –entre ellas Aviva, Schroders y Axa– se comprometerán a eliminar las inversiones en actividades relacionadas con la deforestación.  

Por otro lado, los gobiernos que representan el 75% del comercio mundial de productos básicos clave que pueden amenazar a los bosques –como el aceite de palma, el cacao y la soja– llevarán a cabo un conjunto de acciones comunes para lograr un “comercio sostenible” y reducir la presión sobre los bosques, incluido apoyo a pequeños agricultores y una mejora de la transparencia de las cadenas de suministro.

Desde Greenpeace lamentan la falta de medidas para reducir la demanda de carne y productos lácteos industriales. “Hasta que no pongamos fin a la expansión de la agricultura industrial, empecemos a avanzar hacia dietas basadas en plantas y reduzcamos la cantidad de carne y lácteos industriales que consumimos, los derechos de los pueblos indígenas seguirán amenazados y la naturaleza seguirá siendo destruida, en lugar de tener la oportunidad de restaurarse y recuperarse”, asegura Anna Jones, responsable de bosques de Greenpeace Reino Unido.

Los bosques dicen basta

Durante las últimas seis décadas, los bosques y océanos han eliminado cada año de la atmósfera en torno al 56% de las emisiones de CO2 procedentes de las actividades humanas, según el último informe del IPCC. Sin embargo, esta capacidad de absorción será cada vez menor: en escenarios con emisiones elevadas se prevé que los sumideros de carbono oceánicos y terrestres sean menos eficaces para frenar la acumulación de CO2 en la atmósfera.

En cuanto a los bosques, estos también desempeñan un papel fundamental en la regulación del clima local, nacional y mundial. Entre 2019 y 2020, la pérdida de bosques tropicales emitió 2.600 millones de toneladas métricas de CO2, lo que equivale a las emisiones anuales de 570 millones de vehículos.

En esta línea, esta martes se ha producido otro acuerdo. Cinco países –Reino Unido, Noruega, Alemania, Estados Unidos y Países Bajos– se han comprometido, junto a un grupo de filántropos, a proporcionar 1.500 millones de euros en financiación directa para apoyar la conservación de los bosques de los pueblos indígenas y fortalecer sus derechos territoriales.

Gracias a la colaboración de nuestra
comunidad podemos publicar. Ayúdanos a seguir.

COMENTARIOS

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.