Las medidas de mitigación de metano en rumiantes no serán suficientes para alcanzar los objetivos climáticos en 2050

Las diversas acciones se ven compensadas debido a la creciente demanda de leche y carne, según un estudio. Uno de sus autores da más detalle de la investigación.
de las emisiones globales de metano del ganado, el 88% proviene de la fermentación entérica en rumiantes (vacas, bisontes, ovejas y cabras). Foto: de las emisiones globales de metano del ganado, el 88% proviene de la fermentación entérica en rumiantes (vacas, bisontes, ovejas y cabras).

Este artículo es el primero de una serie con la que se pretende explorar el impacto que tienen en el cambio climático los sistemas agroalimentarios de la mano de la Red científica REMEDIA.

Los sistemas alimentarios mundiales contribuyen con hasta el 30% de las emisiones de los gases de efecto invernadero (GEI) del mundo. El objetivo del Acuerdo de París de limitar el calentamiento global a 1,5 °C por encima de los niveles preindustriales es poco probable que se logre si los sistemas alimentarios continúan operando en un escenario de pocos cambios o business-as-usual. Entre las emisiones relacionadas con la producción de los alimentos, el metano (CH4) del ganado contribuye con el 30% de las emisiones antropogénicas globales de CH4, el 17% de las emisiones de GEI del sistema alimentario mundial y el 5% de las emisiones de GEI mundiales. De las emisiones globales de CH4 de la ganadería, el 88% proviene de la fermentación entérica en rumiantes (vacas, bisontes, ovejas y cabras).

El CH4 es un gas con una vida media corta en la atmósfera (alrededor de 12,5 años), por lo que contribuye significativamente al calentamiento global a corto plazo. Así, su potencial de calentamiento global es 84 o 28 para horizontes temporales de 20 o 100 años, respectivamente. Al evaluar la contribución de los sistemas alimentarios mundiales a las emisiones de CH4 durante un período de 20 años en lugar del período de tiempo comúnmente utilizado de 100 años para los GEI nacionales, la contribución del CH4 a las emisiones de gases de efecto invernadero del sistema alimentario se duplica con creces, del 17 al 36%. 

Por tanto, el análisis de las contribuciones determinadas a nivel nacional (los planes climáticos que deben presentar los países a la ONU) y los objetivos de neutralidad climática establecidos para 2050 dependen de la reducción de las emisiones de CH4. Dentro de las reducciones sectoriales de emisiones de CH4, soluciones técnicas para disminuir el CH4 de la producción agrícola, especialmente estrategias para mitigar el CH4 de la fermentación entérica del ganado rumiante—son parte integral para cumplir estos objetivos climáticos, sin embargo los datos cuantitativos sobre los potenciales de mitigación son escasos.

Si tenemos en cuenta los niveles de emisión de GEI de 2010 y los diferentes escenarios de mitigación para limitar el calentamiento a 1,5 °C, se estima que las emisiones agrícolas de CH4 deben reducirse entre un 11 y un 30 % para 2030 y de 24 a 47% para 2050.

Dada la relevancia de reducir las emisiones de CH4 y la falta de análisis globales para evaluar las posibilidades, el objetivo de nuestro recién publicado estudio fue realizar un exhaustivo meta-análisis de estrategias de mitigación de CH4 entérico incluyendo aquellas publicadas en revistas revisadas por pares –es decir, revisado por especialistas externos– examinando su efecto cuantitativo en las emisiones de CH4 in vivo y el efecto sobre rendimiento productivo animal y finalmente estimar su potencial para contribuir al objetivo de incremento de 1,5 °C.

Existe una necesidad urgente de implementar estrategias que puedan mitigar eficazmente las emisiones de CH4 entérico sin afectar negativamente a la productividad del ganado, por lo que es esencial no desvincular los efectos sobre las emisiones de CH4 y la producción animal. En el trabajo también se se cuantificaron los efectos a nivel mundial, así como a nivel regional. 

El metanálisis incluyó 98 estrategias de mitigación incluidas en 430 publicaciones en revistas revisadas por pares. Las estrategias de mitigación se clasificaron en tres categorías principales: manejo del rebaño y alimentos, formulación de dietas y modulación del rumen.

De las estrategias incluidas, 63 no redujeron significativamente las emisiones diarias de CH4, mientras que las 35 estrategias restantes redujeron las emisiones diarias de CH4 en un promedio del 18% (entre 5 y 43%). Además se consideraron aquellas medidas que reducían las emisiones de manera absoluta (ABS) y aquellas que además resultaban en una mejora productiva (MP) del ganado.

Figura 1. Estrategias de mitigación del metano.

El meta-análisis identificó (Figura 1):

  • Tres medidas efectivas de MP (incrementar el nivel de ingestión en animales, reducir el grado de madurez de los forrajes/pastos y disminuir la relación forraje-concentrado), con una disminución media de las emisiones por kg de leche del 12% (9-17%) y un incremento de la producción del 17 % (9-162%).
  • Cinco medidas efectivas ABS (inhibidores de las arqueas ruminales, forrajes ricos en taninos, sumideros de electrones en el rumen, aceites y semillas oleaginosas) reducen las emisiones de CH4 un 21% (12-35%). La adopción del 100% de sólo uno de los

El potencial de las medidas seleccionadas para contribuir a alcanzar los objetivos de reducción globales de emisiones se evaluaron empleando diferentes escenarios en el horizonte temporal 2012-2030 y 2012 2030 tanto para África como para Europa.

Los resultados muestran que la adopción de las medidas MP o ABS por separado no será suficiente para alcanzar los objetivos de reducción para 2030 o 2050. Si se adoptasen al 100% ambos tipos de medidas se podría alcanzar los objetivos previstos para 2030 pero no para 2050 porque los efectos de mitigación se compensan con los aumentos en CH4 debido a la creciente demanda de leche y carne. En particular, para 2030 y 2050, los países de ingresos bajos y medianos puede que no cumplan con su potencial contribución al objetivo 1,5 °C por esta misma razón, mientras que los países de ingresos altos podrían cumplir con sus contribuciones debido a solo un aumento menor proyectado en las emisiones de CH4 entérico.

David Yáñez-Ruiz
david.yanez@eez.csic.es
Estación Experimental del Zaidín, CSIC, Granada

Gracias a la colaboración de nuestra
comunidad podemos publicar. Ayúdanos a seguir.

COMENTARIOS

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.