Temor a que la UE haga concesiones a «grandes contaminadores» en el pacto industrial

Ursula von der Leyen y Alexander De Croo se han reunido hoy a puerta cerrada con 70 empresarios en la planta química de BASF en Amberes. ONG y activistas denuncian que los políticos europeos ceden a las presiones de la industria y han protestado por esta «bofetada a la democracia».
Activistas locales y ONG se han concentrado frente a la planta química de BASF para protestar por el encuentro entre los políticos europeos y la industria. Foto: Corporate Europe Observatory

El primer ministro belga, Alexander De Croo, que actualmente ostenta la presidencia de turno del Consejo de la UE, y la presidenta de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen, se han reunido este martes en la planta química del productor de pesticidas BASF, en Amberes, con unos 70 empresarios que pertenecen al sector de los «grandes contaminadores» para alcanzar un pacto industrial europeo.

«La cumbre de la industria ha sido una colaboración entre las principales corporaciones químicas y de uso intensivo de energía y sus grupos de presión, incluido el Consejo Europeo de la Industria Química (CEFIC) y su miembro belga Essenscia», resalta la ONG Corporate Europe Observatory en un comunicado. La organización lamenta que este encuentro haya sido auspiciado por la Presidencia belga de la UE y sin contar con la participación de otras entidades ciudadanas.

«Los líderes políticos belgas y de la UE optaron hoy una vez más por vender su credibilidad, participando en un pacto precisamente con aquellas corporaciones y grupos de presión que han socavado, descarrilado y retrasado acciones clave para el medio ambiente, la salud y el clima en el Pacto Verde», denuncia Nina Holland, investigadora y activista del Corporate Europe Observatory.

Holland señala que, independientemente de lo que se acuerde en Amberes con las industrias químicas, no le parece aceptable que se configure la agenda para los próximos cinco años «a puerta cerrada»: «Es una bofetada a la democracia».

Activistas locales y ONG se han concentrado frente a la planta química de BASF para protestar por un encuentro que consideran «un flagrante caso de captura corporativa de la presidencia belga y de las instituciones de la UE». Los manifestantes han llevado pancartas con el lema «Amberes no quiere su acuerdo tóxico secreto».

Además, una coalición de más de 70 organizaciones de la sociedad civil ha publicado una carta abierta dirigida a De Croo y von der Leyen, instándolos a dejar de brindar acceso privilegiado a industrias conocidas por sus productos nocivos y su presión contra acciones ambiciosas en materias como la contaminación tóxica, la biodiversidad y la crisis climática.

La UE ha cedido frente a la agroindustria

Las ONG destacan que los objetivos europeos de restringir las sustancias químicas peligrosas en los usos agrícolas y de consumo en la UE, así como para impedir la exportación de sustancias como pesticidas, que se recogían en la Estrategia sobre Sustancias Químicas para la Sostenibilidad y la iniciativa De la granja a la mesa (Farm to Fork), «se han desvanecido».

«En su versión inicial, el Pacto Verde se preocupaba por el interés general y la preservación de los bienes comunes. Además de socavar la ambición de este acuerdo, los lobbies industriales y los partidos conservadores están tratando ahora de crear un pacto industrial que antepondrá la salud económica de las grandes empresas, supuestamente en dificultades, antes que nuestra salud», asegura Pierre Jamar, responsable de Salud y Medio Ambiente de Canopea.

«Mientras tanto, la industria también se ha asegurado un apoyo masivo a nuevas infraestructuras de combustibles fósiles y a falsas soluciones a la crisis climática como el hidrógeno, la captura de carbono y las compensaciones», añade la misiva. Por todo ello, la coalición de ONG insta a los políticos a dar prioridad a la protección de las personas y los entornos afectados por la contaminación por encima de los intereses corporativos.

El año pasado, el Parlamento Europeo rechazó la propuesta de la Comisión Europea de reducir en un 50% el uso de todos los pesticidas químicos en 2030. Una investigación del medio DeSmog, publicada también por Climática, señaló entonces los encuentros y vínculos privados de grandes empresas de la agroindustria y la derecha europea.

La Comisión Europea dio a conocer hace unos días su intención de reducir en un 90% las emisiones netas de gases de efecto invernadero en 2040, respecto a los niveles de 1990. Comparado con borradores anteriores, el nivel de ambición climática es menor y se han eliminado referencias directas al esfuerzo que tendrá que hacer el sector agrícola, coincidiendo con una oleada de protestas agrarias por España y parte de Europa. 

Según informó la European Environment Bureu, en octubre de 2023, víctimas de la contaminación de diferentes países europeos solicitaron una audiencia con la presidenta von der Leyen para abordar las devastadoras consecuencias de las sustancias peligrosas en la salud de las personas y su petición fue ignorada.

Gracias a la colaboración de nuestra
comunidad podemos publicar. Ayúdanos a seguir.

ARTÍCULOS RELACIONADOS

COMENTARIOS

  1. Dar prioridad a la protección de las personas y de los entornos, afectados por la contaminación por encima de los intereses corporativos, es la función del Parlamento Europeo, que para eso , pagamos los ciudadanos europeos. Sino realizan ducha función, me pregunto¿ para que los necesitamos? Y cuanto dinero ahorraríamos.
    Y los dueños de esas empresas , como ciudadanos ya tienen sus intereses cubiertos, al igual que los demás, votando en las elecciones.
    Hacer presión y que el Parlamento Europeo, tome decisiones, para favorecerles como lobbys, debería ser un delito, penado con unas buenas multas y si acaso, cárcel, porque atentan contra la vida de los demás, por sus propios intereses económicos. Y no solo ellos, sino los parlamentarios que lo hacen posible.

  2. Ursula von der Leyen, menudo bicho, mayordoma mayor de la dictadura del capital, ¿por qué creeis que le dieron el puesto de presidenta de la Comisión de la Europa del capital? además es una individua de juego sucio, como para confiar en ella, hay para echarse a temblar porque ella sirve a los grandes tiburones.

    Mercadona, ¡dejen de fomentar el genocidio de Brasil!
    (es ésto señor Joan Roig lo que le enseña el Opus, y es por ésto que a la secta le llaman Opus Mei?)
    Supermercados: ¡dejen de fomentar el genocidio de Brasil!
    La agroindustria está en auge en Brasil. Poderosos agroganaderos y empresas multimillonarias se benefician de las megaplantaciones de soja, maíz y caña de azúcar, y de la producción de carne de vacuno. Vienen respaldados por el presidente Bolsonaro.
    Estos gigantes de la agroindustria están robando las tierras de los pueblos indígenas, envenenándolos con pesticidas y obligándolos a vivir en asentamientos improvisados con tasas de desnutrición, enfermedades y suicidio cada vez más altas. Están quemando las selvas más biodiversas de Brasil y amenazando con exterminar a pueblos indígenas no contactados.
    Los indígenas de todo Brasil están pidiendo tu apoyo:
    Apoya esta petición para que tu supermercado deje de comprar productos de la agroindustria de Brasil hasta que los derechos indígenas sean respetados.
    – Iremos rotando los supermercados a los que dirigir esta acción. Sigue #StopBrazilsGenocide.
    – ¿Y qué tal si tuiteas a tu supermercado? Recuerda incluir el hashtag #StopBrazilsGenocide
    https://actua.survival.es/page/103838/action/1?ea.tracking.id=GIpage&_gl=1*1a9xvvg*_ga*MTY4MTk5MzE3Mi4xNzA4ODcxODQ1*_ga_VBQT0CYZ12*MTcwODg3NDExMy4yLjEuMTcwO

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.