podcast la climática

Los objetivos climáticos de las grandes petroleras europeas no son realistas

La mayoría confía en la captura y almacenamiento de carbono, una tecnología aún por desarrollar. Descarbonizar el sector es el camino que hay que seguir.
Buque de exploración de hidrocarburos de Repsol. Foto: Repsol. Foto: 19488023734_82cbebb323_k

Del dicho al hecho hay gran trecho, reza el refrán. A pesar de que las grandes petroleras europeas han dado un salto importante en cuanto a sus compromisos climáticos en los últimos meses, ninguna se acerca al objetivo de lograr emisiones netas cero o limitar la temperatura a 1,5° C para finales de siglo, como reclama la ciencia. Así lo concluye un análisis realizado por Transition Pathway Initiative, una iniciativa global formada por administradores de fondos que evalúa cómo se preparan las empresas para la transición a una economía con bajas emisiones de carbono. 

podcast la climática

Para el análisis de TPI se evaluaron seis compañías: Shell, Total, Eni, Repsol, BP y OMV. Según el estudio, todas tendrían que reducir su intensidad de emisiones en más de un 70% entre 2018 y 2050 para alinearse con un escenario climático de 2 °C para 2050. En cambio, para una verdadera estrategia de cero neto –es decir, compensar lo que se emite–requeriría de una reducción del 100% de las emisiones absolutas. 

Un aspecto clave del análisis es que todos los planes evaluados dependen en gran medida de tecnologías aún por desarrollar, como la captura y almacenamiento de carbono (CCS), así como de soluciones basadas en la naturaleza, las cuales se han demostrado necesarias pero insuficientes. Es por ello que la única solución real y efectiva es “descarbonizar, pasarse a un sector renovable y reducir su negocio”, afirma Javier Andaluz, responsable de cambio climático en Ecologistas en Acción. “Lo que están ocultando todas las petroleras es que su suministro no va a ser descarbonizado en 2050”, añade. En esta línea se manifiesta Adam Matthews, copresidente de TPI, quien cree que “se necesita una descarbonización más profunda para alinearse con un escenario de 1,5°C o incluso 2°C”. 

Tres de las empresas estudiadas, Shell, BP y Total, fueron señaladas hace unos meses por organizaciones ecologistas por invertir, junto a ExxonMobil Y Chevron, al menos 251 millones de euros para presionar a la Unión Europea e influir en sus decisiones políticas desde 2010.

Planes insuficientes

El pasado 12 de febrero, el CEO de BP, Bernard Looney, se comprometió a reducir las emisiones netas de carbono a cero para 2050 o antes. Según cálculos de BP, esto supondría una reducción absoluta de 415 millones de toneladas de CO2 al año, el equivalente a las emisiones totales del Reino Unido, la sexta mayor economía del mundo. En cuanto a la intensidad del carbono, el objetivo es reducirla a la mitad, aunque aquí se excluyen tanto el comercio/suministro como las ventas de petróleo crudo, señala el análisis. Por este motivo, los objetivos de BP son menos ambiciosos que la del resto de empresas rivales, y están lejos de lograr alinearse al cero neto. 

Desde BP España, en declaraciones Climática, no creen ‘’que la intensidad de carbono por sí sola sea una medida confiable de progreso hacia los objetivos de París. La intensidad de carbono podría caer, aunque las emisiones en términos absolutos se mantuviesen planas o incluso crecieran’’. Sin embargo, según los cálculos de TPI, tanto BP, sexta empresa que más ha contribuido al cambio climático en el mundo, como la compañía austriaca OMV son las dos únicas de las evaluadas que no se han alineado con las promesas acordadas en la Cumbre del Clima de París en 2015.

Shell es la que mejor sale parada de este análisis, pues propone reducir la intensidad de sus emisiones en un 65%, siendo la que más se acerca a un escenario de 2 ºC. Sin embargo, si bien en su página web apoya no superar el 1,5 °C de temperatura, desde Transition Pathway Initiative sostienen que esta afirmación “no es consistente” con el análisis. Aun así, ven positivo que Shell vaya a trabajar con la cadena de suministro en sectores difíciles de descarbonizar, como la aviación y el transporte de carga pesada, es innovador, pero señalan la falta de detalles sobre cómo se hará.

En cuanto a Eni, es la única empresa que ha establecido un objetivo absoluto, con el fin de reducir las emisiones en un 80% para 2050. A su vez, planea rebajar la intensidad de las emisiones en un 55% en todos los productos energéticos para mitad de siglo. Por su parte, Total ha aumentado la ambición de su objetivo de reducción de la intensidad de las emisiones para 2050 del 60%. Sin embargo, el análisis resalta que esto por sí solo no serviría para alcanzar el cero neto en todos sus productos de producción y energía utilizados por sus clientes en Europa.

La española Repsol también se sitúa lejos de conseguir hacer realidad sus palabras. Ya en 2019, otro análisis de Carbon Tracker apuntaba a que tendría que reducir su producción de petróleo y gas en un 65% de aquí a 2040 para evitar incumplir el Acuerdo de París.

Para OVM, que actualmente tiene como objetivo el año 2025, el informe asume que la intensidad de las emisiones se mantiene constante desde el objetivo hasta 2025. ** El informe estima que la ambición de BP se traduce en una intensidad de 58,6 CO2eTJ para el 2050. Excluyendo las ventas de crudo de su evaluación, esto se reduciría a 53 CO2eTJ.

Año clave

En septiembre del año pasado, un informe elaborado por Carbon Tracker ya señalaba esta realidad, incidiendo en  que ninguna de las principales compañías de petróleo y gas está tomando decisiones que vayan en la línea de los objetivos climáticos de la próxima década. En el último año, compañías como BP, Exxon, Chevron y Shell gastaron cada una al menos el 30% de su inversión en 2018 en iniciativas que, según el estudio, están «muy lejos» de un horizonte con bajas emisiones de carbono.

A lo largo de este año, se espera que BP, OMV, Repsol, Shell y Total SA proporcionen más detalles sobre sus ambiciones climáticas. Sobre esto, desde TPI señalan que es necesario estandarizar los planes para evaluar a la par todos los compromisos. Asimismo, el análisis hace hincapié en la importancia de las relaciones de las petroleras con otras empresas del sector. En este sentido, recuerdan el reciente anuncio de Shell de solo hacer negocios con empresas libres de emisiones. 

Para que el calentamiento no supere los 1,5 ºC, en la próxima década las emisiones deberían disminuir en un 7,6% cada año, tal y como señala el informe Brecha de Emisiones elaborado por el Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente (PNUMA). 

Europa, un paso por delante

Otras de las conclusiones del análisis es la diferencia notable que existe entre Europa y el resto. Desde TPI evaluaron 42 compañías no europeas de gas y petróleo, y solo una, la brasileña Petroleos Brasileiro SA, tiene un objetivo de emisiones que incluye el Alcance 3 –es decir, emisiones indirectas que se producen por la actividad del emisor–, y ninguna estaba alineada con los puntos de referencia del Acuerdo de París.

Gracias a la colaboración de nuestra
comunidad podemos publicar. Ayúdanos a seguir.

COMENTARIOS

  1. Un contundente informe sobre fondos europeos, elaborado por SEO/BirdLife junto con otras diez organizaciones dentro del proyecto Unify, revela que la UE ha ejecutado menos del 10% (concretamente un 9,7%) del presupuesto programado en 2014-2020 para la acción climática. Algunos países destinaron al gas fósil presupuesto que debía ir a energías limpias.
    El derecho a un medio ambiente sano debe ser un derecho humano.
    Los DDHH nos protegen de la esclavitud y la tortura, y nos permiten disfrutar de la libertad de movimiento y de pensamiento. Han resistido la prueba del tiempo, y después de 70 años siguen siendo relevantes.
    Pero falta un derecho: Artículo 31 – nuestro derecho a un medio ambiente sano y, esta es una laguna preocupante. En los 70 años desde que se firmó la DUDH, nuestra sociedad ha causado estragos en la naturaleza. Y es evidente que, desde el aire que respiramos, hasta el agua que bebemos, pasando por la tierra en la que cultivamos gran parte de nuestros alimentos; el estado de nuestro entorno afecta a nuestra salud de muchas maneras.
    Ya somos 14.000 firmantes por este derecho
    https://www.seo.org/1planet1right

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.