podcast la climática

El programa medioambiental del PP: más caza, más regadío y muy poco de cambio climático

El PP no ofrece propuestas integrales de acción climática, sino propuestas aisladas y supeditadas a sectores económicos. Reducir el IVA a la carne, la creación de una tasa para los proyectos de energías renovables y acabar con la excepción ibérica en el mercado eléctrico, son algunas de sus promesas.
El líder del Partido Popular, Alberto Núñez Feijóo, en un mitin previo a las elecciones en el parque del Retiro, Madrid. Foto: REUTERS/Isabel Infantes

A menos de dos semanas de que se celebren las elecciones generales, con los partidos ya inmersos en campaña, es el momento de hablar de propuestas. Durante los próximos días analizaremos en clave medioambiental y climática los programas electorales de los principales partidos que aspiran a formar gobierno. 

podcast la climática

Empezamos por el programa del Partido Popular para el 23J, presentado el 4 de julio, dos días antes del inicio oficial de la campaña, por el candidato y presidente del partido, Alberto Núñez Feijóo.

Programa electoral del PP: claves de medioambiente y cambio climático

El programa del Partido Popular está estructurado en cinco grandes bloques, en los que se reparten 39 objetivos desgranados a lo largo de 108 páginas. En ellas apenas hay seis menciones al cambio climático, cinco a la biodiversidad, cuatro a las energías renovables y una a las nucleares. Los combustibles fósiles, cuya quema es la causa principal del cambio climático y cuya dependencia ha tenido serias consecuencias económicas en los últimos años, no aparecen citados ni una sola vez.

A pesar de la profundidad de la crisis climática y de la evidencia de que España necesita políticas serias de mitigación y adaptación al nuevo contexto climático, el PP no acaba de darle a las políticas ambientales el peso necesario. En su programa, no existen propuestas integrales de acción climática, sino propuestas aisladas y siempre supeditadas a sectores económicos. 

El PP ni siquiera parece adoptar los dogmas del capitalismo verde: en el bloque titulado ‘Crecer de forma sostenible’ tampoco existen capítulos dedicados en exclusiva al medioambiente o al cambio climático.

Economía y caza primero, luego medioambiente

El objetivo que más se centra en cuestiones ambientales de todo el programa del PP lleva el título de ‘Fortalecer y proteger el sistema agroalimentario y el medio ambiente’. Es el capítulo de medioambiente, o más bien a cómo sacarle partido. No existen menciones a su protección ni a sus servicios ecosistémicos naturales. Estas son sus claves:

  • Ralentizar la aplicación del Pacto Verde Europeo y la estrategia europea ‘De la Granja a la Mesa’, priorizando la rentabilidad de las explotaciones agrícolas y ganaderas.
  • Más regadío. El programa del PP habla directamente de modernizar y ampliar el regadío agrícola, a pesar de que España es el cuarto país de la Unión Europea que soporta mayores niveles de estrés hídrico, según el World Resources Institute, y el segundo con mayor superficie agrícola calificada como regable. Hoy, el 80% del consumo nacional de agua se dedica a mantener los regadíos, pero los recursos hídricos disponibles son un 12% menores que en 1980 y se prevé que para 2050 disminuyan entre un 14% y un 40% adicional.
  • Más caza y menos lobos. El apoyo a la actividad cinegética (por su supuesto valor económico y su arraigo cultural) es uno de los objetivos del bloque medioambiental del programa del PP. También destaca la propuesta de retroceso en la protección del lobo, que volverá a ser una especie sujeta a control cinegético al norte del río Duero, si se cumplen las promesas populares.
  • Flexibilizar la regulación del espacio costero. Aunque no se moja con medidas concretas, el programa del PP habla de buscar fórmulas para compatibilizar la protección de la naturaleza costera con el desarrollo y las actividades socioeconómicas. 

Más allá de estas propuestas, el programa ambiental del PP también propone la adaptación del sector agroalimentario a la economía circular (para reducir el desperdicio alimentario), el desarrollo de la agricultura del carbono (facilitando los proyectos de absorción de CO2) y más gestión forestal, entre otras cosas. En definitiva, aunque incluye medidas de carácter medioambiental, la economía prima en todo momento y no existen acciones ni estrategias claras para mitigar el cambio climático ni la pérdida de biodiversidad.

Menos impuestos a la carne y más industria

Dentro del paquete de medidas de alivio fiscal para las familias, el PP propone corregir los efectos de la inflación con medidas como reducir el IVA a la carne con carácter temporal. De acuerdo con el último informe del IPCC, incentivar la reducción del consumo de proteínas animales es una de las medidas de mayor potencial de impacto en la lucha contra el cambio climático.

El programa popular también dedica varias medidas a recuperar la actividad industrial, con menciones específicas a los sectores de defensa, de automoción o aeroespacial, pero nada sobre cómo avanzar hacia industrias menos contaminantes o sobre su  electrificación. De lo que sí habla es de usar los fondos RePower de la UE para reindustrializar España y mejorar infraestructuras y redes de transporte.

Por último, aunque no especifica cuáles, el PP habla de adoptar medidas para que la industria española cuente con un precio eléctrico estable. Entre otras cosas, promete mejorar la dotación para la compensación de los gastos de CO2 de la industria electrointensiva con el objetivo de mantener su competitividad.

Más trenes, pero también más aviones y más coches

El transporte es el responsable del 37% de las emisiones globales de gases de efecto invernadero, según datos de la Agencia Internacional de la Energía. Dentro de las medidas debatidas en los últimos años para reducir su impacto climático, el último informe del IPCC destaca la necesidad de electrificar y de apostar por medios colectivos, cuyo consumo de energía por pasajero es mucho más bajo.

En relación a la movilidad, el programa del PP promete apoyo al tren y a las infraestructuras ferroviarias, con especial atención a la conexión de comunidades olvidadas como Extremadura, y la creación de una Tarjeta de Movilidad Ciudadana única que sirva para acceder a todos los medios de transporte públicos.

Sin embargo, no se olvida del coche, prometiendo modernización de carreteras y autovías, aunque el vehículo privado es una de las formas más ineficientes y caras de desplazarse. Según Ecologistas en Acción, una vía doble de ferrocarril tiene la misma capacidad de transporte que una autopista de 16 carriles.

Por último, el programa popular reabre el debate sobre las ampliaciones de los aeropuertos de El Prat y Barajas, buscando transformarlos “en hubs de movilidad de referencia mundial y estratégicos en el desarrollo de la industria turística y de la Marca España”. Sobre El Prat, SEO/Birdlife afirmó en su día que “el proyecto supondría un incremento de las emisiones, del impacto sobre el Parc Agrari y los espacios naturales y fortalecería una centralización en el transporte que no beneficia para nada un cambio de modelo ambiental y social”.

¿Nuevos impuestos a las renovables y más pantanos?

El último objetivo relacionado con el medioambiente en el programa del PP esboza las líneas de una nueva estrategia de gestión del agua y de las renovables. Estas son algunas de sus claves:

  • Más pantanos. El agua no puede fabricarse, por lo que los expertos suelen aconsejar que la demanda de agua se ajuste a su disponibilidad. Sin embargo, el programa del PP promete incrementar la disponibilidad de este recurso con medidas como modernizar las presas y los canales.
  • Protección de Doñana y el Mar Menor. Llama la atención que exista una mención específica a la protección de los espacios naturales y, en especial, de los acuáticos y los humedales, como Doñana y el Mar Menor. Ambos ecosistemas de valor único se encuentran en comunidades autónomas gobernadas por el PP. Allí, las decisiones tomadas en los últimos años son directamente contrarias a la conservación de estos espacios naturales.
  • Nuevo impuesto a las renovables. No se publican detalles, pero el PP promete la creación de una nueva tasa para financiar el incremento de medios necesarios para que la administración agilice la tramitación de los expedientes de energías renovables. Es cierto que muchos de estos proyectos, gestionados tanto desde el gobierno central como desde las autonomías, van con retraso por la saturación burocrática.
  • Adiós a la intervención del mercado mayorista eléctrico. El programa del PP promete acabar con la llamada excepción ibérica, un mecanismo de carácter excepcional que ha servido para controlar el precio del gas y su efecto en la factura de la luz en el último año.
  • Extensión de la vida útil de las nucleares. Dentro de la normativa europea, y siempre que el Consejo de Seguridad Nuclear dé el visto bueno, el PP promete abordar la extensión de la vida útil de las centrales nucleares. Según el plan actual, las últimas centrales operativas (Vandellós II y Trillo) cerrarán en 2035.

Más allá de estas medidas destacadas, el programa popular recoge también, de forma difusa, el impulso de la descarbonización y la electrificación, el aumento la capacidad de almacenamiento de las energías renovables y el desarrollo de combustibles alternativos e hidrógeno fabricado con electricidad renovable (el llamado hidrógeno verde).

Gracias a la colaboración de nuestra
comunidad podemos publicar. Ayúdanos a seguir.

COMENTARIOS

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.