master cooperacion universidad pais vasco

El ‘negacionismo verde’ tras la ampliación del Aeropuerto del Prat

Representantes políticos respaldan la ampliación del Prat a la par que lamentan el cambio climático o apelan a la ciencia. Según las voces expertas, esta es una nueva forma de negacionismo cuyo discurso da forma al llamado capitalismo verde.
Vista de un avión desde el aeropuerto del Prat, en Barcelona. Foto: ALBERT GEA/REUTERS

Apenas han pasado tres días de su publicación y ya hay quien ha intentando utilizar el nuevo informe del panel de especialistas en cambio climático de la ONU a su favor. Las palabras del número dos en la lista de Junts per Catalunya (JxC) en las pasadas elecciones catalanas no pasaron desapercibidas este martes. En su cuenta de Twitter, el diputado del Parlament Joan Canadell dijo que el cambio climático le preocupa, “y mucho”.

Sin embargo, sobre cómo casaría el proyecto de ampliación del aeropuerto del Prat que su gobierno tiene entre manos con algunas futuras consecuencias de la crisis climática escribió lo siguiente: “He buscado información y el aeropuerto está a 2 metros de cota [sobre el nivel mar] y la peor previsión del IPCC es una subida de 1,1 metros en 2100”. Por tanto, prosigue, “una inversión como la del aeropuerto quedará amortizada en mucho menos”. Su argumento se fundamenta en lo que le dijo “un Dr. biólogo y defensor del cambio climático hace 30 años, o sea nada sospechoso”, a quien el tema medioambiental que implica esta ampliación “no le parecía preocupante”, pero sí el aumento en el nivel del mar que podría comprometer la infraestructura.

Este miércoles, el secretario de Territorio e Infraestructuras del Partido Socialista de Catalunya (PSC), Jordi Terrades, publica un artículo en el que defiende que la ampliación del Prat es “una oportunidad para conseguir una reducción neta de emisiones de carbono y más en un contexto de emergencia climática”. Lo hace en la web Economía Digital, donde añade que “es necesario estudiar las emisiones de manera global, más allá de las operaciones aeroportuarias”, pero no llega a explicar nada más sobre esta afirmación ni cómo es posible que se consiga una reducción de las emisiones a través de un proyecto así –al respecto solo menciona que el acceso al aeropuerto no dependería del vehículo privado–. El artículo ha alcanzado repercusión –y mucha indignación– después de que el secretario general de su partido y actual ministro de Cultura, Miquel Iceta, lo difundiera en Twitter.

ecooo

Estos dos ejemplos se suman a lo que ya han dicho sobre la ampliación del Prat otros representantes políticos. Para Jordi Puigneró, vicepresidente del Govern y consejero de Políticas Digitales y Territorio, el aeródromo será “el más verde de Europa”. La ministra de Transportes, Raquel Sánchez, lo definió como una apuesta por “hacer posible el binomio crecimiento económico y sostenibilidad”.

Capitalismo verde y negacionismo

Desde hace más de un año, ya no es raro escuchar sin parar la palabra “verde” en boca de líderes políticos: ya se sabe, la salida a la crisis “será verde” y de ahí que los fondos europeos hayan recibido el mismo calificativo. O, que una vez tras otra, se apele a la sostenibilidad o a la emergencia climática hasta vaciar ambos términos de sentido. Pero todavía llama la atención que se respalde un proyecto que pone en auge la aviación a la vez que se lamenta “un contexto de emergencia climática”, como escribe Terrades en el citado artículo.

master cooperacion universidad pais vasco

Sin embargo, voces expertas en cambio climático no lo ven inocente. Por mucho que se intente apelar a la ciencia –Canadell cita al IPCC–, “es un negacionismo menos rancio que el de la administración Trump o similares pero que acaba haciendo lo mismo”, apunta Alfons Pérez, ingeniero e investigador del Observatori del Deute en la Globalització (ODG) y autor del libro Pactos verdes en tiempos de pandemia, para quien estos discursos dan forma al capitalismo verde. “Esto va más allá del greenwashing o lavado verde”, dice, en un momento en el que “las posturas negacionistas han quedado obsoletas”. Por eso, explica, discursos como los que defienden la ampliación del Prat sostienen el carácter de urgencia ante el cambio climático pero a la hora de tomar medidas “hacen ver que desde el mismo modelo económico se le puede hacer frente”.

“Ahora todo va a ser verde. Todo va a ser sostenible. El modelo económico va a virar a que todo se va a pintar de verde; esa es la agenda”, continúa Pérez. Y en esa agenda, concluye, “el negacionismo toma una nueva forma” en la que, añade, “las empresas hablan de neutralidad climática, se plantean las transiciones en términos de hidrógeno verde o se habla de megainfraestructuras energéticas o grandes parques fotovoltaicos”. Para, como ya apuntan algunos estudios, retrasar la acción climática.

Para Jaume Osete, portavoz de la plataforma Zeroport por el decrecimiento del puerto y el aeropuerto de Barcelona, declaraciones como las anteriores son “completo negacionismo, porque negacionismo es dedicar fondos a cualquier proyecto que agrave la crisis climática”. Sobre la cita al IPCC, Osete añade, además, que este organismo “acostumbra a quedarse corto, como ellos mismos tienen que reconocer en cada informe y, en todo caso, sea cuando sea, querer dedicar dinero a un proyecto que agrava la crisis climática es, además de negacionista, criminal”, reitera.

La alcaldesa de Barcelona, Ada Colau, aprovechó el informe del IPCC publicado este lunes para reiterar su desacuerdo con la ampliación del Prat, ya que este tipo de proyectos “son una muy buena oportunidad para demostrar si se está al lado de la ciencia y se apuesta de verdad por una transición verde o se practica el negacionismo con terribles consecuencias”, dijo en sus redes sociales.

En un artículo de opinión a raíz de la aprobación de la ampliación del Prat publicado en Catalunya Plural, el antropólogo social e investigador de la Universidad de Barcelona Miguel Pajares alude a otros datos científicos más allá del IPCC que pueden enfrentar el reduccionismo de Canadell: “El aeropuerto del Prat quedará completamente inundado con una subida de 2,1 metros, según la web de Climate Central, pero los daños de la elevación del nivel del mar llegarán mucho antes de que se alcance ese nivel, ya que basta una subida mucho menor para que los impactos de las tormentas se vuelvan devastadores”, dice. Por lo que, añade, “si lo saben y no lo tienen en cuenta, más que de un proyecto de futuro se trata de hacer un negocio inmediato aprovechando subvenciones y demás, cosa a la que siempre hemos llamado pelotazo“.

Tampoco se puede obviar, como recuerda Osete, que por muy “verde” que se venda el funcionamiento de un aeropuerto, este “implica, sobre todo, aviones”. Y eso, dice, significa emisiones de gases de efecto invernadero. Según los datos de un estudio publicado en la revista Atmospheric Environment, desde 1940 hasta hoy, la contribución del sector aéreo al calentamiento global es de un 3,5% si se analizan factores más allá del CO2, que representa un 2% de las emisiones. Solo en 2018, las emisiones de la aviación representaron el 5,9% de todo el calentamiento global producido por el ser humano, según cálculos de la red global Stay Grounded. Una reducción drástica de las emisiones es la principal recomendación de organismos científicos como el IPCC para evitar los peores –y otros menos peores– impactos del cambio climático, también las subidas en el nivel del mar.

Gracias a la colaboración de nuestra
comunidad podemos publicar. Ayúdanos a seguir.

COMENTARIOS

  1. El auge de los vuelos privados dispara las emisiones de CO2
    Un informe de la organización Transport&Environment (T&E) analiza el impacto climático de los vuelos privados.
    Las emisiones de CO2 de los aviones privados en Europa aumentaron en casi un tercio (31 %) entre 2005 y 2019, un crecimiento más rápido que el de las emisiones de la aviación comercial.
    El informe Aviones privados: ¿grandes fortunas para costear una aviación libre de emisiones? indaga en el impacto climático de la aviación privada en Europa, un sector sumamente invisibilizado pero con un impacto ambiental desmesurado. El informe concluye que los aviones privados son 10 veces más intensivos en carbono que los aviones de pasajeros por término medio, y 50 veces más contaminantes que los trenes.
    Mientras que la mayor parte de los europeos se quedaban en tierra los aviones privados volvieron a niveles precovid el verano pasado…
    https://www.ecologistasenaccion.org/177694/el-auge-de-los-vuelos-privados-dispara-las-emisiones-de-co2/

  2. Piden a los presidentes Sánchez y Aragonès que paralicen la ampliación del aeropuerto del Prat.
    Amigos de la Tierra, Depana, Ecologistas en Acción, Greenpeace, SEO/BirdLife y WWF piden mediante una carta a los presidentes Sánchez y Aragonès la paralización del proyecto.
    Les recuerdan que la ampliación vulnera todos los compromisos de lucha contra el cambio climático, cuando ambos Gobiernos tienen aprobadas sendas declaraciones de Emergencia Climática.
    La misiva llega un día después de la extrema llamada de atención mundial realizada por el panel de expertos en cambio climático de Naciones Unidas (IPCC) ante las alarmantes evidencias del fenómeno en todo el planeta, y en cuyo informe conminan a los Estados a acelerar el proceso de descarbonización.
    Una ampliación del aeropuerto no solo supondrá aumentar las emisiones, en vez de reducirlas, sino que fomentará un tipo de transporte, de comercio y de turismo contrario al que requiere la crisis climática y ambiental, y a las políticas de lucha contra el cambio climático que preconizan públicamente desde sus Gobiernos
    Las organizaciones ecologistas piden a Sánchez y a Aragonès que redirijan los fondos acordados hacia otros sectores que mejoren la calidad de vida de la ciudadanía, y a su vez, favorezcan al medio ambiente, protejan la biodiversidad y preserven el territorio; que se reorienten las inversiones de dinero público hacia proyectos que aseguren la transición a una economía descarbonizada que priorice la justicia social y el interés general.
    “Sus gobiernos deberían impulsar políticas encaminadas a reducir el transporte aéreo y favorecer otro tipo de movilidad más sostenible”, apunta la carta, en la que recuerdan que “el aéreo es el modelo de transporte de mayor tasa de emisiones per capita y el responsable del 2 % de emisiones de CO2, además de otras como vapor de agua y los óxidos de nitrógeno (NOx), siendo estos últimos de los que más dañan a la capa de ozono”.
    Un cambio sí, pero de la economía
    La propuesta de ampliar los aeropuertos de Barcelona, Madrid, Reus y Girona esuna apuesta por una economía basada en la especulación, masificación, deslocalización, destrucción del territorio, uso de recursos y de las emisiones.
    Cataluña y España precisan una fuerte inversión en materia de movilidad sostenible, basada en el transporte por ferrocarril (España es uno de los países europeos con menor accesibilidad por ferrocarril). También otras inversiones en el ámbito de la transición ecológica justa, I+D+i, cultura, servicios públicos y cuidados pueden asegurar puestos de trabajo de calidad….
    https://www.ecologistasenaccion.org/177590/piden-a-los-presidentes-sanchez-y-aragones-que-paralicen-la-ampliacion-del-aeropuerto-del-prat-2/

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.