master cooperacion universidad pais vasco

‘42/12 – Mal tiempo en el Atlántico

Capítulo 12 de la serie de ficción '42. En esta entrega, el protagonista vive una agitada travesía en barco: “Estamos en el último convoy del año debido a los huracanes y la agitación del mar. En unas pocas semanas la situación se volverá realmente peligrosa, con frentes fríos polares, tormentas, armadas de icebergs y grandes olas provocadas por el colapso del hielo de Groenlandia”.
Foto: Ilustraciones de NUNO SARAIVA

Todos los capítulos de ’42, la ficción climática creada por João Camargo y Nuno Saraiva, están disponibles aquí.

El comandante Groen era un flamenco simpático, alto, delgado y muy pelirrojo. Mientras nos alejábamos del muelle, me condujo hacia un hombre que parecía mucho mayor que nosotros.

–Enke, ¿podrías llevar a nuestro invitado al camarote del segundo piloto?
–¿A cuál? –respondió con cara de frustración. Era más alto que el comandante, con el pelo y la barba tan rubios que parecían blancos. Sus ojos eran grises, claros y desconfiados.
–Ya sabes cuál.
–¿Al fondo de la primera cubierta?
–Sí. Después reúnase conmigo en el puente, señor Aguas.

ecooo

Después de recogerme, el hombre se ofreció a llevarse mi mochila, pero no creí que mereciera la pena. Le tendí la mano para estrechársela y me miró, sorprendido. Dudando, me dio la mano. 

–Soy Heitink, Enke Heitink.
–Alex Aguas.

master cooperacion universidad pais vasco

Empezó a andar, esperando que le siguiera.

–Eres uno de los jefes de los ecomunistas, ¿no?

Encendí mi traductor de cuello. Sonrió.

–Claro, claro. Esos babels son muy difíciles de conseguir. 
–Estoy escribiendo un libro. No soy ecomunista.
–Ah, lo dudo. Si no fuera ecomunista, no estaría en las cabañas elegantes. Ya hemos llegado.

Abrió la puerta y se despidió secamente.

42

La pequeña habitación amarilla tenía una cama pegada a la pared, cuyo colchón se levantaba como la tapa de un arcón y donde guardaba la ropa, los libros y el ordenador. También había una mesita con una lámpara, estanterías vacías y una ventana redonda a unos 20 metros por encima de la línea de flotación. Podía ver la otra orilla del río Escalda, frente a la rica ciudad de Amberes, la capital de Flandes. Después de guardar mis cosas, salí de la habitación y subí a buscar el puente. El traductor no fue de mucha ayuda. Los carteles decían: Dek, Dekking 2, Dekking 3, Kelder 1-10, Kelder 11-20, Nooduitgang y Brug. Me arriesgué y subí unas escaleras que llevaban a la cubierta. Había una especie de edificio de cuatro plantas en la parte trasera del barco, con contenedores de colores que ocupaban toda la superficie hasta la parte delantera, en la que sólo se elevaban las enormes velas eólicas solares. El puente estaría en el edificio. Seguí subiendo las escaleras hasta llegar a una puerta donde había varias personas y entré.

–Bienvenido, bienvenido –me dijo el comandante–. Este es el señor Águas, que nos acompañará a Nueva York.

Algunas personas sonrieron mientras otras miraban el salpicadero y por la ventanilla. Ya no se veía Amberes.

–Esta es la oficial al mando del barco, la señora Buez. Está al mando de todo.

Me saluda una mujer muy alta, de pómulos muy marcados.

–Señor Aguas, he oído que está escribiendo un libro. ¿De qué trata?
–Es sobre el Gran Cambio.
–Un tema pequeño, entonces. ¿De qué va a hablar?
–Sobre cómo ha cambiado el mundo, sobre quién ha participado, las revoluciones, las guerras… 

–Aquí en el barco hay gente que ha estado a ambos lados de la barricada, si podemos hablar de “dos lados”.
–¿Sí?
–Por supuesto. El primer piloto y yo estuvimos del lado de la revolución, yo en la Transpiness y él en el Ejército Verde. Entre la tripulación hay principalmente neoluditas y wallachianos, aunque también los hay a los que simplemente les gusta el mar. El comandante era neoludita, pero le hemos perdonado –dijo riendo.
–¡Pero sólo al principio! –dijo él, también también riendo y agitando sus rizos rojos.
–Bueno, tenemos que continuar la maniobra, señor Águas. Puede quedarse a mirar si quiere. Si no, podemos reunirnos más tarde. La tripulación es pequeña, pero debería conocerla. Es importante no sobrepasar las barreras señalizadas porque es peligroso, sobre todo en el mar.

Me senté en una silla, observando a la gente que entraba y salía del puente mientras serpenteábamos por el río. Al cabo de un rato, el cauce empezó a ensancharse, las olas eran más fuertes y sentí unas ligeras náuseas. Estábamos llegando a la barra, adentrándonos en el mar.  Mis náuseas aumentaron un poco y me levanté para abandonar el puente.

–Si necesitas una pastilla, puedes pedírsela al doctor Spinoza –me dijo el capitán.
–Voy a tomar el aire.

Abrí la puerta y el aire frío, cargado de espuma de mar, me golpeó la cara. Eso mejoró inmediatamente mi estado de ánimo.

Miré hacia el mar y a la derecha vi la costa, cubierta por muros de piedra y hormigón que se alzaban frente a los pueblos de Zelanda. Las inundaciones de las últimas décadas habían sido devastadoras y con esos muros intentaban combatir la subida del mar, como en Holanda. Un poco más adelante se alineaban unos siete barcos, principalmente cargueros. El Hopp Winnen cambió de rumbo hacia ellos. La puerta del puente se abrió y salió el oficial en jefe.

–¿Mejor?
–Mucho mejor. ¿Qué son esas naves?
–Vamos con ellos en convoy. Recogeremos otros en Felixstowe, Portsmouth y Edimburgo. Y tal vez algunos irlandeses.
–¿Para qué?
–Seguridad, principalmente. Estamos en el último tren del año debido a los huracanes y las tormentas marinas. Dentro de unas semanas esto se va a poner muy peligroso, con los frentes fríos polares que crean tormentas, las armadas de icebergs y las grandes olas provocadas por el hundimiento de los hielos de Groenlandia. Tenemos la navegabilidad del Atlántico reducida a siete u ocho meses al año. Y de vez en cuando tenemos incluso piratas árticos.
–¿Piratas del Ártico? ¿De dónde vienen?
–La mayoría proceden de antiguos territorios rusos, pero con los veranos sin hielo se han producido ataques de piratas asiáticos que cruzan el Polo Norte. Suelen ser lanchas rápidas, pero también he visto fragatas. Hay rumores de ciudades piratas, industrias e incluso refinerías que operan en el mar de Kara.
–¿Dónde está eso?

Empecé a preocuparme, nunca había oído nada parecido.

–Muy al norte. Pero no se ponga nervioso. Estos ataques eran bastante frecuentes hace unos años, pero han disminuido mucho. Además, nos acompañará un buque de guerra, armado para disuadir a los piratas.

Empezó a llover y el oficial me invitó a volver al puente, pero preferí bajar mientras aumentaba el impulso del barco. Mientras bajaba las escaleras vi las seis velas del Hopp Winnen girando ruidosamente. Eran una combinación de paneles solares y turbinas eólicas que producían la energía necesaria para hacer funcionar los motores eléctricos del barco. Cuando llegué al final de la agitada escalera, me apoyé en el borde y vomité mi desayuno. Ligeramente aliviado, me dirigí por el pasillo hacia mi camarote. Mientras, el suelo se mecía de un lado a otro. Metí la llave en la puerta del camarote y vi que estaba abierto. Sobre la cama había una nota y una bolsa de papel con pastillas. La nota decía en inglés: “For your relief, take two with plenty of water. Dr S”. Saqué las pastillas, me las tomé y me acosté, ansioso por que se me pasaran la agitación y las náuseas.

Cuando me desperté, estaba oscuro. Sentí un ligero balanceo de la nave, pero nada parecido a lo que había ocurrido al salir de la barra. Me sentía mucho mejor, sin dolores de cabeza ni náuseas. Me levanté y me di cuenta del hambre que tenía. Salí de la cabaña. No sabía dónde ir a comer. No había nada en los carteles que indicara comida, o al menos yo no me había dado cuenta en ese idioma. Volví a caminar hacia el puente, buscando a alguien que pudiera ayudarme. Pero fue el ruido el que me condujo a una puerta exactamente igual a las decenas de otras por las que había pasado, pero en la que se leía “Scheepskantine”. Al entrar, varias cabezas se giraron en mi dirección. Era una sala grande, con dos mesas blancas para tres personas y varios sofás que hacían de anfiteatro de una pared blanca. De entre las personas sentadas en los sofás, el comandante se levantó y se acercó a mí.

–¿Se encuentra mejor, señor Águas?
–Sí, señor. Y puede llamarme Alex.
–Le hemos guardado un plato de cena. Vamos a empezar a ver una película. ¿Quiere acompañarnos?
–Sí, por supuesto. Pero tengo que comer algo.
–¡Johann, trae el plato del invitado!

Un joven de unos 20 años trajo su plato, cubiertos y un vaso con agua y hielo, que depositó sobre una mesa. 

–¡Bajad las luces, poned la película! –gritó el comandante. En la misma mesa que yo estaba sentado Enke, con el ceño fruncido.
–La película de hoy es la gran aventura Las rosas del hambre.
–¡Es propaganda ecomunista! –gritó Enke a mi lado.

La sala se echó a reír. Una mujer morena se volvió del sofá y contestó:

–Para ti todo es propaganda ecomunista.

Todos se rieron, y Enke también.

Mientras comía, empezaron a proyectar la película. Era una película de acción ambientada en famosos acontecimientos históricos. Contaba la historia de Oan Reznan, una adolescente ficticia de Bucarest. Durante el año 18 y a medida que avanzaba el verano, sufría en casa el calor y los cortes de electricidad cada vez más prolongados. Vivía sola con su madre y tuvieron que gastar todo su dinero en comprar un aparato de aire acondicionado. Tras un alivio temporal, el drama empeoró, con violines no muy sutiles que arrancaban lágrimas cuando la madre de Oan muere de disnea en mitad de la noche, dejándola sola en el mundo. Oan acabaría corriendo desesperadamente por la noche de la ciudad en busca de otros miembros de su familia, mientras los indigentes muertos en la calle eran devorados por las ratas. Tras desplomarse de agotamiento, Oan fue secuestrada por un clan de mafiosos y trasladada a un burdel clandestino de Augsburgo (Alemania). Allí experimentaría una horrible explotación sexual, cuyos detalles no escatima la película, que sólo acabaría con una revuelta junto a otras personas atrapadas en el burdel. Mataron a los mafiosos que regentaban la casa y ocuparon el antiguo burdel, secuestrando y chantajeando a varios de los clientes con el fin de reunir el dinero suficiente para organizar el regreso a sus distintos países. 

Durante este periodo, también se entrenan para defenderse de los mafiosos, adquiriendo armas y volviéndose verdaderamente temibles con ellas. Por desgracia para la hermandad, cuando estaban a punto de tener el dinero suficiente, se produjo el colapso financiero del Septiembre Rojo. En la agitación social que recorría Europa, acabaron quedándose en Augsburgo, uniéndose a los movimientos revolucionarios y adoptando el nombre de Rosendorn (algo así como “espina en la rosa”). Al año siguiente llegó la gran hambruna del 27. La hermandad organizó asaltos a supermercados de lujo y distribuyó los productos entre las comunidades más pobres, convirtiéndose en un contrapoder dentro de la ciudad y en una de las entidades más odiadas por la ultraderecha en recomposición. En una escena muy emocionante, los Rosendorn atacaron un desfile fascista del nuevo Muro, un enfrentamiento que dejaría decenas de muertos. La sala de cine aplaudió. Tras las escenas de amor entre Oan y otras mujeres, llegó el final de la película, con los Rosendorn encabezando una columna de tractores que avanzaba sobre Berlín e iba repartiendo comida por el camino.

La gente se levantó y empezó a marcharse. Enke se me acercó y entabló conversación. Me ofreció un cigarrillo, que acepté. Salimos a cubierta.

–Te hubiera gustado que las cosas fueran como en la película, pero no fue así.
–¿Estabas allí, Enke?
–Recuerdo bien esa época, yo ya era adulto. Bueno, viejo. Recuerdo a los gobiernos ordenando a la gente que apagara las luces y que sólo utilizara aparatos de ventilación y refrigeración. Recuerdo las prisas por comprar aparatos de aire acondicionado y a los especuladores vendiéndolos a un precio diez veces superior al normal. Cientos de personas murieron de calor en festivales de verano y en atascos de tráfico. Recuerdo los partos prematuros y los abortos espontáneos durante las olas de calor. Y los niños que nacían entonces y morían poco después, incapaces de respirar.
–¿Fue en Alemania?
–No, soy holandes. Y recuerdo que no fueron esas putas y vagabundos los que detuvieron a los locos del Muro.
–¿Quiénes fueron entonces?
–Miembros de Descarbonaria y del Ejército Verde. Gente peligrosa.
–Tal vez no fue así en Alemania. ¿No estaba ambientada allí la película? ¿Y no es ficción?
–Es su propaganda.
–¿Tú no eras del Muro, no?
–No. Pero vi crecer al Muro en Holanda. Con la hambruna, dos grupos acabaron por explotar: el Muro y los comunistas. Y no hay duda de que los desfiles y manifestaciones del Muro fueron un gran éxito. Fueron un movimiento muy popular en la época, sobre todo entre los chicos jóvenes, que los miraban fascinados, aunque los comunistas eran muy espectaculares en sus acciones. Pero fue el Muro el que dominó lo que aún eran las redes sociales y buena parte de los periódicos.
–¿Y tú qué eras?
–Estaba con CLODO.
–¿CLODO?
–Comité para la Liquidación y Subversión de los Ordenadores. La gente los llamaba “neoluditas”.
–¿No estaban los neoluditas del lado de los revolucionarios?
–Estábamos del lado de la acción. Del sabotaje. Pero no estábamos con los ecomunistas. Su idea de sociedad era y es una traición. Quieren detener lo inevitable y fingir que son diferentes de los de antes, pero siguen obsesionados con la tecnología. Hay varios traidores en nuestro bando que se han pasado al otro lado. Ellos me delataron, por eso estoy aquí.
–¿Estás cumpliendo condena?
–Sí. Por dos años. Pero quieren que me quede diez. Muy justo eso de la “justicia climática”…

Hizo una señal con los dedos, sonriendo.

–¿Pero por qué ese castigo?
–Me han acusado de destruir megaparques eólicos en Dinamarca.
–¿Ah, sí?
–Nadie se quejó cuando explotó la fábrica de Jaguar en Solihull o la sede de Bayer en Leverkusen.
–¿Pero destruiste los parques eólicos?

Enke me miró y volvió a encender su cigarrillo, que se había apagado. Hizo una pausa antes de volver a hablar.

–Después de las revoluciones europeas, yo y varios de mis compañeros abandonamos CLODO porque se aliaron con los comunistas. Nunca nos perdonaron. Por eso empezó la persecución política. Y por eso estoy aquí. Ya sabes cómo funcionan las cosas en el nuevo sistema.

Dejé de insistir.

–¿Y qué pasa con las otras personas que hay aquí, con los otros miembros de la tripulación?
–Hay algunos compañeros más de CLODO. Y tres murallistas, pero no aparecen en los espacios comunes. El resto son unos pobres desgraciados. Incluso mandan aquí a ecomunistas marginados que no obedecen a los jefes.
–¿Y quiénes son los jefes?
–Hay varios. Pero los principales, que yo sepa, son las “mariposas”. Nunca se sabe, se esconden en comisiones y comités. Pero luego hay asambleas para todo, reuniones para todo. Les encanta eso –dijo riendo.
–Bueno, me voy a la cama, Battacharaya.
–¿Por qué Battacharaya?
–¿No es ese el nombre de tu escritor de turno?
–¿Sukumar?
–Sí.

 Se giró y empezó a abrir la puerta para entrar.

–¿Nos veremos?
–Si es necesario… –respondió, tirando su cigarrillo apagado al mar.

El día siguiente pasó rápido, lluvioso, pero con un oleaje tranquilo. Aún me sentía mareado cuando intentaba recoger mis libros. Cuando salimos del mar del Norte, ya en un convoy de quince barcos, todo empeoró. Nos informaron por megafonía de que era obligatorio llevar chaleco salvavidas en todo momento fuera de las zonas comunes. Te quedabas encerrado en tu habitación durante horas, tenías que correr al comedor y volver. Si ponía un pie fuera, me empapaba. Fue un viaje infernal, días y días de náuseas y vómitos, incluso atiborrado de pastillas. Menos mal que Lia y António no habían venido.

Me desperté en mitad de la noche, arrojado de la cama contra la pared. Sonaba una alarma ensordecedora. Me costaba ponerme de pie, el suelo se balanceaba mucho. Me puse el chaleco salvavidas y salí al pasillo, donde ya estaba la mayoría de la tripulación. El segundo de a bordo empezó a hablar. 

–Señoras y señores, debido al mal tiempo hemos perdido varios contenedores por estribor. El barco está desequilibrado y se está volcando. –La gente se miró, aprensiva.– Estamos mal, pero estamos en medio del convoy, así que podríamos abandonar el barco. Será fácil que nos recojan si todo va mal. Intentaremos recuperar el equilibrio tirando por la borda algunos de los contenedores del puerto. Necesito a los operadores de grúa y a dos estibadores de contenedores. El resto de la tripulación debería dirigirse a los botes salvavidas.

El barco traqueteó y crujió.

42

Enke y tres hombres que no conocía se acercaron al segundo de a bordo mientras nos dirigíamos al puente. El capitán dio la orden de que subiéramos a dos grandes botes salvavidas de color naranja. Una vez dentro, me senté y me abracé a mis piernas lo más fuerte que pude. Si los remordimientos matasen… ¿Por qué me había metido en esta locura? Todo el mundo sabe que el mar es un lugar peligroso, y ahora lo era más que nunca. La puerta del bote estaba abierta, con el piloto mirando hacia fuera, esperando órdenes. Yo ya había llegado hasta aquí. Sabía que si tenía que abandonar el barco, el piloto cerraría la puerta redonda y giraría la gran manivela del timón hasta cerrar la puerta del depósito, momento en el que bajaríamos al mar. Todo temblaba dentro del bote. Éramos cinco personas. Aparte de mí, que tenía pánico, los demás estaban extrañamente tranquilos.

–Todo va a salir bien. En el peor de los casos, desayunaremos con los alemanes o con los escoceses –dijo una mujer morena de unos 40 años, poniéndome la mano en el hombro.

Sentí que todo se elevaba y después caía tres metros de repente. Me golpee la cabeza contra el techo y luego donde había estado sentado. Nos dispersamos dentro del bote y el piloto cayó con nosotros. La mujer sangraba por la cabeza tras golpearse violentamente contra algo. Intentamos recomponernos. Justo entonces, la señal de alarma dejó de sonar. Otro miembro de la tripulación miró por la puerta abierta, mientras el piloto curaba la herida de la mujer. Al cabo de unos minutos oímos la voz del segundo de a bordo por el sistema de megafonía:

–Pueden salir de los botes salvavidas, la situación está bajo control.

De vuelta a cubierta, me encontré con un gran alboroto no muy lejos de la puerta de mi camarote. Enke y otro hombre gritaban al comandante.

–Pero no son del Muro ni neoluditas… ¡Son tuyos!
–Venga, Enke, no digas estupideces –replicó el comandante–. Los recogerá el resto del convoy. Ya les hemos avisado.

Dos miembros de la tripulación habían caído por la borda durante la operación de vaciado de los contenedores. Enke pasó por delante, furioso. Se detuvo, se volvió hacia mí y me dijo:

–A menudo también matáis a vuestra propia gente. Anótalo en tu historia.

Los dos hombres no fueron rescatados. Según el comandante y el segundo de a bordo, habían sido arrastrados hasta el fondo, atados a los contenedores. Los días restantes del viaje, a pesar de la mejora significativa de las condiciones del mar, transcurrieron con un ambiente terrible. La mayoría de la tripulación se limitaba a recoger la comida en la cantina y a comérsela en la cubierta.

Cuando por fin llegamos a Estados Unidos, varios barcos se separaron y se dirigieron hacia el sur. Nosotros entramos en la barra, acompañados por dos barcos alemanes. Nos abrimos paso a través de un mar de medusas, la mayoría de las cuales eran blancas o transparentes. Había millones de ellas en aquella zona, adonde llegaban empujadas por el viento. Durante el viaje me habían explicado que en varios lugares había más medusas porque sus depredadores estaban disminuyendo. Eran una mala señal. 

Esperaba remontar el río Hudson y ver la Estatua de la Libertad, la isla de Ellis y los rascacielos, pero giramos a la izquierda y subimos a Nueva Jersey, desembarcando en la bahía de Newark. Fui uno de los primeros en bajar del barco, bendiciendo el firme muelle en el que finalmente me encontraba. No quería volver a hacerlo. Después de despedirme del comandante y del segundo de a bordo, miré a mi alrededor en busca de Enke o de cualquier otra persona conocida, pero no vi a nadie. Me volví hacia el hombre del uniforme del Ejército Verde y me presenté.

Gracias a la colaboración de nuestra
comunidad podemos publicar. Ayúdanos a seguir.

ARTÍCULOS RELACIONADOS

‘42/11 – El último carguero de Amberes

Capítulo 11 de la serie de ficción '42. En esta entrega, el protagonista recibe una misión que le obligará a separarse de Lia y su hijo: "Es el último carguero que sale del puerto de Amberes antes del cierre invernal de la navegación en el Atlántico Norte. Las condiciones del mar ya son complicadas para la navegación. Y hay piratas".

‘42/10 – El algoritmo del trabajo

Capítulo 10 de la serie de ficción '42. En esta entrega, los protagonistas se ríen al recordar lo que en nuestro presente seguimos llamando "economía de libre mercado". Ellos, en nuestro hipotético futuro, ya trabajan con un particular algoritmo laboral que ha solucionado el paro: "Es difícil entender cómo la gente solía aceptar que el desempleo y la pobreza a gran escala eran posibles e incluso normales".

‘42/9 – En el interior de Europa

La crisis climática provoca la disgregación de todos los países de Europa. Nacen, entre otras, la República de Cataluña y Euskal Herria Ibérica. Esa es la premisa del nuevo capítulo de ‘42, la ficción climática de João Camargo y Nuno Saraiva.

COMENTARIOS

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.