podcast la climatica teresa ribera

La tecnología al servicio de la justicia climática

"Gracias a las nuevas herramientas digitales existen plataformas que fomentan la proliferación de proyectos de gran impacto social y con retorno colectivo, y que contribuyen a democratizar nuestras sociedades y a empoderar a las comunidades".
Manifestación por el clima en Madrid. Foto: EDUARDO ROBAINA

“No más promesas vacías” es el lema escogido desde Juventud por el Clima para las movilizaciones globales que se celebran el viernes 19 de marzo. Con él se señala directamente a los poderes públicos capaces de intervenir en la crisis climática y energética.

La ciudadanía consciente exige acción inmediata, concreta y ambiciosa por parte de los líderes mundiales como respuesta al cambio climático, por el que cada vez es más frecuente sufrir olas de calor, sequías, inundaciones, avalanchas, deforestación, pérdida de hogares y propagación de enfermedades. La situación para muchas personas ya es insostenible: es una cuestión de supervivencia.

En este contexto, va quedando claro el error que supone delegar sólo en las instituciones públicas la toma de decisiones sobre cómo abordar asuntos que afectan a toda la población. Una salida justa y equitativa a la crisis sólo se conseguirá integrando a todos los agentes sociales en la toma de decisiones e implicando a la ciudadanía. En este sentido, ¿qué pueden aportar las nuevas tecnologías en el camino hacia una justicia climática?

La economía social

Por un lado, el fortalecimiento de la economía local, social y solidaria tiene un impacto directo y positivo en el propio entorno. Cada una de nuestras acciones o inacciones deja huella en nuestra sociedad. Cada vez que apoyamos una cooperativa de reparto frente a una multinacional, creamos puestos de trabajo dignos (huella social); cada vez que consumimos alimentos cultivados y distribuidos de forma respetuosa con el medio ambiente cuidamos nuestra salud y la de los ecosistemas (huella ecológica), y cada vez que formamos parte de iniciativas de participación ciudadana tomamos un rol responsable en relación a los asuntos públicos (huella democrática).

Gracias a las nuevas herramientas digitales existen plataformas que fomentan la proliferación de proyectos de gran impacto social y con retorno colectivo, como es el caso de goteo.org. Por otra parte, plataformas de colaboración ciudadana como decidim.org contribuyen a democratizar nuestras sociedades y a empoderar a las comunidades.

Retomando la metáfora de las huellas, hablaremos de tres iniciativas con huella ecológica, social y democrática: Rebrotem, Crowdcoop y Coincidim. Todas apoyadas en el uso de la tecnología para multiplicar su impacto.

Rebrotem

El proyecto Rebrotem consiguió recaudar 105.322€ de aportaciones ciudadanas mediante crowdfunding en goteo.org para reavivar la Ribera de Ebro y otras zonas colindantes afectadas por uno de los incendios más grandes de las últimas décadas en España. Con ese dinero se pudo alimentar tres fondos de urgencia. El primero destinado a agricultores y ganaderos, el segundo a la reforestación, y el tercero a la divulgación, cultura y gestión de actividades relacionadas con modelos sostenibles de vida rural. Entre las recompensas existía la posibilidad de apadrinar una hectárea de bosque quemado a reforestar.

Crowdcoop

La economía Social y el cooperativismo no sólo ofrecen respuestas a la crisis climática. También se alinean con los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) de la Agenda 2030: sostenibilidad medioambiental, digitalización y resiliencia industrial ante la deslocalización. En su misión, además, está potenciar la economía de los cuidados y fortalecer la vertebración de los territorios, promoviendo una transición ecológica y digital justa.

En este sentido, Crowdcoop es la primera plataforma de financiación colectiva, de código abierto y replicable, especializada en cooperativas en el Estado español. En esta plataforma, impulsada por Goteo-Platoniq, se han financiado proyectos cooperativos para reivindicar ciudades más verdes y amigas de la infancia, viajes contra la despoblación rural en caravana e incluso campañas colectivas como la del Fons Cooperatiu para hacer frente a la emergencia social y sanitaria en la que se obtuvieron más de 65.000 euros.

Coincidim

(Co)incidim es una plataforma digital de código libre que tiene el objetivo de garantizar el derecho a la información y participación de la ciudadanía en la gestión del agua y la energía. Un proyecto liderado por Enginyeria Sense Fronteres (ESF) y Platoniq que adapta la plataforma Decidim para ponerla al servicio de los Movimientos Sociales y las entidades socioambientales.

Ante la situación de oligopolio al se somete actualmente el control de los suministros básicos, lo que hace que su gestión responda únicamente a intereses comerciales, se hace necesario garantizar el derecho universal a su acceso, con el control de la gestión implicando a la ciudadanía y a las comunidades como garantía de calidad democrática y respuesta al interés común.

(Co)incidim busca también reforzar el derecho a la información, revalorizar y aprender de la sabiduría colectiva y empoderarnos para construir así una ciudadanía crítica que sea capaz de debatir y tomar decisiones en beneficio al bien común, por encima del capital y del bien individual. Y, para lograrlo, se adapta a los tiempos actuales para innovar en los sistemas democráticos con la introducción de herramientas digitales.

Con la adaptación de la plataforma Decidim se fortalecen los valores compartidos de colaboración, transparencia, integridad, no discriminación y, sobre todo, libertad.

Democracia y herramientas digitales

La justicia climática y energética está directamente relacionada con la democratización de nuestras sociedades.

Ya existen iniciativas para implicar a la ciudadanía en la toma de decisiones sobre la gestión del cambio climático, como las Asambleas Ciudadanas por el Clima. Unos procesos que han tenido que ser completamente digitalizados a causa de la pandemia, cosa que no hace más que reforzar el papel de las nuevas tecnologías y herramientas en la democracia participativa.

Porque el futuro del planeta no puede ni debe estar en manos de unos pocos que monopolizan el poder. Es esencial contar con espacios ciudadanos de redistribución de poder y cocreación de políticas públicas. La crisis energética y climática debe afrontarse por la vía pacífica y justa para todas las personas, comunidades y ecosistemas.


Xesca Sastre y Joan B. Cabot son integrantes de la Fundación Platoniq-Goteo

Gracias a la colaboración de nuestra
comunidad podemos publicar. Ayúdanos a seguir.

COMENTARIOS

  1. ARA O MAI (Ahora o nunca) Angle editorial. Xavier Soler, geólogo y arquitecto naval.
    El actual modelo de desarrollo, basado todavía en la idea de progreso que promovió la ilustración y convertido por el liberalismo económico en un proceso ilimitado de producción, consumo y crecimiento, hoy en día ya no es posible.
    Ni disponemos de los recursos materiales y energéticos para mantenerlo, ni podemos afrontar con nuestra mejor tecnología los cambios producidos a todos nuestros ecosistemas y a la regulación del clima sobre la tierra.
    Vivimos en un espejismo y no en un oasis permanente para mantener nuestro modelo productivo de consumo imparable. El sistema de liberalismo económico nos ha llevado aquí. Estamos instalados en un estado de bienestar imaginario.
    Es necesario rehacer las formas de consumo y el crecimiento económico. Se puede promover una economía verde para cortar las emisiones. Nadie ha querido asumir el exceso de consumo, que eliminará o reducirá las condiciones de vida sana.
    Cada día producimos treinta millones de toneladas de residuos.
    Con el agravante de que el 1,5% de la población controla el 90% de la riqueza.
    Necesitamos recuperar la vieja idea del bien común.
    No tenemos por qué estar sometidos a los dictados de la política ni del sistema financiero, cambiando nuestra forma de vida y nuestros objetivos lo podemos cambiar todo, lo más esencial de la vida lo llevamos todos dentro y no lo encontraremos en ninguno de los mercados de felicidad….
    https://www.elpuntavui.cat/cultura/article/19-cultura/1939083-som-en-un-estat-de-benestar-imaginari.html

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.