Las mayores empresas del mundo engañan sobre el cumplimiento de sus promesas climáticas

Las 24 grandes empresas analizadas por NewClimate Institute y Carbon Market Watch solo reducen un 36% de su huella combinada mientras se declaran neutrales en carbono. American Airlines, Carrefour, JBS y Samsung son las que peor se posicionan en cuanto a transparencia e integridad.
Foto: Matias Cruz / Pixabay

«El esfuerzo por reducir el impacto medioambiental ha sido constante en los últimos años», afirma Nestlé en el apartado Protección y Gestión del Medioambiente de su página web. «Para hacer frente cambio climático, American sigue esforzándose por lograr cero emisiones netas para 2050 mediante un funcionamiento más eficiente en cuanto al consumo de con aviones más eficientes, propulsados por combustible bajo en carbono», garantiza el Director General de American Airlines en su informe medioambiental de 2021.

Pero, ¿es esta la verdad? ¿O son solo ejemplos, algunos de muchos, de un greenwashing constante? Nestlé y American Airlines son solo dos de las 24 mayores empresas del mundo que no están cumpliendo sus promesas a pesar de fardar de ser ejemplos de neutralidad y liderazgo climático. Todas ellas solo se comprometen a reducir el 15% de las emisiones de su cadena de valor hasta 2030. O incluso un 21% si se hace una interpretación realista de sus compromisos. Estas cifras, sin embargo, suponen menos de la mitad de la reducción de gases de efecto invernadero que se necesita para limitar el aumento de la temperatura global a 1,5 ºC. Y no suelen ser reales.

Los resultados de la segunda edición del Monitor de Responsabilidad Climática Corporativa, elaborado por NewClimate Institute y Carbon Market Watch, demuestran una falta de acción y un exceso de ambigüedad. La mitad de las empresas evaluadas, entre las que se incluyen Apple, Google y Microsoft, aseguran ser a día de hoy neutrales en carbono. Pero esta afirmativa solo cubre de media un 3% de sus emisiones; la gran mayoría de las fuentes de emisión están excluidas de sus alegatos.

«Al hacer afirmaciones tan extravagantes sobre la neutralidad del carbono, estas empresas no solo están engañando a consumidores e inversores, sino que también se exponen a una creciente responsabilidad legal y de carbono», afirma Lindsay Otis, experta en políticas de mercados de carbono de Carbon Market Watch. «En su lugar, deberían aplicar planes climáticos ambiciosos para reducir sus propias emisiones, al tiempo que financian acciones ajenas a sus propias actividades, sin pretender que esto las convierta en neutrales en materia de carbono».

Resumen de las empresas evaluadas en el Monitor de Responsabilidad Climática Corporativa de 2023

Ninguna de las empresas analizadas entra en la categoría de «alta integridad». Solo la marca danesa Maersk logra alcanzar la etiqueta de «integridad razonable». La compañía de transporte tiene como objetivos principales «las cero emisiones netas en toda la empresa y su cadena de valor para 2040, y soluciones 100% ecológicas para sus clientes».

American Airlines, Carrefour, JBS y Samsung, las menos transparentes

Por el contrario, las que se tiñen de rojo en la tabla son American Airlines, Carrefour, la empresa cárnica brasileña JBS y Samsung. Las cuatro presumen de cero emisiones netas o neutralidad de carbono para el año 2040 o 2050. Lejos de eso, Carrefour, por ejemplo, sigue excluyendo de sus objetivos a más del 80% de las tiendas de su marca. Y JBS, según el informe, usa «términos vagos» al describir las medidas de reducción de emisiones, así como tampoco deja claro cómo reducirá las fuentes de emisión más importantes, relacionadas con la cría de ganado. Cabe también recordar que la compañía está implicada en la deforestación de la Amazonia.

Por otro lado, al menos tres cuartas partes de las compañías analizadas prevén recurrir a la compensación a través de proyectos relacionados con la silvicultura y el uso de la tierra en los próximos años. «Esto es problemático por dos razones fundamentales: la no permanencia del almacenamiento biogénico de carbono hace que estos proyectos sean fundamentalmente inadecuados para compensar las emisiones; y la escala de demanda de créditos de carbono que implican los planes de estas empresas requeriría los recursos de dos cuartos del planeta Tierra, si fueran seguidos por otros», lamenta el informe.

Para alcanzar ese objetivo común de una temperatura alrededor de los 1,5 ºC, los niveles de emisiones actuales deberían recortarse al menos en un 90 o 95% en la mayoría de los sectores. A pesar de eso, las acciones realizadas por las empresas solo suponen una reducción del 36% de su huella combinada. Aún queda mucho por hacer y estos engaños retrasan la acción necesaria.

Como concluyen los autores, «los planes de instalación fotovoltaica o de mejora de la eficiencia energética, por ejemplo, son bienvenidos. Sin embargo, por sí solos no son suficientes en sectores que requieren cambios más transformadores. Las corporaciones más grandes e influyentes del mundo deben tomar las medidas necesarias para acompañar las audaces afirmaciones que están haciendo y comprender que ya ha pasado el tiempo de los ‘primeros pasos marginales’».

Gracias a la colaboración de nuestra
comunidad podemos publicar. Ayúdanos a seguir.

COMENTARIOS

  1. Shell ha atacado a Greenpeace Internacional con una orden judicial, amenazando con hasta DOS AÑOS de cárcel por una protesta pacífica.
    Shell y el resto de la industria de los combustibles fósiles están impulsando a sabiendas la crisis climática mientras continúan obteniendo miles de millones en ganancias. A medida que sus accionistas se llenan los bolsillos, la gente de todo el mundo está sufriendo la crisis.
    Todos sabemos que la crisis climática está golpeando más fuerte en los países que son los menos culpables. Se enfrentan a tormentas sin precedentes, inundaciones, sequías, incendios forestales y aumento del nivel del mar que podrían sumergir sus principales ciudades en una década.
    La industria de los combustibles fósiles ha oscurecido la ciencia, engañado a los clientes, presionado contra el cambio, lavado de verde su imagen, todo mientras continúan con su negocio codicioso : han demostrado que no se puede confiar en ellos.
    La gente en todas partes se está levantando en resistencia contra la industria de los combustibles fósiles, y espero que puedan unirse a nosotros. Porque cuando la gente común se une, podemos lograr un cambio extraordinario.
    Hoy estamos aumentando la presión sobre Shell y el resto de la industria de los combustibles fósiles en el mar
    Tenemos un mensaje claro para todos los delincuentes de combustibles fósiles: ¡dejen de perforar y comiencen a pagar por la muerte y la destrucción que están causando en todo el mundo! ¡Acaben con los crímenes, queremos justicia climática!
    Eso significa poner fin a las nuevas infraestructuras de petróleo y gas fósiles y hacer que la industria de los combustibles fósiles rinda cuentas.
    ¿Firmarás la petición?
    https://act-int.greenpeace.org/end-fossil-crimes?global_project=ID038&utm_campaign=fossil-fuels&utm_medium=email&_hsmi=68531402&_hsenc=p2ANqtz-8kbNetv21oqflVsKknaVeXPPHp0Bnt1MuOrLO-m6cSGCjOtR

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.