suscribete a climatica

Confirmado: nunca has vivido un verano tan caluroso como este

Los meses de junio, julio y agosto en España han estado 2,2 ºC por encima de la media, según la AEMET. En Europa y el resto del mundo se ha vivido el mismo infierno, acorde a los datos del Servicio de Cambio Climático de Copernicus (C3S).
Un hombre, en Sevilla, sostiene un teléfono móvil que muestra una advertencia de sobrecalentamiento. Foto: REUTERS/Jon Nazca

La península ibérica, Baleares y Canarias. España en su conjunto acaba de sufrir el verano metereológico –que va del 1 de junio al 31 de agosto– más caluroso desde que comenzaron los registros, en 1961. Desde la Agencia Estatal de Meteorología (AEMET) confirman que los últimos tres meses han sido 2,2 ºC más tórridos de lo normal. El anterior récord databa de 2003, cuando la anomalía térmica media fue de 1,8 ºC, es decir, una diferencia de 0,4 ºC entre ambas fechas.

El mes de agosto ha sido calificado de “muy cálido” por los especialistas. En la península, la temperatura media ha sido de 24,7 ºC, lo que supone una diferencia de 2 ºC en comparación con el periodo de referencia (1980-2010). Esto ha hecho que el octavo mes de este año pase a ser el segundo más caluroso desde los años 60, solo superado por 2003.

La situación no ha sido mejor en las islas. En Baleares, el último mes del verano también resultó muy cálido, con una temperatura media de 27,3 ºC, siendo una anomalía de 1,9 ºC. En Canarias, la AEMET dice que agosto fue cálido o muy cálido en la mayoría de las zonas. La temperatura media fue de 23,5 ºC, casi un grado más alta que la media del periodo de referencia.

https://datawrapper.dwcdn.net/RLJKm/2/

No obstante, estos valores son solo medias. Si se compara de forma individual, el pasado mes se han vivido anomalías térmicas de más de 3 ºC y 4 ºC en zonas del sur de Galicia, Castilla y León, País Vasco, Navarra, La Rioja, Aragón, Cataluña, Madrid, este de Extremadura, norte y oeste de Castilla-La Mancha, centro y norte de la Comunitat Valenciana y Andalucía oriental.

En cuanto a las temperaturas máximas diarias, la AEMET detalla que han quedado en promedio 2,1 °C por encima del valor normal, mientras que las mínimas se situaron 1,8 °C por encima de la media.

Asimismo, la agencia señala que la ola de calor que afectó a península y Baleares entre el 30 de julio y el 15 de agosto representó una anomalía de 3,8 ºC, con una temperatura máxima de 36,1 ºC, e impactó a 27 provincias. Fue tal el episodio de temperaturas extremas que 23 estaciones registraron la temperatura media más alta para un mes de agosto. Además, en 17 estaciones principales la media mensual de las máximas diarias se convirtió en la más alta de la serie de agosto, y en 16, la media de las mínimas fue también la más alta de agosto desde el comienzo de las observaciones.

El récord de temperatura máxima ha sido el de los 42,6 °C registrados en Córdoba/aeropuerto. En este sentido, en siete estaciones principales, la temperatura máxima del mes fue la temperatura más alta registrada en agosto desde que existen datos, y en nueve estaciones se registró la noche más calurosa para un mes de agosto.

Junio y julio de récord

Los dos primeros meses del verano también fueron preocupantes. En junio, la temperatura media estuvo 2 ºC por encima de lo normal en la península, mientras que en Baleares la anomalía fue de 2,6 ºC. Es por ello que junio de 2022 ha sido el más cuarto caluroso desde el comienzo de la serie en 1961. Aun así, si por algo será recordado el sexto mes del año será por el intenso episodio cálido que duró desde el día 1 al 19 del mes, con una ola de calor –del 11 al 18– que ha pasado a ser la más temprana de la serie junto a la de 1981.

El mes de julio también hizo que los días fueran un infierno. Su temperatura media fue la más alta registrada en España no solo en julio, sino en cualquier mes desde, al menos, 1961, según la AEMET. La ola de calor que afectó a la península y Baleares fue la más importante desde que hay registros: ha sido la más intensa, la más extensa y la segunda más larga de la serie. En Canarias más de lo mismo: se produjeron dos olas de calor a lo largo del mes, con una temperatura media 1,6 ºC por encima de la media.

Anomalías medias mensuales de la temperatura del aire en superficie a nivel mundial y europeo, relativas a 1991-2020, desde enero de 1979 hasta agosto de 2022. Crédito: Copernicus Climate Change Service/ECMWF.

No solo es España

Este caos climático no es exclusivo de España. El calor extremo es una tendencia global que va a más día a día, mes a mes, año a año. A nivel mundial, la temperatura media de agosto fue 0,3 °C más alta que la media de 1991-2020, tal y como revela el Servicio de Cambio Climático de Copernicus (C3S).

En el caso de Europa, el organismo público europeo explica que la temperatura media sobre el continente ha sido la más alta registrada tanto para agosto (1,72 ºC más que la media, 0,8 ºC más que el anterior récord de 2018) como para el verano completo (1,34 °C por encima de la media y 0,4 °C más que 2021, el anterior verano más tórrido).

Como señala de forma inequívoca la evidencia científica de los últimos años, toda ola de calor es ahora más fuerte y/o común debido al cambio climático provocado por las actividades humanas. “Las temperaturas antes consideradas extremas ahora son poco frecuentes, y las que antes eran prácticamente imposibles son la nueva definición de extremas“, apuntaba recientemente un equipo de especialistas dedicado a estudiar la influencia del calentamiento global en los eventos extremos.

Gracias a la colaboración de nuestra
comunidad podemos publicar. Ayúdanos a seguir.

COMENTARIOS

  1. Doñana se seca por completo.
    La laguna de Santa Olalla, la mayor laguna permanente de Doñana, ha desaparecido. Resistía a la fuerte sequía que sufre el Parque y al terrible expolio del agua por los pozos ilegales y el turismo masificado.
    La laguna resistía pero ya no pudo más. Las fuerzas de Doñana se agotan.
    Las poblaciones de aves acuáticas en peligro de extinción -entre otras, la cerceta pardilla, el porrón pardo, la malvasía cabeciblanca o la focha moruna- llevan años sufriendo las consecuencias del terrible deterioro de uno de los espacios protegidos más importantes de España y de Europa.
    La laguna de Santa Olalla ya es solo un lodazal de barro, mientras el expolio del agua continúa. Sin humedales de agua dulce donde buscar refugio y alimentarse, ¿qué va a ser de las aves? ¿Qué va a ser del resto de animales que dependen de su agua para sobrevivir? ¿Y de los agricultores que utilizaban sus aguas de forma regulada?
    No podemos permitir que siga adelante el proyecto de ley que pretende regularizar las más 1.600 hectáreas de regadío ilegales, en gran parte responsables de la tragedia que vivimos ahora.
    No podemos permitir que la sobreexplotación que suponen los complejos turísticos del entorno siga sin regularse mientras asistimos a la desaparición del espacio protegido más emblemático de España.
    No podemos permitirnos perder el incalculable valor de la biodiversidad que acoge y sustenta uno de los humedales más importante de Europa.
    En SEO/BirdLife fuimos clave para salvar Doñana hace 68 años, utilizando todas las herramientas con las que contábamos. La presión de los intereses económicos es hoy mucho más fuerte y por eso necesitamos mucha más fuerza.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.