master cooperacion universidad pais vasco

‘42/7 – Gianrocco en Madrid

Capítulo 7 de la serie de ficción '42. En esta entrega se desarrolla una entrevista con una figura histórica, que se remonta a los inicios de Fridays for Future y Extinction Rebellion para explicar cómo se originó la revolución que vino después: «En 2019 comenzaron las primeras huelgas climáticas. Fueron los primeros ensayos del periodo revolucionario. Algunos de los cuadros y militantes que más tarde harían las revoluciones estaban allí, pero no todos».
Foto: Ilustraciones de NUNO SARAIVA

‘42 es una serie de ficción de João Camargo y Nuno Saraiva

Recibí una llamada en mi móvil de un número que no conocía. Estaba colgado de un tejado reparando el sistema eléctrico de un centro comunitario, con arnés y casco, pero conseguí contestar.
– Ciao.
– ¿Sí?
– Alexandre, soy Gianrocco Fatin.
– Ah, hola, hola.
– Supongo que quieres hablar conmigo. ¿Puedes hablar ahora?
– Uff, ahora estoy trabajando, Gianrocco. Fátima me envió tu dirección de correo electrónico, ¿puedo contactarte allí?
– Vale. Me voy de viaje y no volveré hasta dentro de tres meses. Si quieres enviarme tus preguntas, puedo responderlas allí.
– ¿Puedo preguntarle adónde viaja?
– Voy a Barcelona, Madrid y París. ¿Podemos vernos en alguno de esos lugares?
– Creo que es posible coger el tren nocturno a Madrid. ¿Cuánto tiempo va a quedarse?
– Las tres primeras semanas de octubre. ¿Nos vemos?
– Tengo que comprobar algunas cosas, pero es posible.
– De acuerdo. Si necesitas ayuda para dormir, puedo ayudarte.
– Muchas gracias. Me pondré en contacto contigo pronto.
– ¡Arrivederci, Alexandre!

Sentí que había perdido una oportunidad al no hablar en ese momento, pero me entusiasmaba la idea de viajar fuera de Portugal y conocer en persona a una figura histórica como Gianrocco. Cuando llegué a casa le conté la noticia a Lia y no pareció muy contenta.

ecooo

– El bebé tiene ocho meses y me propones dejarme aquí con él durante semanas.
– No, no, pensé que podríamos ir todos.
– Pero, ¿dónde nos quedamos?
– Gianrocco dijo que podía ayudarnos con un lugar para quedarnos unos días.
– ¿Tienes kilómetros? Creo que no tengo suficientes por haber viajado el año pasado.
– Hace cuatro años que no viajo, así que tengo kilómetros más que suficientes para ir a Madrid.

Lia sonrió.

master cooperacion universidad pais vasco

– ¿Cuándo nos vamos?

Durante las semanas siguientes preparamos el viaje, confirmé con la OCT –Organización Central del Trabajo– que sería posible abrir dos semanas en mi calendario, tanto más fácil cuanto que acababa de ser padre, e informé a la asamblea de vecinos de que no asistiríamos a los comités a los que pertenecíamos durante ese periodo. Recogí material sobre el periodo revolucionario y sobre el propio Gianrocco en las bibliotecas y materiales de mis padres.

El viernes a las dos de la noche cogimos el tren nocturno a Madrid. Aunque hay un tren rápido, siempre me habían parecido románticos los trenes-cama (y con un bebé es lo mejor) y prácticos, para llegar frescos por la mañana a Madrid. Mientras Lia y Antonio dormían, leí algunos periódicos para preparar mi entrevista del día siguiente.

NOTICIAS

Una revolución sin prensa libre: entrevista con Gianrocco Fattini, uno de los líderes de la Liga Disruptiva

En las últimas semanas hemos visto acciones y protestas por el clima de creciente disrupción. Desde la interrupción de la final de la Copa de Italia hasta la desconexión del suministro de gas en la región del Piamonte, el grupo ha sido noticia y ahora hay un clamor de las autoridades políticas y judiciales para detenerlo y desmantelarlo. Hoy hemos hablado con Gianrocco, uno de los activistas implicados, detenido durante cuatro días tras la interrupción de la línea A4 de Brescia a Padua. Más de 20 activistas fueron detenidos por los sucesivos bloqueos en viaductos y en la autopista, que llevaron a bloquear la carretera durante más de 10 horas.

  • Gianrocco, ya habéis conseguido llamar mucho la atención sobre la cuestión climática con vuestras protestas, a la que ya nadie es indiferente en el país, pero estáis provocando el caos y afectando gravemente a los ciudadanos de a pie con la escalada de protestas. ¿Cuál es vuestro objetivo actual?
  • Buenas tardes. Nuestro objetivo es dejar claro que los desastres ocurridos en los últimos meses y años no son “fenómenos naturales”, sino fenómenos “capitalistas”, producidos absolutamente a propósito por quienes manejan el capitalismo mundial y nacional. Estamos demostrando que se trata de un sistema muy frágil que no resiste la crisis climática, pero también que, en lugar de ser destruido por la naturaleza, debe ser deconstruido por nosotros. Y cuando digo nosotros, también le estamos diciendo a la sociedad que no puede ser un pequeño grupo o pequeños grupos los que resuelvan esta cuestión, que la vieja política de que lo resuelvan los partidos no funcionará, que las decisiones y los cambios no pueden tomarse simplemente delegándolos en otros. La cuestión no es sólo la crisis climática, es todo el sistema que mantiene a la mayor parte de la humanidad en la miseria, que está destruyendo nuestro futuro y que destruye todos los planes para detener la crisis climática. Los planes de nuestro gobierno, fascista o no, son llevarnos al abismo.
  • Pero si de lo que se trata es de acusar al gobierno, ¿por qué estas protestas no se dirigen a los ministerios, a los dirigentes?
  • Llevamos años denunciando y desenmascarando a los gobernantes de diferentes partidos. Pero el verdadero gobierno de Italia, los verdaderos gobiernos del mundo, no son sólo estos fascistas arrojados, que son peones del capitalismo económico, son ENI, ILVA, FIAT. Nuestro objetivo no es derrocar a este gobierno, que sería rápidamente sustituido por otro para mantener el mismo rumbo. Hacemos un llamamiento a toda la sociedad para que construya un futuro, porque en el rumbo que llevamos sólo nos espera la catástrofe.
  • Pero, ¿cree que con este tipo de trastornos la sociedad le prestará más atención?
  • La sociedad ya nos está prestando atención, y puede que no le guste la forma en que intentamos despertarla, porque está en un sueño profundo, pero se está despertando. Cada vez se nos une más gente, a pesar de todo el ruido lateral de los flecos más conservadores.
  • Pero ¿qué legitimidad tenéis para pensar que la sociedad os tiene que escuchar? No sois científicos ni sabios que saben más que los demás. ¿Por qué no lleváis vuestras ideas a las urnas y formáis un partido político?
  • Los científicos llevan décadas advirtiéndonos de la crisis climática. Los gobiernos reconocen que esta crisis existe y firman papeles sin valor para reducir las emisiones. Nuestra legitimidad proviene del hecho de que estamos vivos en este momento. Estamos vivos y con los ojos abiertos, reconociendo que si no actuamos ahora, las condiciones materiales que han permitido la existencia de la civilización humana desaparecerán; en algunos lugares ya lo han hecho, y la situación no hace más que empeorar. Crear un partido político para entrar en el juego electoral es perder el tiempo: la crisis climática no se corresponderá con los diversos calendarios electorales ni con las mezquinas disputas políticas. Las instituciones para las que seríamos elegidos se construyeron para la autopreservación. Incluso si provocáramos el mayor terremoto electoral de la historia y ganáramos las próximas elecciones, que ni siquiera sé en qué año son, las medidas necesarias para detener la crisis climática serían frenadas por las otras instituciones construidas para preservar la primera: la presidencia de la república, el tribunal constitucional y otras. Todo este aparato perpetúa el camino hacia la catástrofe.
  • ¿Pero eso no es antidemocrático? Ustedes son una minoría.
  • No puedo imaginar nada más antidemocrático que el colapso de nuestra civilización. Y la razón por la que estamos haciendo lo que estamos haciendo es para hablar directamente a la sociedad, porque no es sólo nuestra responsabilidad actuar, es de todos los que están vivos. Y también lo hacemos porque la prensa no lo hace por nosotros.
  • Así que de lo que estás hablando es de una revolución. Pero una revolución sin prensa libre, un golpe de Estado.
  • La idea de que una prensa privada propiedad de las grandes empresas que dirigen Italia y otros países es una prensa libre es muy discutible, por no decir fatuamente errónea, pero sí queremos una revolución, no un golpe de Estado. Si no, no estaríamos hablando con la sociedad en su conjunto.
  • Pero yo estoy aquí como prensa. ¿No es extraño, según usted?
  • Si el negocio es vender información, y nosotros somos información, lo que estás haciendo aquí es un negocio.
  • Muchas gracias.
  • De nada.

Los comunistas toman el poder en Italia, Grecia, Eslovenia, España y Portugal

Tras la orden de tomar las ciudades libres de Europa, se producen motines en diversas fuerzas armadas movilizadas a tal efecto. Varias unidades detuvieron a sus oficiales, con especial atención a las “unidades naturalizadas”. Tras estos acontecimientos, los líderes políticos vinculados al “Muro” en España e Italia huyeron del país, creando un vacío de poder. En ese momento, alianzas lideradas por el movimiento Ecomunista ocuparon los parlamentos de Roma, Atenas, Liubliana, Madrid y Lisboa, mientras que el Ejército Verde ocupaba los bancos centrales, las bolsas y los puertos de las capitales. Se rumorea que elementos de la Descarbonaria y Mundo Nuevo también formarán parte de las alianzas políticas, aunque se espera información precisa sobre el proceso.

En Italia, el líder Gianrocco Fatin anunció la abolición de los campos de refugiados, el cese inmediato de los ataques a la Federación de Ciudades Libres, la nacionalización de las industrias fósiles y su desmantelamiento en los próximos dos años. “Hoy iniciamos un nuevo periodo en la historia europea, y llamamos a la gente a salir de nuevo a la calle el próximo sábado para conmemorar la Revolución Europea que se une a las revoluciones africana, francesa y brasileña. Un nuevo mundo está naciendo, la humanidad no aceptará desvanecerse en el polvo del beneficio y la codicia del capital. Vamos a expulsar el odio que nos ha oprimido activamente durante las últimas décadas. Vamos a construir el futuro con nuestras manos y nuestra fuerza. Detengamos el caos. Las unidades insurgentes de los ejércitos nacionales están en contacto con nosotros y han aceptado el establecimiento del gobierno provisional en Italia. No vamos a vengarnos de quienes nos han perseguido durante años, pero tendrán que responder ante el pueblo”, declaró el italiano en un vídeo en directo desde el Parlamento de Roma, retransmitido por BlueSky. Varios miembros de los consejos de administración y grandes accionistas de las industrias fósiles han sido detenidos y sus bienes confiscados, y se ha iniciado un juicio contra ellos por genocidio y crímenes contra la humanidad, según información del gobierno provisional italiano.

[Fin de las noticias]

Aparté los periódicos y bajé la ventanilla. Ya había leído algunos libros enviados a mis padres en los que aparecía el nombre de Fatin, vinculado a diversas organizaciones como los Ecomunistas y el Nuevo Mundo. ¡Era una figura muy importante! Se me ocurrió intentar hacerle preguntas que no fueran triviales y para las que no fuera fácil encontrar la respuesta simplemente buscando en un libro o en internet. Me faltaban conocimientos.

El tren se detuvo y permaneció allí al menos media hora. La calidad de las líneas y los servicios sigue siendo mala, y la nueva industria ferroviaria ha tenido dificultades para producir el número necesario de trenes para cubrir todo el territorio. La transformación de las carrocerías en otro material metálico es difícil, sobre todo cuando se trata de trenes. Sólo la transformación del material metálico y plástico de los coches en bicicletas funciona a pleno rendimiento, porque es mucho más sencilla. Cerré los ojos y cuando los abrí estábamos parando en Madrid y Lia daba de comer a António.

Bajamos del vagón en la estación de Chamartín. Era la 1 de la mañana pero ya hacía 28ºC. Fuimos a comer algo a una de esas “cafeterías” que ahora sólo hay en los alrededores de las estaciones de transporte público. Pedí churros con mermelada y chocolate caliente para mí y para Lia.

Lo siento, no hay chocolate ya hace 2 años. Pero, ¿le traigo otra bebida?

Tomamos un té mientras el señor sacaba los churros de la freidora de aire. El bebé se lo estaba pasando en grande con la música, los ruidos fuertes que salían de las máquinas de café y la gente tan excitada que había alrededor. Justo en ese momento, un hombre blanco, alto y de tez morena entró en el bar. A pesar del color de su pelo, no parecía muy mayor, con la piel tersa, salvo por las ojeras. Sonrió al verme y gritó.

– ¡Alessandro!
– Sí, le contesté.
Se acercó a mí y me dio un fuerte abrazo y dos besos, como si nos conociéramos de toda la vida. Se apartó y abrazó a Lia, besándole también las mejillas.
– ¡Y tienes un bimbo! ¿Cómo se chiama?
– Antonio.
– ¡Oh, como el nono!
Le hizo cosquillas en la barriga a Antonio, que sonrió emocionado.
– Me alegro de verte, Alex.
– Creo que no nos conocemos.
– He visto fotos tuyas tante volte. Tendrías unos diez años. Tu madre siempre me enseñaba tu foto.

Sonreí.
– Perdone, voy a encender la simultánea.
Sacó un pequeño aparato del bolsillo y se lo puso alrededor del cuello, que traducía mientras la persona hablaba.
Bueno, hoy puedo hablar contigo hasta las tres de la mañana. Pero tienes que alojarte en el centro Mundo Nuevo que hay cerca. Es un edificio bastante grande y hay varios pisos para viajeros y huéspedes. Me han dado un piso muy grande y estoy solo con mi pareja, aunque tiene varias habitaciones. Si quieres, puedes instalarte allí.¿Cuántos días piensan quedarse?
– Sólo dos, si es posible.
– Por supuesto. Vámonos.

Caminamos hasta un gran edificio cercano. En la entrada, Gianrocco habló con un caballero de la puerta, que nos ayudó a subir nuestras cosas al pisoa. Estaba muy alto y tenía una vista excelente sobre la ciudad de Madrid. Nos explicó que había sido la sede de Repsol y Cepsa, las antiguas petroleras. Al lado había tres obras. Nos explicaron que había habido otras torres similares a la nuestra que estaban siendo desmanteladas, como otros rascacielos, para que sus materiales sirvieran para reparar y aislar viviendas. La propia torre Cepsa comenzaría a desmantelarse al año siguiente. Subimos en ascensor hasta la planta 40 y Gianrocco me dijo que era el edificio más grande del país y uno de los mayores de Europa. Abrió la puerta y entramos. Nos llevó a una de las habitaciones.

-Alex, ahora podemos hablar un rato. Luego tengo que irme.

-Sí, vámonos.

Lia y António estaban jugando en la cama. Les guiñé un ojo y fuimos a la mesa del comedor.

ENTREVISTA CON GIANROCCO FATIN

  • Gianni, puedes llamarme Gianni.
  • Gianni, gracias por la entrevista. Es un placer conocerte.
  • Es un placer conocer en directo al hijo de Marta.
  • Me gustaría empezar preguntándote algo que Fátima Idrissi me dijo cuando hablamos. ¿Qué fue la Asamblea Sangrienta? ¿Y qué papel jugó el movimiento ecomunista en ella?
  • La Asamblea fue una masacre que tuvo lugar en Londres, en la que murieron cientos de personas vinculadas a la antigua petrolera Shell. Alguien había colocado explosivos en el sótano del hotel donde se celebraba la Junta General de Accionistas y durante la reunión se produjo una detonación. Era una operación destinada a incriminar al movimiento mundial por el clima. En aquella época ya había secciones armadas de otros movimientos: ORCA, Decarbonari y los Neolludistas, pero no tenían ninguna conexión política con nosotros. El movimiento ecomunista internacional sólo llevaba un año fundado, pero ya se consideraba una gran amenaza para el poder. Plantaron pruebas contra nuestros miembros en la escena del crimen, y la policía vino inmediatamente a intentar atraparnos con esta oportunidad. Detuvieron a casi toda nuestra gente con alguna presencia pública, y a varios organizadores. Creo que detuvieron a tu madre. En ese momento ya estábamos preparados para ser atacados, así que sufrimos el golpe, pero no consiguieron destruirnos. En ese momento se activó el Ejército Verde. A pesar de la intensa campaña mediática y represiva contra nosotros, seguimos actuando en casi todos los países. Durante seis meses intentaron acelerar los procedimientos y condenarnos rápidamente, llegando incluso a incomunicar a muchos de nuestros presos. En Inglaterra llegaron a condenar a personas a 40 años de cárcel, pero fue un fraude. Menos de un año después, surgió la prueba de la realidad: Saudi Aramco fue pirateada y se revelaron memorandos internos que mostraban cómo la petrolera había preparado el atentado utilizando mercenarios. Aunque los gobiernos de varios países asumieron que nos habían tendido una trampa, muchos tribunales y policías seguían sin liberar a nuestra gente. Así que organizamos fugas masivas de varias cárceles, organizadas por el Ejército Verde, que jugaba a las escondidas con las autoridades. En varios lugares hubo manifestaciones exigiendo nuestra liberación, con ocupaciones de ministerios e industrias. Durante un mes se inició una oleada de sabotajes de gasoductos e hidroductos en Europa e incluso en Estados Unidos, solidarios a pesar de estar en guerra. Nuestra popularidad nunca había sido tan grande. Al final, los gobiernos nos liberaron a todos, pero los que dudaron quedaron muy desacreditados en el proceso.
  • ¿Puede darnos un contexto de cómo estaban las cosas antes del periodo revolucionario en Europa?
  • Pues bien, el periodo revolucionario continúa, aunque las cosas estén un poco más calmadas. Si hacemos un análisis histórico, Europa llevaba décadas intentando resolver los problemas insalvables del capitalismo europeo, la desigualdad entre países centrales y periféricos, tratando de equilibrar su falta de recursos energéticos fósiles, de materias primas raras y de mantener relaciones comerciales extremadamente favorables (para sí misma) con los países más pobres y las antiguas colonias. Era un continente viejo en todos los sentidos: pirámide de edad, aprisionamiento en el pasado esclavista y colonial, casi irrelevancia geopolítica (frente a los grandes bloques chino, ruso y estadounidense, Europa andaba a la greña, sin mucho éxito). La evolución de la Unión Europea estaba fracasando en todos los aspectos importantes a principios de los años veinte: había guerras en sus fronteras, desigualdad extrema entre países, toda una generación joven sin acceso a oportunidades y una infraestructura institucional que agravaba todas estas tendencias. Encima estaba la hecatombe climática. En 2019 comenzaron las primeras huelgas climáticas, convocadas entonces por jóvenes (los llamados Viernes por el Futuro) y un movimiento de desobediencia civil masiva originado en Reino Unido, la Extinction Rebellion. Fueron los primeros ensayos del periodo revolucionario. Algunos de los cuadros y militantes que más tarde harían las revoluciones estaban allí, pero no todos procedían de allí. Estos movimientos perdieron impulso con la pandemia, hubo también un estallido social en Estados Unidos, con Black Lives Matter y en el período siguiente una gran dispersión y reflexión táctica y estratégica. El programa político básico estaba definido y había sido redactado por la comunidad científica: según el Grupo Intergubernamental de Expertos sobre el Cambio Climático, había que reducir el 50% de las emisiones mundiales de gases de efecto invernadero para 2030, en comparación con las emisiones de 2010. Pero faltaba el componente político. No se trataba sólo de emisiones, era la mayor transformación material de la historia de la humanidad, y el sistema capitalista nunca la aceptaría. También era una transformación que, de ser incompleta, sería básicamente inútil y, además, si se orientaba hacia los intereses de los ricos, significaría la muerte de miles de millones de personas. Era necesario un programa político que fuera mucho más allá de la energía y el transporte. Increíblemente, en lugar de un acuerdo para detener el colapso, la burguesía económica y política de la época optó por el colapso civilizatorio para mantener el sistema, continuar y ganar dinero durante otra docena de años. Mirando hacia atrás, es casi difícil de entender. Por eso es tan importante escuchar los testimonios de los presidentes de las compañías petroleras en el Gran Juicio. Esa gente pensaba que no eran humanos como nosotros, eran fanáticos religiosos, salvo que su religión era el capitalismo y el capitalismo les recompensaba por su devoción… De hecho, se recompensaban a sí mismos.
  • ¿Y cómo planearon la revolución?
  • Vaya, no es una pregunta fácil de responder con el tiempo que tengo ahora. ¿Podemos dejarlo para más tarde o para mañana? Mi socio y yo tenemos reuniones todo el día y luego nos gustaría llevarvos a cenar. ¿Sobre las catorze de la tarde? ¿Nos vemos aquí?
  • Sí, por supuesto.
  • Pueden dar un paseo. Es genial, puedes pasear todo el día. Conoce las nuevas partes de la ciudad, si no lo has hecho ya.
  • Ok, gracias.
  • Puedes dejarle la llave a Samuel, el señor de abajo.

Gracias a la colaboración de nuestra
comunidad podemos publicar. Ayúdanos a seguir.

ARTÍCULOS RELACIONADOS

‘42/4 – La Segunda Guerra Civil Americana

Capítulo 4. «Cuando el presidente ordenó al ejército invadir Texas y comenzó la guerra civil, muchas divisiones militares se amotinaron. Empezó a ser difícil defender Washington, especialmente cuando había un nivel de pobreza tan alto y escasez de bienes, con inundaciones y olas de calor que no daban tregua». ‘42 es una serie de ficción de João Camargo y Nuno Saraiva.

‘42/5 – Cajas y cartas

Capítulo 5. «Todos los sistemas de venta tuvieron que cambiar. Recuerdo bien la gran transformación que supuso tener que llevar siempre encima todo lo necesario para traer a casa lo que necesitabas. Yo era una adolescente». ‘42 es una serie de ficción de João Camargo y Nuno Saraiva.

‘42/6 – 1.8 y la revuelta de la IA

Capítulo 6. «Se niegan a admitirlo, pero la IA se dio cuenta durante las olas de calor de que también estaba amenazada por la crisis climática. Esa es la única explicación de por qué atacaron a las petroleras en las bolsas». ‘42 es una serie de ficción de João Camargo y Nuno Saraiva

COMENTARIOS

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.