‘42/4 – La Segunda Guerra Civil Americana

Capítulo 4. «Cuando el presidente ordenó al ejército invadir Texas y comenzó la guerra civil, muchas divisiones militares se amotinaron. Empezó a ser difícil defender Washington, especialmente cuando había un nivel de pobreza tan alto y escasez de bienes, con inundaciones y olas de calor que no daban tregua». ‘42 es una serie de ficción de João Camargo y Nuno Saraiva.
Foto: Ilustraciones de NUNO SARAIVA

Tenía ya tanta información que le pedí a Olivia que se tomara un breve descanso. Los escolares vinieron a tomar clases en la biblioteca. Las bibliotecas dejaron de ser lugares tranquilos hace mucho tiempo. Era normal que hubiese ruido, se convirtieron en lugares muy concurridos. En las bibliotecas se imparten clases de historia, geografía, ciencias y otras materias, a menudo con los propios bibliotecarios como profesores. Con los años se han convertido en grandes organizadores de la información y la educación, en consonancia con las nuevas escuelas teóricas y profesionales, y también en respuesta a la desaparición de la mayor parte de la prensa. El ruido cesa cuando Leo, bibliotecario de día, entra vestido de pirata. ¡La clase de hoy promete! Se disculpa y dirige a los niños hacia una sala con el letrero de «Pasado». A Olivia le hace mucha gracia. Intento retomar nuestra conversación.

Entonces Texas declaró la independencia y otros estados se preparaban para hacer lo mismo. Pero California no había defendido tradicionalmente las mismas posiciones. ¿Cuál era la postura de California en aquel momento?

California nunca estuvo del lado de Texas. Pero se opuso frontalmente al estallido de una guerra civil y a la ocupación de los órganos de gobierno de los demás estados. Las elecciones presidenciales se habían suspendido, pero California celebró las elecciones a Gobernador y al Senado del estado. La plataforma que ganó, de independientes que se presentaban contra el Partido Demócrata, defendía el rechazo a la intervención militar en otros estados.

Cuando el presidente ordenó al ejército invadir Texas y comenzó la guerra, muchas divisiones militares de todo el país se amotinaron. En particular, las que contaban con nuevos reclutas eran muy indisciplinadas. En el bando de los secesionistas, la mayoría de los militares de Texas se habían unido al Texit y ahora servían en las Fuerzas Armadas de la nueva república. Fue en esta época cuando se empezaron a abandonar muchas bases militares en el extranjero. Los marines y la Armada abandonaron casi todas sus bases, y el Ejército más de la mitad, pero intentaron mantener sus bases en África: en Níger, Camerún, Yibuti y Somalia. La de Guantánamo, en Cuba, fue una de las bases más famosas que se cerraron. Entonces comenzó la invasión, sangrienta, y los tejanos resistieron violentamente en las batallas de Texarkana, Wichita Falls y Boise, con escaramuzas que se extendieron por las fronteras norte y este.

¿Y las tropas de California?

La Guardia Nacional de California y las unidades militares con base allí se negaron a obedecer las órdenes federales de marchar a través de Arizona y Nuevo México e invadir Texas desde el oeste. Por otra parte, en abril se desataron incendios gigantescos y hubo que evacuar a cientos de miles de personas del norte de California. Fueron principalmente las Fuerzas Armadas del estado las que lo hicieron. También en ese momento, el presidente estadounidense ordenó la militarización de la industria fósil, pero California cerró sus infraestructuras, entre otras cosas porque ya había firmado el Tratado de No Proliferación de Fósiles hacía muchos años. Hasta entonces, California no había hecho ninguna amenaza secesionista, a pesar de que los partidarios del Calexit se movilizaron para ello.

Entonces, ¿cómo se produjo la secesión?

La primera incursión del ejército estadounidense en el sur se empantanó sin grandes resultados, porque los combates se quedaron en las zonas fronterizas de Texas. Hubo una fase tibia que duró casi un año, sin grandes avances. La Armada estadounidense estaba mejor organizada que el Ejército y bloqueó los barcos tejanos, sobre todo los petroleros y metaneros, llegando a hundir varios de ellos. Pero las inundaciones y las olas de calor interrumpieron varias ofensivas y batallas, aunque siempre continuaron las escaramuzas a lo largo de las fronteras, así como las acciones de las milicias en otros estados.

El huracán Lukoil mató a más soldados que los combates de aquel año. Por aquella época, el humo de los incendios del Amazonas cubrió todo el sur de Estados Unidos durante dos meses y medio. Nunca había sol. La única claridad provenía de un cielo naranja oscuro.

‘42/4 – La Segunda Guerra Civil Americana

¿Y aun así la lucha continuó y Texas permaneció inquebrantable?

Sí. Militarmente, Texas era incapaz de avanzar fuera de su territorio, pero el clima parecía jugar a su favor. La violencia entre los estadounidenses era cada vez más difícil de defender por parte de Washington, sobre todo cuando había un nivel tan alto de pobreza y escasez de bienes, y cuando las inundaciones y las olas de calor no daban tregua y exigían muchos recursos. Había muchas personas dedicadas a la extinción de incendios, las evacuaciones o la atención sanitaria, y quedaban relegadas a un segundo plano durante el esfuerzo bélico. Se desmantelaron las unidades militares insurgentes y el gobierno trató de consolidar el poder en los demás estados independentistas, haciendo frente a las milicias religiosas y de extrema derecha y restableciendo una parte del poder estatal bajo protección federal, poniendo fin a las vías institucionales de secesión.

La violencia de las milicias, en particular la de los Nacris, los Alt-Knights y los 6MWE contra las comunidades negras y LGBT+, permitía al gobierno seguir retratando a los secesionistas como sectas religiosas ultraconservadoras, lo cual era parcialmente cierto. Con un fuerte respaldo militar, fue posible recrear instituciones en los estados independentistas y establecer nuevos gobiernos de coalición entre demócratas y la parte más centrista de los antiguos republicanos, ahora organizados en el nuevo Partido Federal.

Pero al norte, la crisis desencadenó disturbios en Boston, Detroit, Seattle, Chicago, Nueva York y Portland. Los soldados desmovilizados eran particularmente activos. La ocupación del Canal de Panamá por parte de la Armada tuvo un impacto significativo, encareciendo aún más los productos. El Gobierno sintió que necesitaba actuar o perdería la guerra y probablemente el país.

La emigración a Canadá siguió aumentando, y para entonces había millones de refugiados y desertores allí. También hubo rumores de campos de concentración para comunidades negras, indígenas y LGBT+ en Texas.

Cuando al año siguiente hubo una amenaza de los tejanos de usar las bombas nucleares tácticas que tenían, el ejército estadounidense pasó a la ofensiva. En un ataque rápido, utilizó armas nucleares de pequeña escala en varias bases militares, inutilizando el armamento tejano, y lanzó una gran ofensiva para tomar Pantex, pero el resultado no fue el esperado, ni militar ni políticamente. Algunos dicen que fue una artimaña tejana por parte del extremista Terry Rousseau para forzar a Estados Unidos a atacar, pero eso nunca llegamos a entenderlo bien.

Tras las bombas, el ejército estadounidense sólo consiguió ocupar menos de la mitad de Texas: tomó Dallas, pero no pudo avanzar hasta San Antonio, Austin o Houston. La Armada tejana logró mantener los puertos. No se encontraron campos de concentración. Y fue entonces cuando ocurrió algo extraño: una ola de simpatía por Texas empezó a recorrer el país, con nuevas insurrecciones en las Fuerzas Armadas y la difusión muy abierta de la idea de que se trataba de una guerra de agresión, idea que empezó a defenderse incluso entre los demócratas. En otras palabras, Washington estaba librando una guerra en el frente, pero alimentaba una revolución en la retaguardia. Seattle y Portland se declararon ciudades libres, las primeras en el territorio, siguiendo el ejemplo de otras ciudades extranjeras. Fue entonces cuando California organizó un referéndum y anunció su independencia de Washington.

¡Eso fue sorprendente! ¿Cambió el curso del conflicto?

Sí, al inicio del Año del León, la guerra era extremadamente impopular en Estados Unidos. La mitad sur de Texas se resistía a rendirse, pero incluso en la parte norte, los conflictos urbanos no cesaban. Los combates se volvieron muy violentos. La guerra civil se convirtió en una guerra de guerrillas, expandiéndose cada vez más a otros estados. En las ciudades de los estados del sur, la guerrilla secesionista comenzó a atacar al Ejército y a causar graves daños. Al mismo tiempo, grupos bien entrenados comenzaron a destruir la infraestructura fósil en el sur del país. Más tarde, supimos que eran diferentes unidades del Ejército Verde, del movimiento ecomunista. En Florida, Alabama y Luisiana, infraestructuras, puertos de petróleo y gas natural, gasoductos y oleoductos fueron objeto de una campaña sistemática de destrucción. Duró seis meses y terminó con un sistema fósil incapaz de operar. Muchas de las bases militares estadounidenses que aún estaban abiertas fueron cerradas en esa época, algunas por exigencia de los gobiernos locales.

¿Y en California?

En California, después de otro verano de terror entre incendios y olas de calor, las tensiones debido a los refugiados, tanto del norte como del sur, aumentaron. El Gobierno cerró fronteras y decretó el aislamiento californiano. Pero el pueblo no lo aceptó. Fue entonces cuando comenzó la revolución, lo que llevó al derrocamiento del gobierno del Calexit. Pero era un movimiento más grande. En esas mismas semanas, ocurrió algo parecido en Francia y Brasil. Washington también se dio cuenta del gran cambio que se estaba produciendo. Los jefes del Estado Mayor de las Fuerzas Armadas estadounidenses se negaron a continuar la guerra y obligaron al presidente a declarar un alto el fuego y dimitir.

Y entonces terminó la guerra.

Sí. La contrapartida fue la entrega de todas las armas nucleares y del arsenal BCQ tejano, que aceptaron. Luisiana, Florida, Mississippi, Arkansas, Tennessee y Nuevo México quedaron libres para convertirse en estados independientes. Texas propuso que esos nuevos estados crearan una confederación, pero ninguno aceptó.

Con el fin de la guerra civil, ¿cómo era la vida en los nuevos territorios?

‘42/4 – La Segunda Guerra Civil Americana

El nuevo gobierno de California llegó a un acuerdo de fronteras abiertas con México y creó lo que cariñosamente llamamos «Mexicali» (el acuerdo se firmó allí mismo, en la antigua frontera entre Calexico y Mexicali). Parte del acuerdo consistía en que México cerrara su industria de combustibles fósiles, incluidas las plataformas de las empresas estadounidenses que habían sido incautadas al inicio de la guerra. Para entonces, más de 10 millones de refugiados llegaban de Centroamérica y necesitaban nuestra ayuda, y nosotros la suya. Se produjo una profunda transformación en la agricultura y también en las áreas más tecnológicas. La escasez de agua y energía provocó grandes cambios sociales. Pero todo esto sucedió mientras seguíamos luchando en otra guerra.

¿Otra guerra?

Sí, la guerra permanente que nos hacía el clima, con inundaciones, sequías, olas de calor e incendios forestales todos los años. Necesitábamos inmigrantes para reforzar y transformar nuestra agricultura, cada vez teníamos menos tiempo para trabajar a causa del calor y necesitábamos mucha gente, también para llevar a cabo grandes asentamientos de tierras y transformar nuestro paisaje. Además de una enorme cantidad de trabajo mecánico, había que realizar también trabajo humano, mantenimiento diario. Necesitábamos millones de personas para pensar y organizar el futuro, porque nosotros y ellos éramos el futuro que había.

Aún teníamos mucha capacidad tecnológica, pero necesitábamos mucha más gente. En Estados Unidos, por fin hubo nuevas elecciones presidenciales y el primer presidente «independiente» fue elegido con la promesa de paz, cuidados y el fin del caos climático, prometiendo literalmente un nuevo sistema político y económico.

Helen Vargas.

Exacto, Helen Vargas. Ella provocó un gran cambio durante la posguerra. Se abolió el arcaico sistema del Colegio Electoral y entró en vigor el sistema de «una persona, un voto» en lo que quedaba del país. Hubo nuevas adiciones a la Constitución y los estados perdieron su autonomía.

Los que quedaron…

Sí, los principales estados independentistas ya se habían ido… Se socializó la producción de energía, se creó un gigantesco programa de obras públicas, el ya famoso «Cuerpo Climático», y se instituyó el Servicio Universal de Salud. La mayoría de las ciudades prohibieron los coches. Lo que antes parecía imposible ahora era normal.

¿Cómo crees que fue posible?

Porque la guerra, la escasez, el hambre, las pérdidas y el caos climático abrieron nuevas perspectivas. Los años de guerra propiciaron que el papel de Estados Unidos en el mundo fuera diferente. La idea del excepcionalismo estadounidense se había acabado. Copiábamos lo que hacían Francia, China, Brasil, lo que hacían otros y que parecía funcionar… El resto del mundo también estaba sumido en otros conflictos, en el caos. Varias ciudades estadounidenses se adhirieron a la federación de ciudades libres y se llegó a un acuerdo para que los habitantes de estos territorios votaran en las elecciones federales y, dependiendo de los estados, incluso en las estatales, aunque mantenían un alto nivel de autonomía y autogestión financiera y social. Se celebró un referéndum para que Estados Unidos se adhiriera al Tratado Mundial sobre el Clima y adoptara su moneda, el «carbo». Este voto fue decisivo para la transformación de la mayoría de las Fuerzas Armadas y de los veteranos de guerra en fuerzas de protección civil y en el Cuerpo Climático.

¿Y las otras nuevas repúblicas?

La República de Texas pronto pasó a llamarse República Cristiana de Texas, y se convirtió en un lugar muy conservador, al que muchos llamaban Gilead –en referencia al libro de Margaret Atwood–. Hubo una revuelta en Austin, que quería convertirse en una ciudad libre, pero fue aplastada por los tejanos. Luego hubo un enorme éxodo de negros y de población urbana a México, Nuevo México y Luisiana.

Pero Luisiana también se había convertido en una república independiente…

No, mientras tanto, Luisiana había solicitado su reincorporación a Estados Unidos. Texas cerró sus fronteras, intentando evitar que parte de su población –sobre todo las mujeres– siguiera huyendo. El «triángulo evangélico» formado por Arkansas, Mississippi y Tennessee reforzó sus inclinaciones agrícolas y religiosas. Los demás estados independientes se convirtieron en pequeños países, algunos se adhirieron al Tratado sobre el Clima Mundial y volvieron a mantener relaciones normales con sus vecinos. Las nuevas identidades nacionales, dejando aparte la religión, estaban poco consolidadas y el nuevo gobierno estadounidense había abierto, de hecho, una nueva página… El acuerdo social anterior había quedado completamente destruido y había que construir uno nuevo.

Pero en aquel momento había un problema de falta de gente…

Estados Unidos había perdido 100 millones de habitantes en la guerra de secesión, más de un tercio de la población. No olvidemos que California, Texas y Florida eran los tres estados más poblados. Había un problema de falta de gente, pero sobre todo había un problema de refugiados a gran escala: muchas de las nuevas repúblicas no los querían.

La nueva presidenta de Estados Unidos fue puesta a prueba cuando permitió la entrada de 40 millones de refugiados climáticos (de Canadá y también de Centroamérica). La contrapartida fue obligar a la mayoría de estos refugiados a trabajar en la agricultura en Iowa, Nebraska, Kansas, Indiana y Carolina del Norte. Era un compromiso con los sectores más conservadores. Sin embargo, el movimiento comunista ya había sido despenalizado y comenzó a organizar varios sindicatos y comités agrícolas en el país y a organizarse como fuerza política, a pesar de que Vargas tenía mucho poder en ese momento. Fue en esta época cuando se produjo el jubileo internacional y comenzaron las condonaciones de la deuda externa, un gran alivio para varios países más pobres que incluso redujo la emigración.

‘42/4 – La Segunda Guerra Civil Americana

¿Y cómo fue la entrada de Estados Unidos en el Tratado Mundial sobre el Clima?

Hubo un referéndum y ganó el ‘Sí’, pero por poco. En aquel momento había mucho descontento y se temía una nueva guerra, incluso hubo disturbios. Los estados y ciudades pertenecientes al tratado se vieron obligados a acoger refugiados cuando estuvieron en condiciones de hacerlo. La conmoción social fue mucho mayor que cuando se prohibió la venta de coches de combustión interna, pero con el transporte público gratuito este asunto se convirtió en algo residual. Las primeras Rutas del Futuro resultaron menos problemáticas de lo previsto y el flujo de llegadas y salidas quedó estabilizado. Se consiguió a base de mucha organización, para que todo el mundo llegue o se vaya sin problemas, y pueda quedarse si así lo desea.

Pero no en Texas.

Ni en Texas ni en el Triángulo Evangélico, ¡por supuesto! Siguen sin pertenecer al Tratado. Nos pasamos todo el tiempo oyendo que las cosas no van bien. Siempre hay mucha gente huyendo y contándonos lo que pasa: la degradación social y el autoritarismo de la Iglesia y del Gobierno, la persecución y la sumisión de las mujeres, etc. De momento, Texas sólo tiene una población de unos 15 millones de habitantes.

¿Y cómo están ahora las cosas?

Los años inmediatamente posteriores estuvieron marcados por el Gran Proceso. Fue entonces cuando nos alegramos de que ya no fuéramos los Estados Unidos de América. Lo que ocurrió fue una barbaridad, un horror. Más de 50 directores generales y gerentes de compañías petroleras fueron ejecutados en los estados donde aún existía la pena de muerte. En la República de Tennessee llegaron a utilizar la vieja silla eléctrica. En California sólo fueron encarcelados unos años.

¿Y el clima?

Las cosas han mejorado últimamente. Han disminuido los incendios forestales y las olas de calor y la agricultura se ha recuperado, también gracias a la expansión de la agricultura urbana. California mantiene relaciones comerciales cordiales con Estados Unidos, y hay cierto comercio internacional, sobre todo de alimentos procedentes de Sudamérica y algo de tecnología procedente de Asia. Nuestra flota, al igual que la de los Estados Unidos e incluso una parte de la flota tejana, está compuesta por grandes veleros que utilizan una combinación de energía eólica y solar. En cualquier caso, estos barcos son solo una fracción de lo que solían ser, ya que casi la mitad solo se utilizaba para transportar petróleo, gas y carbón. El Atlántico Norte se ha vuelto muy peligroso. De agosto a enero, a veces es intransitable a causa de los huracanes. Incluso en nuestra costa occidental hemos tenido huracanes que cruzan la tierra desde el Golfo de México. En el Pacífico, la temporada de tifones se ha ampliado, ahora va de mayo a enero. Las ventanas para una navegación segura son mucho más pequeñas, pero intentamos aprovecharlas. El ferrocarril se ha multiplicado por tres, o más, entre México y Canadá, recorriendo toda Norteamérica. La aviación se limita básicamente a la extinción de incendios y al transporte médico de urgencia. La mayoría de los aviones en circulación son antiguos jets privados y aviones militares, ya que la industria aeronáutica se ha reconvertido a la producción de infraestructuras energéticas y al transporte terrestre.

‘42/4 – La Segunda Guerra Civil Americana

¿Cuál es la situación actual en Texas?

Texas es el último reducto de la industria fósil en el continente. Todavía tienen transporte público, camiones y coches de gasolina y diesel, pero son reliquias. La mayor parte de su energía también es renovable, pero la producción fósil ocupa zonas agrícolas productivas. El fracking provoca continuos terremotos que dañan edificios e infraestructuras. El gas hace que la gente enferme mucho más (y allí todavía no tienen suficientes médicos y enfermeras para todos). Sin embargo, la que ha salido peor parada es Florida.

¿Y eso?

Los desastres se suceden sin descanso. Cuando no son tres o cuatro huracanes al año, son olas de calor letales, mucho más frecuentes que en el resto del continente (y la población de más edad es aún más vulnerable), brotes de chikungunya y dengue durante todo el año, la disminución del agua dulce… El nivel medio del mar ya ha subido entre 25 y 75 cm [10 y 30 pulgadas] en algunos lugares como Pensacola y Cayo Vaca, destruyendo cientos de miles de viviendas en la costa. Hay subidas repentinas de hasta 2 metros. Decenas de miles de personas mueren cada año. Más de 2 millones han tenido que abandonar la costa. En el caso de los ancianos, muchos han regresado a sus estados de origen. Los cocodrilos ahora se mueven por todas partes.

En Miami, en particular, ¿la situación es grave?

Miami es una ciudad casi fantasma. Ha perdido dos tercios de sus habitantes. Siempre hay inundaciones en alguna parte, incluso con todas las medidas que se han tomado, con todos los diques que se han construido y con las bombas bombeando agua constantemente. Es un lugar inhabitable.

¿Sigue habiendo gente allí?

Sí, hay miles de personas que insisten en quedarse. Por eso hace poco se declararon ciudad libre, porque no aceptan la evacuación. Pero Florida ni siquiera tiene agricultura para su población, que disminuye año tras año. Creo que es inevitable que la mayoría de la gente se acabe yendo.

¿Y tu ciudad natal, San Francisco?

Es diferente. El Embarcadero ya ha sido abandonado al agua, el Ferry Building y el Pier 29 están parcialmente sumergidos. San Francisco ya no es la ciudad con niebla que era: en verano sólo aparece una o dos veces por semana. Eso ha acabado con algunos animales y plantas, que también sufren el aumento de las temperaturas y la sequía. Los grandes incendios anuales tiñen el cielo de rojo y naranja, a veces durante más de un mes seguido. Hay que salir a la calle con mascarilla durante la temporada de incendios. Y hay muchas personas con dificultades respiratorias que tienen que llevar una máscara de oxígeno para estar al aire libre. En los últimos cinco años la situación ha mejorado. Pero aquí también, ¿no?

‘42/4 – La Segunda Guerra Civil Americana

Sí, Portugal y California tienen climas mediterráneos similares. Lo aprendimos en Climas y Crisis Climáticas en los primeros años de colegio. La situación parece estar un poco mejor, si no contamos el calor de los últimos días…

Sí, parece que al final hemos llegado a lugares y momentos similares. Nosotros extrañamos todas estas bibliotecas… pero aún tenemos Hollywood en Los Ángeles.

Ya no llegan tantas películas aquí.

Sí, la guerra civil paró la industria del cine durante un tiempo y eso también abrió mucho espacio para películas de otros países. También surgió el movimiento cultural Life is Live, que sigue fuerte. Pero ahora, por fin, tenemos cines pequeños y teatros locales donde podemos ver arte procedente de otros lugares. La industria es más pequeña. Y eso es bueno. La fijación con Estados Unidos y lo de mirar siempre hacia dentro era algo que tenía que acabar. Hoy en día, ser californiano, estadounidense o mexicano no tiene tanto significado. Ni aquí ni en los nuevos Estados Unidos nadie empieza el día saludando a la bandera. Nacimos allí, como podríamos haber nacido en cualquier otro lugar. Y recibimos a personas que huyen, como tantas veces hemos tenido que huir también nosotros. Lo más valioso que tenemos es a los demás. ¡Ah!, y la comida es más picante, hay menos vino y más cerveza.

Bien, Olivia, me has sido de gran ayuda.

OK. Tengo que irme, voy a cenar con unos viajeros de Bangladés que llegaron a Lisboa en la última caravana. Sería interesante que hablaras con ellos también.

Sí, por supuesto. Buena suerte en tus viajes. Envíame noticias sobre el proyecto en el que estás trabajando.

Claro. Ha sido un placer, Alexandre.

‘42 es una serie de ficción de João Camargo y Nuno Saraiva.

Gracias a la colaboración de nuestra
comunidad podemos publicar. Ayúdanos a seguir.

ARTÍCULOS RELACIONADOS

‘42/3 – La independencia de Texas

Capítulo 3. «El terrorismo neonazi en EEUU comenzó a cobrar fuerza cuando el Partido Republicano se dividió. La inestabilidad era enorme, había mucho miedo y odio. La propaganda funcionaba porque los productos eran escasos y los combustibles estaban más caros. Todas las vulnerabilidades de EEUU salieron a la luz». ‘42 es una serie de ficción de João Camargo y Nuno Saraiva.

‘42/2 – La revolución marroquí

Capítulo 2. Alex ha iniciado la investigación sobre sus padres, activistas por el clima. En Marruecos, sus aliados derribaron el régimen y proclamaron la República. «En el sur, el movimiento saharaui declaró su independencia y expulsó al ejército del Rey». ‘42 es una serie de ficción de João Camargo y Nuno Saraiva.

‘42/1 – Fatima

Capítulo 1. «No sabemos si las cosas empeorarán. El año pasado, la temperatura volvió a aumentar después de cuatro años de descenso, pero no regresó al calor mortal de los últimos tiempos. Se lograron reducir las emisiones según lo previsto hasta 2030 y han seguido disminuyendo desde entonces, pero aún es pronto para saber si hemos llegado a tiempo». Una serie de ficción de João Camargo y Nuno Saraiva.

COMENTARIOS

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.