podcast la climática

España no suscribe el acuerdo de la COP26 para poner fin a los coches contaminantes en 2035

El Ministerio para la Transición Ecológica argumenta que el objetivo de vetar los coches de combustión ya está siendo discutido en el seno de la Unión Europea dentro del plan 'Fit for 55'. Cataluña, California, Québec y más de una treintena de ciudades, países y empresas sí han suscrito la alianza.
Coches circulan por una autopista en dirección a Madrid. Foto: REUTERS/Paul Hanna

No cesan los brindis al aire durante esta COP26. El último está promovido por Reino Unido, quien ostenta la presidencia de la cumbre del clima que se celebra estos días en Glasgow (Escocia). En esta ocasión, más de 100 actores –entre gobiernos nacionales y locales, fabricantes de automóviles, empresas e inversores- se “comprometen” a que en 2035 todas las ventas de coches y furgonetas nuevos sean de cero emisiones en los principales mercados, y en 2040 en todo el mundo. En la práctica supone el principio del fin de los coches de gasolina, diésel, gas e híbridos, tanto enchufables como no. España no está entre las naciones que han suscrito este pacto.

podcast la climática

Repensar y modificar la forma en que el planeta se mueve es imperativo para frenar el calentamiento de la atmósfera. A nivel global, el transporte representa casi una cuarta parte de las emisiones de gases de efecto invernadero, siendo el transporte por carretera responsable de casi tres cuartas partes del total. En España, este último supuso en 2019 un 29% de todas las emisiones, siendo el sector que más contribuye al cambio climático.

Para 2050, de continuar con la tendencia actual las emisiones asociadas a este sector podría pasar de 7 gigatoneladas de CO2 equivalente en 2010 a 15 GtCO2eq, según el IPCC. Esto equivale a las emisiones de CO2 de China y Estados Unidos juntas en 2018.

Por ello, uno de los retos que tenía la COP26 era alcanzar un objetivo respecto a los coches contaminantes. Y así ha sido. Eso sí, como dejan claro en una declaración conjunta, los objetivos no son jurídicamente vinculantes. En otras palabras: nada ni nadie les puede reprochar nada -legalmente- si no cumplen lo prometido.

Hasta ahora, se han unido a la alianza 29 países y 6 empresas automovilísticas, de los cuales 12 se comprometen por primera vez con el objetivo de vehículos cero emisiones para 2035 y 2040. En conjunto, las nuevas promesas de las naciones representan el 17% del mercado mundial de automóviles. Un porcentaje que sube al 30% -uno de cada tres coches- si se tienen en cuenta otros países y regiones que también han manifestado su intención de eliminar este tipo de vehículos, sobre todo la UE.

Una de las grandes novedades es la inclusión de India, cuarto mercado automovilístico. México, Argentina, Chile y Paraguay, principales mercados automovilísticos de América Latina, han acordado poner fin a las ventas de vehículos nuevos con combustibles fósiles para 2040. Kenia, Ghana y Ruanda, siendo los primeros países africanos que se adhieren a la iniciativa. Otros de los Estados firmantes son, además de Reino Unido, Países Bajos, Polonia, Noruega, Canadá, Lituania, Israel, Nueva Zelanda, Luxemburgo, Austria, Islandia, Finlandia, Suecia, Croacia, Irlanda, Cabo Verde, Cuba, Cabo Verde, Camboya, El Salvador, Azerbaiyán, Turquía y República Dominicana.

También han suscrito la alianza Washington, Cataluña, Atlanta, Barcelona, Buenos Aires, Florencia, La Paz, Dalas, Los Ángeles, Nueva York, Roma, San Francisco, Sao Paulo, California, Québec, el Territorio de la Capital Australiana, Columbia Británica y Gales, entre otras ciudades y regiones. Todos ellos se comprometen a convertir sus flotas de automóviles y furgonetas propias o alquiladas en vehículos de emisiones cero para 2035 a más tardar, así como a “poner en marcha políticas que permitan, aceleren o incentiven de otro modo la transición a los vehículos de emisiones cero lo antes posible, en la medida en que lo permitan nuestras competencias jurisdiccionales”.

Importantes ausencias

Los tres principales mercados automovilísticos del mundo -Estados Unidos, China y Japón- no han suscrito el acuerdo. Ello ha provocado que muchos fabricantes tampoco hayan dado el paso, como es el caso de Volkswagen -caso llamativo, pues tiene una de las estrategias de electrificación más ambiciosas- y Toyota, los dos mayores empresas del mercado. BMW y Stellantis (Fiat Chrysler y el Grupo PSA) también se han desmarcado de la iniciativa.

En cambio, sí se han comprometido con el objetivo de vender en la próxima década solo turismos y furgonetas cero emisiones (que a día de hoy son los vehículos 100% eléctricos) Ford, Jaguar Land Rover, General Motors y Mercedes-Benz. La empresa Uber también es otra de las empresas que se pasará a lo eléctrico para 2030, “o antes si los mercados lo permiten”.

Al igual que Francia y Alemania -aún sin gobierno formado-, España tampoco ha querido formar parte de la alianza. La ausencia del Ejecutivo español sorprende por varios motivos. El primero, porque es un objetivo en línea con lo expuesto en la Ley de Cambio Climático y Transición Energética. En ella, se ha acordado que no más tarde de 2040 todos los coches nuevos deberán ser cero emisiones. Además, la Comisión Europea lanzó en julio su propuesta de plan climático -llamado Fit for 55-, donde uno de los puntos del documento recoge vetar para 2035 los coches y furgonetas nuevos que emitan dióxido de carbono.

Esto último es, precisamente, el motivo por el cual España se ha desmarcado de la propuesta. Desde el Ministerio para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico argumentan que ven prioritaria la negociación en curso del Fit for 55 frente a esta declaración vacía. Por este motivo, explican que no van a firmar nada que pueda comprometer o entorpecer las discusiones en el seno de la UE. Asimismo, defienden estar centrados en “el corto plazo” para acometer una “verdadera transformación del sector” mediante el Plan de Recuperación, Transformación y Resiliencia (PRTR).

Aun así -y este es otro motivo por el que resulta llamativo el “no” de España-, supone una oportunidad perdida para liderar la acción climática y lograr que más países se sumen a poner fin a los coches de combustión interna, cuyo final está más cerca que nunca. Hace un mes, la propia ONU propuso que los países ricos dejen de producir vehículos de combustión en 2035 y los países pobres en 2040.

Según el Plan Nacional Integrado de Energía y Clima (PNIEC) de España, el objetivo es que haya cinco millones de vehículos eléctricos en circulación dentro de diez años. Este salto es inmenso. Actualmente, apenas el 0,3% del parque automovilístico español corresponde a vehículos electrificados (que incluye a híbridos enchufables, los cuales también desaparecerán).

Por ahora, el país más ambicioso -y avanzado- es Noruega, que vetará las nuevas matriculaciones de coches y furgonetas de combustión en solo cuatro años. Le siguen de cerca Singapur, Islandia, Irlanda, Países Bajos, Eslovenia y Austria, que lo harán en 2030 (aunque muchos lo centran solo en turismos).

Según un análisis del Consejo Internacional de Transporte Limpio, los vehículos de emisiones cero impulsados por fuentes renovables pueden reducir las emisiones de gases de efecto invernadero hasta en un 80% a lo largo de su ciclo de vida. En cambio, con la combinación energética actual pueden reducir las emisiones del ciclo de vida en más de un 50% en comparación con los vehículos convencionales.

Para Helen Clarkson, consejera delegada de Climate Group, “la COP26 marca el final del camino para el motor de combustión interna”, y lanza un mensaje para “aquellas organizaciones que están ausentes” del pacto: “El clima no puede esperar a que se suban al carro de los vehículos de emisiones cero. Es hora de salir del carril lento antes de perder la salida”.

* Artículo actualizado el 10 de noviembre a las 10:30 con la incorporación de países y ciudades que se adhieren a la alianza.

Gracias a la colaboración de nuestra
comunidad podemos publicar. Ayúdanos a seguir.

COMENTARIOS

  1. En el día del transporte de la Cop26 Greenpeace Asia elaboró el Informe 2021, una evaluación de los puntajes climáticos de los 10 principales fabricantes de automóviles del mundo.
    Clasificamos a las empresas en función de los 3 pilares: 1) eliminación gradual del automóvil de combustibles fósiles o motor de combustión interna (ICE), 2) descarbonización de la cadena de suministro, 3) circularidad de los recursos (reciclaje y reutilización de minerales).
    De manera alarmante, ninguno de los fabricantes de automóviles logró los mejores puntajes en la evaluación, siendo Toyota la mayor decepción. Ninguna de las compañías planea eliminar gradualmente los vehículos de combustibles fósiles antes de 2035, lo cual es crucial para mantener el objetivo de 1.5 ° C al alcance. 7 de cada 10 grupos de automóviles (Daimler, Ford, Nissan, Renault, Stellantis, Toyota y Volkswagen) no tienen una fecha completa de eliminación gradual de ICE en ningún mercado para sus principales marcas.
    El fabricante de automóviles japonés Toyota es una de las empresas automotrices más grandes y conocidas del mundo y, sin embargo, es la más rezagada en las acciones climáticas. Los vehículos de cero emisiones de escape solo representaron el 0,12% de sus ventas globales de vehículos en 2020, entre las más bajas de diez compañías.
    A nivel mundial, el 99% de los automóviles siguen quemando combustibles fósiles. Es urgente que los fabricantes de automóviles eliminen gradualmente los vehículos ICE en los principales mercados para 2030 con el fin de mantener al mundo dentro del aumento de la temperatura global de 1.5 ° C, y esto debería suceder para 2028 en Europa.
    #DriveChange en la industria automotriz. ¡Firma la petición ahora!
    https://www.greenpeace.org/international/act/drive-change/?utm_campaign=2021-car-regional&utm_source=button&utm_medium=email&utm_content=20211110-launch&utm_medium=email&utm_source=engagingnetworks&utm_campaign=email&utm_content=Drive+Change+Report+Launch+21.11.10

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.