oxfam

EE. UU. y la UE lideran en la COP26 una alianza de más de 100 países para reducir un 30% las emisiones de metano en 2030

China, Rusia, Australia o India –principales responsables de las emisiones de metano procedentes de las minas de carbón– no han firmado el Compromiso Mundial sobre el Metano, presentado en la segunda jornada de la COP26 de Glasgow.
Un campo de cereales. Foto: W. CARTER / LICENCIA CC
ecooo

Alrededor de 103 países –responsables del 46% de las emisiones globales de metano y de al menos el 60% del PIB mundial– han firmado este martes el Compromiso Mundial sobre el Metano en la COP26 de Glasgow. Liderado por Estados Unidos junto a la Unión Europea, este compromiso tiene como objetivo reducir las emisiones de este gas de efecto invernadero en al menos un 30% hasta 2030.

Hasta ahora, no existían objetivos concretos sobre el metano, a pesar de ser uno de los gases más potentes que calientan el planeta, responsable de ello en un 25% y con un potencial de calentamiento muy superior al dióxido de carbono, cuyas emisiones suelen ser en mayor medida protagonistas de las conversaciones climáticas.

Según la Agencia Internacional de la Energía (AIE) –un organismo que históricamente ha apoyado a la industria de los combustibles fósiles y se ha mostrado reticente frente a las alternativas limpias–, las emisiones mundiales de metano procedentes de los combustibles fósiles podrían reducirse un 75% entre 2020 y 2030 si se pone en marcha una estrategia global. Sin embargo, hasta la intervención de Joe Biden este martes en Glasgow, era un asunto omitido por la industria del petróleo y el gas, y también por los gobiernos.

Se trata, eso sí, de un avance a medias, ya que este compromiso no es vinculante ni forma parte de las negociaciones de la COP26.

Grandes ausencias

Entre los países que no están destacan China ni Rusia –ausentes de por sí en la COP26–. Tampoco Australia o India, principales responsables de las emisiones de metano procedentes de las minas de carbón. El presidente de este último se comprometió este lunes a alcanzar las cero emisiones netas de CO2 en 2070; veinte años después de lo que pide la ONU.

La semana pasada, varios grupos ecologistas señalaban cómo las mayores empresas cárnicas y lácteas están lastrando la reducción global de emisiones de metano: no tienen planes, objetivos ni tampoco informan con transparencia sobre cuánto metano emiten.

Acciones sobre los sectores que más emiten

En esta segunda jornada de la COP26, más de 40 gobiernos, incluidos España, Estados Unidos, China, Marruecos, India, Bangladesh y Kenia, han firmado un compromiso para acelerar el despliegue y la viabilidad financiera de soluciones de cero emisiones en algunos de los sectores que más emiten.

Bajo el lema “Glasgow Breakthrough Agenda”, este compromiso está diseñado para ampliar la implantación de políticas climáticas en sectores clave: el acero, el hidrógeno, la energía y el transporte. Pretenden así estimular las asociaciones público-privadas y la colaboración entre países en estos ámbitos.

Es la primera vez que el hidrógeno y el sector del acero –cuyas emisiones se consideran difíciles de reducir– ocupan un lugar central en las negociaciones.

Gracias a la colaboración de nuestra
comunidad podemos publicar. Ayúdanos a seguir.

COMENTARIOS

  1. Así que las negociaciones las lidera la órbita del capital. Empezamos bien.

    Con activistas de 18 nacionalidades nos hemos anclado junto a la planta de regasificación de Enagás en el puerto de Sagunto (Valencia). Objetivo: impedir la entrada del buque Merchant, proveniente de Estados Unidos. ¡esta planta emite tanto CO2 al año como 1.400.000 coches durante el mismo tiempo!
    El Merchant portaba un cargamento de 138 mil metros cúbicos de gas licuado (como 41 piscinas olímpicas) extraído con fracking.
    El gas es el combustible fósil que más crece en el mundo, y se ha convertido en la segunda fuente de energía fósil en Europa. Pero no es ni limpio ni de transición, aunque sea conocido con el eufemismo de gas “natural”. En realidad es un potente emisor de gases de efecto invernadero y el causante de la subida del precio de la energía que estamos sufriendo estos días.
    El gas tiene que parar. Un gobierno y unas empresas que quieran demostrar su compromiso en la lucha contra el cambio climático lo primero que tienen que hacer es poner fecha de caducidad a todos los combustibles fósiles, incluido el gas.
    Exigimos a Enagás (operadora de la red de gas) y a las empresas energéticas un plan de abandono progresivo del gas fósil. Además, se celebra el Consejo Europeo extraordinario de Energía y reclamamos que aborde la escalada de precios desde la raíz del problema, la dependencia que existe del gas, con medidas urgentes por parte de los gobiernos para proteger a las personas más vulnerables.
    Se deben dejar de promover soluciones dudosas con publicidad verde y dinero público para mantener estos modelos de negocio contaminantes.
    Empresas como Repsol, Naturgy o Shell invierten millones en publicidad para convencernos de que un combustible fósil tan dañino para el clima como el gas puede ser parte de la solución a la emergencia climática.
    Junto con otras 20 organizaciones, hemos lanzado una iniciativa europea ciudadana para prohibir la publicidad y patrocinios de los combustibles fósiles. ¡Basta ya!
    Para firmar:
    https://es.greenpeace.org/es/que-puedes-hacer-tu/peticiones/combustibles-fosiles/?utm_term=boton&utm_campaign=ECI&utm_medium=email&_hsmi=175207487&_hsenc=p2ANqtz-_voFWhlzXIzBxMx1UYnAFy2lt183p7DpTg0HzMoeqeU0rdKiV34M-q9swEUrTiGcFojUsSveLUr6sXubJihSUCYtnujw&utm_content=AccionGas&utm_source=newsletter-socios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.