oxfam

‘The Evidence Project’: la crisis climática a través de una cámara de fotos

A través de una serie de impactantes imágenes, un grupo de fotógrafos pretende que gobiernos, empresas, líderes de opinión y consumidores inicien los cambios necesarios para un futuro más seguro y sostenible.
Foto: Aitor Garmendia.
ecooo

El impacto de la crisis climática, la pérdida de biodiversidad y las causas de las pandemias virales son los motivos de las imágenes incluidas en The Evidence Project. Esta campaña fotográfica creada por Britta Jaschinski, Keith Wilson y Arturo de Frías incluye el trabajo de algunos de los fotógrafos más importantes del mundo. El objetivo, aseguran, es “incitar a los gobiernos, las empresas, los líderes de opinión y los consumidores a iniciar los cambios necesarios para un futuro seguro y sostenible para la vida en la Tierra”.

La intención final del proyecto es la elaboración de un libro financiado a través de un crowdfunding que los creadores esperan publicar a finales de este año.

Estas son algunas de las imágenes que componen el proyecto:

La agricultura industrial causa un inmenso sufrimiento a los animales, como estas cerdas preñadas que permanecerán confinadas bajo techo en condiciones de hacinamiento y suciedad durante gran parte de sus vidas. Cada año se sacrifican más de 70 mil millones de animales de granja para el consumo humano. Las granjas industriales también contribuyen en gran medida al cambio climático, ya que liberan importantes cantidades de dióxido de carbono y metano, los dos principales gases que contribuyen al calentamiento global. Según Chatham House, el centro de estudios de asuntos internacionales, el 15 % de las emisiones totales de gases de efecto invernadero del mundo son causadas por la cría de animales. FOTO: AITOR GARMENDIA
Este koala, llamado Flash por sus rescatistas, fue encontrado con graves quemaduras y traumatismos después de un incendio forestal en Nueva Gales del Sur, Australia. Los patrones climáticos más extremos y las temperaturas más altas causadas por el cambio climático aumentan el riesgo de incendios forestales en Australia. Un estudio científico reciente estima que 500 millones de animales salvajes murieron solo en Nueva Gales del Sur después de los incendios catastróficos de 2019 y 2020. En toda Australia, estos incendios quemaron un área de tierra del doble del tamaño de los Países Bajos. FOTO: DOUG GIMESY
La fotógrafa Britta Jaschinski creó esta naturaleza muerta para ilustrar cómo la demanda mundial de carne está impulsando la deforestación en la Amazonía. La producción de carne es el mayor contribuyente a la deforestación global. Cada año, grandes extensiones del Amazonas se queman y cortan deliberadamente para despejar la tierra para el pastoreo de ganado y para cultivar, principalmente soja, para alimentar a miles de millones de animales en granjas industriales en todo el mundo. Muchos de los supermercados y cadenas de comida rápida más grandes del mundo compran a grandes productores de carne, quienes son los responsables en última instancia de las altas emisiones de carbono causadas por la destrucción de la selva tropical. FOTO: BRITTA JASCHINSKI
La identificación de huellas dactilares en el marfil ayuda a los conservacionistas y a los equipos encargados de hacer cumplir la ley a localizar a los contrabandistas que trabajan para los principales cárteles que gestionan el comercio ilegal de marfil. Las muestras tomadas de los colmillos de elefante incautados se utilizan para vincular múltiples envíos a cárteles que operan fuera de África. A pesar de que China prohibió el comercio nacional de marfil en 2018, WWF asegura que aproximadamente 20.000 elefantes africanos siguen siendo asesinados cada año por sus colmillos. FOTO: BRITTA JASCHINSKI
Los incendios forestales y la deforestación son la principal amenaza para nuestros ecosistemas y especies terrestres. La construcción de carreteras, la minería, la ganadería, las plantaciones de soja y palma han sido testigos de la tala o degradación de vastas áreas de los bosques antiguos del mundo. Aproximadamente el 17% de la Amazonía ya ha sido destruida. La selva tropical más grande del mundo alberga aproximadamente un tercio de las especies conocidas de la Tierra, pero a medida que el bosque continúa siendo talado a un ritmo récord, muchos se enfrentan a la extinción. FOTO: CHARLIE HAMILTON JAMES
Las minas y canteras han marcado la superficie de la Tierra, alterando el paisaje de manera irrevocable. Además de la destrucción del hábitat natural, el impacto ambiental de la minería incluye la contaminación del aire y la contaminación de los suelos circundantes y las aguas subterráneas por derrames de petróleo, ácido y productos químicos. Docenas de metales, incluidos cobalto, oro, estaño, cobre, plata, litio, coltán y níquel, forman los componentes de nuestros teléfonos móviles y ordenadores. Es posible que sintamos que no podemos vivir sin estos dispositivos, pero actualizarlos con menos frecuencia reducirá la demanda de estos recursos limitados. FOTO: LUCA LOCATELLI
Los pájaros cantores rara vez se mencionan cuando se habla del comercio ilegal de vida silvestre. En Asia, las redes de caza furtiva están sacando a la fuerza a miles de aves silvestres de los bosques y transportándolas en condiciones espantosas para venderlas como mascotas. La demanda mundial de pájaros cantores exóticos ha llevado a decenas de especies al borde de la extinción: en Java, Bird Life International informa que hay más pájaros cantores en jaulas que bosques. Se necesita un enfoque más centrado para involucrar a las comunidades y educar a los tramperos y comerciantes sobre la ilegalidad y la insostenibilidad del comercio de aves cantoras y su impacto en los ecosistemas. FOTO: PAUL HILTON
La minería industrial moderna destruye paisajes y crea enormes cantidades de desechos tóxicos. Los mineros que se alimentan de carne de animales silvestres corren el riesgo de infectarse con virus. Hoy en día, aproximadamente el 70% de todas las enfermedades infecciosas emergentes contraídas por humanos son causadas por patógenos de origen animal. El COVID-19, el VIH-1/SIDA, el ébola, el SARS y la gripe aviar son algunos de los virus conocidos que nos han infectado en las últimas décadas. Cuanto más tiempo sigamos cortando bosques y otros ecosistemas vitales para las minas, nuevas carreteras y pueblos, más de estos nuevos virus mortales encontraremos. FOTO: CHARLIE HAMILTON JAMES
Estos pangolines fueron rescatados por la Fundación Tikki Hywood en Zimbabue. Los trabajadores explotados y mal pagados en minas, bosques y plantaciones a menudo recurren a comer carne de animales silvestres para sobrevivir. Los pangolines son los mamíferos no humanos más traficados del mundo y sus escamas se utilizan en la medicina tradicional china para tratar una variedad de dolencias comunes, incluida la artritis, a pesar de no tener un valor medicinal comprobado. Se han identificado como un posible huésped de virus, incluidos aquellos similares al COVID-19, pero incluso una pandemia global parece haber tenido poco impacto en la reducción de la demanda de estos animales en peligro de extinción. FOTO: ALESSIO BARIVIERA
Mientras que la mayoría de los occidentales ven a los perros como compañeros y consideran desagradable sacrificar perros para comer, muchos países asiáticos ven la carne de perro como una fuente barata de proteínas. Lo que se considera normal puede ser una cuestión de perspectiva cultural, sin embargo, la crueldad extrema no puede descartarse como una mera cuestión de normas culturales. Los 30 millones de perros asesinados por comida cada año son sacrificados de una manera que es una pesadilla en su brutalidad. Comer carne de perro pone a las personas en riesgo de enfermedades e infecciones virales y bacterianas mortales, en particular E. Coli 107, salmonela, ántrax, brucelosis, hepatitis, leptospirosis y rabia. FOTO: AARON GEKOSKI
Esta piel de oso polar, posiblemente víctima de una cacería de trofeos, fue confiscada por la Unidad de Comercio Ilegal de Vida Silvestre de la Fuerza Fronteriza del Reino Unido. Todos los días, se confiscan todo tipo de artículos ilegales en muchos cruces fronterizos internacionales, pero sigue siendo necesario que los gobiernos de todo el mundo fortalezcan la coordinación para mejorar la aplicación. Al mismo tiempo, reducir la demanda de productos y apoyar los medios de vida sostenibles y el desarrollo económico en las comunidades afectadas hará que el comercio de vida silvestre sea menos atractivo para las redes del crimen organizado. FOTO: BRITTA JASCHINSKI
Los glaciares y las capas de hielo de todo el mundo se están derritiendo debido al calentamiento global, añadiendo agua al océano y contribuyendo al aumento del nivel del mar. En 2021, los científicos informaron que el deshielo de los glaciares en todo el mundo se había acelerado en las últimas dos décadas, lo que representa una pérdida de alrededor de 267 mil millones de toneladas de hielo cada año y el 21% del aumento global del nivel del mar durante el mismo período. Los glaciares almacenan aproximadamente el 70% del agua dulce de la Tierra, por lo que su rápida pérdida afectará los futuros suministros de este recurso en el mundo, además de aumentar el riesgo de inundaciones en las ciudades y comunidades costeras. FOTO: ARTURO DE FRÍAS

Gracias a la colaboración de nuestra
comunidad podemos publicar. Ayúdanos a seguir.

COMENTARIOS

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.