oxfam

Nueva York o cómo la red eléctrica no está preparada para el cambio climático

En plena ola de calor, el alcalde de Nueva York pide a sus habitantes que reduzcan de inmediato su uso de energía -incluso que apaguen el aire acondicionado- ante posibles cortes generalizados en el sistema eléctrico.
Vista de Times Square, con las pantallas encendidas a pesar del aviso de reducir el uso de energía, desde una webcam de la ciudad de Nueva York. Foto: earthcam.com
ecooo

“Si cuatro días de temperaturas sofocantes aún no habían angustiado a algunos neoyorquinos, la alerta de emergencia que sacudió los teléfonos móviles de los residentes este miércoles por la tarde seguramente sí lo hizo”. Dos periodistas de The New York Times describen así la situación que se vive en la ciudad desde que el domingo pasado comenzase una ola de calor que –más allá de todas las implicaciones de salud para la población– también afecta a la red eléctrica.

Es por esto que el alcalde de la ciudad, Bill de Blasio pidió a la gente que redujera de inmediato su uso de energía; de lo contrario, podrían producirse cortes generalizados, según el presidente de Con Edison, la empresa pública que gestiona la red eléctrica de la ciudad. Es la primera vez que Nueva York recurre a una alerta de este tipo, a través de mensajes a los teléfonos móviles, con el fin de reducir el uso de energía. En una rueda de prensa, de Blasio señaló que no están “acostumbrados a ver muchos días seguidos de calor ininterrumpido”.

“Por favor, evite el uso de electrodomésticos que consumen mucha energía, como lavadoras, secadoras y microondas. Limite el uso innecesario del aire acondicionado“, rezaba la alerta emitida por las autoridades. Mientras, como una persona señalaba en Twitter, Times Square y sus icónicas pantallas publicitarias seguían funcionando con normalidad.

Justo antes de que el mes terminase, este miércoles 30 se convirtió en el día más caluroso registrado en un mes de junio en la historia de Nueva York. Central Park registró la temperatura más alta desde 2013, con 36 ºC. En Newark se alcanzaron los 40 ºC. Mientras los medios de comunicación se lanzan a publicar artículos sobre cómo mantenerse fresco y seguro durante una ola de calor sin utilizar aire acondicionado, desde el Servicio Meteorológico Nacional de Nueva York combinan las cifras récord con un mensaje esperanzador: “¡El alivio (y la lluvia) están en camino!”.

Fallos en la red eléctrica y cambio climático

Otros eventos climáticos extremos, como las tormentas tropicales, ya han llevado antes a Nueva York a sufrir apagones. Ocurrió en 2019, cuando 72.000 personas se quedaron sin electricidad en Manhattan durante horas, algunas atrapadas en vagones de metro y ascensores. En 2003, el calor ya provocó un apagón generalizado en algunas zonas de la ciudad. Varios edificios de oficinas tuvieron que ser evacuados y una avalancha de personas acudió a los hospitales con síntomas relacionados con el calor sofocante.

Una investigación publicada en la revista Environmental Science & Technology el pasado mayo apunta a la combinación de olas de calor y cortes de energía como una de las principales amenazas para las ciudades estadounidenses. Un escenario cada vez más probable por el cambio climático, ya que este aumenta la frecuencia y empeora las consecuencias de los episodios de calor extremo. Según dicho estudio, los cortes de energía han aumentado en más del 60% desde 2015 en EE. UU., donde el calor mata a unas 12.000 personas cada año.


En el último número en papel de La Marea, ya a la venta, analizamos las otras facturas del aire acondicionado. El avance de la crisis climática y la necesidad de ‘pagar’ por la energía como lo que es, un bien de primera necesidad, reabren un debate no resuelto y empeorado ahora por la crisis económica y social derivada de la pandemia. La pobreza energética, tan analizada en invierno, también existe en verano.

Gracias a la colaboración de nuestra
comunidad podemos publicar. Ayúdanos a seguir.

COMENTARIOS

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.